domingo, 15 de julio de 2012

La Historia de José Mujica en Río+20


Hoy en día es difícil encontrar a alguien del que se pueda predicar que sea un político honesto, uno que de verdad haga lo que debe hacer, es decir pensar en su pueblo, en su gente y en el mundo. 

Sé que lo que digo es elemental, pero pareciera que hoy en día eso es traído de los cabellos. Ser político es casi sinónimo de deshonestidad, componendas… 

Pasa nadie es un secreto que actualmente la palabra “político” esta asociada a corrupción, engaños, ladrones de cuello blanco, narcotráfico, etc.

De antaño dicha actividad tenía una imagen totalmente diferente, quienes estaban interesados en participar en asuntos del Estado se preparaban para que, desde el poder, pudieran hacer buen uso de las decisiones que debían tomar en búsqueda del  bienestar de la sociedad. 

El pasado 20 al 22 de junio de 2012, en Río de Janeiro (Brasil), se realizó la Cumbre de Río+20. En ella se buscaba un acuerdo mundial de los gobiernos de la Tierra para contrarrestar los daños ambientales del planeta y proponer fórmulas para combatir la pobreza.  De poco menos de 200 países que hay en la tierra sólo asistieron 86 Presidentes o Jefes de estado y 106 representantes.

20 años atrás, en la Cumbre de la Tierra, se tomaron ciertas determinaciones que procurarían hacer frente a los daños a la biodiversidad y cambios climáticos, pero hoy vemos que lo que se ha hecho ha sido muy poco. 

Ya en Río, el Secretario de la ONU Ban Ki. Monn señaló que “El mundo esta observando si las palabras se traducen en acciones, como sabemos que sucederá.  Río+20 no es un final, es un comienzo.  Es hora que todos pensemos globalmente y a largo plazo”.

Para abreviar un poco, traigo a colación unas palabras de Meena Raman, que considero sintetiza los acuerdos de la cumbre: 
“El documento no tiene la  ambición necesario para salvar al planeta o a los pobres (…) Este resultado mínimo señala la falta de valentía política de quienes la adoptaron”

No sobra decir que la gran mayoría de los discursos que allí se pronunciaron fueron aburridos, sin ideas nuevas y mucho menos cuestionamientos o compromisos.  ¿La razón?.. para salvar el mundo se necesita cambiar drásticamente  la economía que se nos  ha impuesto y los poderosos no están dispuestos a ello.  La búsqueda efectiva, apoyo y masificación de fuentes de energía no contaminantes, como el petróleo, no cuentan con el apoyo que realmente se merece.

Sin embargo, en medio de los presidentes que asistieron, hubo uno que se destacó.  Se trata de José Alberto Mujica Cordano, actual presidente de Uruguay, y quien entrega el 90% de su salario a entidades de beneficencia, lo que le ha valido ser llamado el "presidente más pobre del mundo".  

Sus palabras fueron rápidamente elogiadas y extendidas por las redes sociales.  Les dejo el vídeo y espero que compartamos esta información ampliamente.




“Las naciones se habían encolerizado, pero llegó tu ira y el tiempo de ser juzgados los muertos, y de dar la recompensa a tus siervos, los profetas, a los santos y a los que temen tu nombre, pequeños y grandes, y de exterminar a los que destruyen la tierra.”  Apocalipsis 11, 16-19

EXITOS  PARA  TODOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario