domingo, 15 de julio de 2012

La Historia de Bárbara Castro García


Tal vez algunos de ustedes han oído hablar de las “madres coraje”.  Para el caso que voy a tratar así se les llama a aquellas mujeres que están en embarazo pero a la vez padecen de alguna enfermedad delicada que requiere tratamiento médico, lo cual implicaría abortar a la criatura porque ésta se vería afectada. 
Muchas de ellas aceden y logran salvarse, pero son pocas las que rechazan el tratamiento y le dan prelación a la vida de su hijo.

Bárbara Castro García nació el 18 de febrero d 1981 en Córdoba (España).  En el 2005 terminó sus estudios de Periodismo y empezó a ejercer su profesión en la Delegación de Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Córdoba.  Se casó en el 2009 con el Arquitecto Ignacio Cabezas, su novio desde hace 11 años.  En el 2010 la pareja se entera que están esperando a su primer hijo y con ansias quieren tener a la criatura sana y fuerte entre sus brazos. 

Mientras tanto Bárbara empezó a presentar una pequeña llaga en su boca que no sanaba, fue al odontólogo quien la remitió al maxilofacial. El 15 de julio de 2010 recibió la noticia de que la lesión se trataba de un tumor cancerígeno en su lengua.  Para ese entonces ella estaba en su cuarto mes de embarazo. 

El tratamiento para estos casos consiste en una radioterapia o terapia de radiación, y en ocasiones se combina con la quimioterapia.  De cualquier manera, el tratamiento para combatir el cáncer implicaba necesariamente interrumpir el embarazo para evitar deformaciones y enfermedades en el feto.

Faltando casi 5 meses para dar a luz, ella se decide por rechazar el tratamiento y permitir el nacimiento de la criatura.  “Bárbara dio la vida por amor a su hija, hacía mí y hacia Dios. Voy a honrarla como ella se merece”, fueron las palabras de su esposo.

La bebé nació en noviembre de 2010.  Bárbara e Ignacio sabían que ahora el camino sería más doloroso, pues de por sí ella ya soportaba intensos sufrimientos y a estos se sumarían  otros. Tras una operación, ella se quedó sin lengua y fue alimentada desde entonces por una sonda conectada al estómago.  A pesar de esto, puso estar cerca de un año y medio con su hija. 

El 4 de julio de 2012 Bárbara fallece. Su esposo da unas declaraciones conmovedoras, las cuales se resumen en el vídeo que les dejo al final.

¿“Amar es sufrir”? No lo creo. Pienso que el amor le da sentido al dolor porque solo sufrir es devastador y ningún ser humano puede soportarlo.  El amor el ese bálsamo aliciente que tiene el poder de hacerlo todo nuevo.  Sana heridas, corazones y nos ayuda a ver mucho más de lo que nuestra corta visión humana pueda percibir.  Así lo hizo Bárbara, vio el milagro de la vida, su matrimonio, su familia, como ser desprendida, generosa y en definitiva hacer la voluntad de Dios.

ÉXITOS  PARA  TODOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada