viernes, 29 de julio de 2011

Una ostra sin perla

Una ostra que no ha sido herida no puede producir perlas.

Las perlas son producto del dolor, el resultado de la entrada de una sustancia extraña e indeseable al interior de la ostra, como un parásito o un grano de arena.

En la parte interna de la ostra se encuentra una sustancia lustrosa llamada nácar. Cuando un grano de arena penetra en la ostra, las células de nácar comienzan a trabajar y cubren el grano de arena con capas y capas y más capas de nácar para proteger el cuerpo indefenso de la ostra.

Como resultado, se va formando una hermosa perla. Una ostra que no haya sido herida de algún modo, no puede producir perlas, porque la perla es una herida cicatrizada.

¿Te has sentido lastimado por palabras hirientes?

¿Has sido acusado de haber dicho cosas que nunca dijiste?

¿Tus ideas fueron rechazadas o mal interpretadas? ¿O quizás fueron tomadas por alguien para presentarlas como propias?

¿Has sufrido golpes de los que adquieren ideas preconcebidas indebidamente?

¿Has sido objeto de la indiferencia?

Entonces… ¡produce una perla! Cubre cada una de tus heridas con varias capas de amor

Muchas personas sólo aprenden a cultivar resentimientos, dejando sus heridas abiertas,
alimentándose con sentimientos pobres, los cuales impiden que las lesiones cicatricen

En la vida real vemos muchas “ostras vacías”, no porque no hayan sido heridas sino porque no han sabido perdonar, comprender y transformar el dolor en amor.

Vale la pena enfrentar las heridas. No seas vencido por lo malo, sino vence con el bien
el mal.

¿Cómo está tu perla?

miércoles, 20 de julio de 2011

La leyenda del acusado y el Juez injusto

Hola a todos. Hoy quiero publicar una leyenda que me dio a conocer Anusky,una amiga de Yahoo Respuestas, en una de sus preguntas. Espero sea del agrado de todos:

Cuenta una antigua leyenda que, en la Edad Media , un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de haber asesinado a una mujer. En realidad, el verdadero autor era una persona muy influyente del reino y por eso, desde el primer momento, buscaron a un "chivo expiatorio" para encubrir al verdadero culpable.

El hombre fue llevado a juicio, ya conociendo que tendría escasas o ninguna oportunidad de escapar al terrible veredicto: ¡ LA HORCA !


El Juez, también cómplice, cuidó de dar todo el aspecto de un juicio justo y por esta razón le dijo al acusado:- "Conociendo tu fama de hombre justo y devoto del Señor, vamos a dejar en manos de Él tu destino. Vamos a escribir en dos papeles separados las palabras culpable e inocente. Tu escogerás uno de ellos y será la mano de Dios la que decida tu destino"

Por supuesto, el juez corrupto había preparado dos papeles con la misma leyenda: "CULPABLE" y la pobre víctima, aún sin conocer los detalles, se dio cuenta que el sistema propuesto era una trampa. No había escapatoria. El Juez conminó al hombre a tomar uno de los papeles doblados.


¿Qué piensas que hizo? ¿Tú que harías? ¿Intentar huir? ¿Resignarte a ese fatal destino? No sigas bajando para ver qué hizo él, y piénsalo un momento.

¿Encontraste una solución? Baja ya y mira qué es lo que hizo aquel hombre virtuoso.

El hombre inspiró profundamente, quedó en silencio unos cuantos segundos con los ojos cerrados pensando, y cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y con una extraña sonrisa, escogió uno de los papeles y, llevándolo a su boca, lo engulló rápidamente.

Sorprendidos e indignados, los presentes le reprocharon airadamente.

- "Pero... ¿qué hizo?.. ¿Y ahora?.. ¿Cómo vamos a saber el veredicto?"

- "Es muy sencillo" respondió el acusado, "Es cuestión de leer el papel que queda y sabremos qué decía el que yo escogí"

Con rezongos y disgustos mal disimulados, tuvieron que liberar al acusado, y jamás volvieron a molestarlo.


*Moraleja: * Por más difícil que se nos presente una situación, nunca dejemos de buscar la salida ni de luchar hasta el último momento.

¡¡¡ SÉ CREATIVO !!! CUANDO TODO PAREZCA PERDIDO, USA LA IMAGINACIÓN.

Los tramposos no cuentan con la inteligencia de los justos. La inteligencia la imaginación y el buen hacer siempre terminan saliendo vencedores

ÉXITO PARA TODOS

viernes, 15 de julio de 2011

La debilidad humana

Todos somos de carne y hueso, eso pesa mucho al momento de tomar decisiones. Muchas veces las circunstancias nos “empujan” a realizar actos que sabemos no están bien, que van en contra de nuestros principios, pero aun así esa debilidad a la que todos somos propensos termina saliéndose con la suya.

Pareciera que las convicciones y nuestra formación moral no pudieran llevarse de la mano con cada una de nuestras realidades, eso nos lleva a sentirnos en dos mundos muy distintos, que pareciera, nunca podrán encontrarse en uno solo. En otras palabras el tener ideales no basta para vivir porque de una u otra manera cada quien es capaz de traicionarse a sí mismo.

¿Cuántos planes nos hemos propuesto y no llegamos a concretar? Por ejemplo esa dieta que necesitamos para mejorar nuestra salud, ese propósito de ir al gimnasio, de controlar el azúcar en nuestros alimentos, de hacer un doctorado, etc… En ejercicio de nuestra libertad hacemos propósitos, pero a la hora de la verdad cada quien es la persona encargada de ponerle tropiezos para que éstos no se cumplan como inicialmente lo teníamos proyectado.

Nuestra debilidad humana radica en querer contradecirnos en un acto abiertamente incoherente, caminamos en un sendero lleno de variantes de querer y no querer. Algunos les costará más trabajo que a otros en corregirse, poner de su parte para cumplir con ese anhelado propósito que refleje esa concordia entre lo que pensamos y vivimos.

Pero ¿cómo vencer la debilidad humana? El remedio parece sencillo pero llevarlo a la práctica exige en un grado que solo puede determinar quien tiene que vencerla, en otras palabras habrá que vencerla cada vez que ella se presente. No hay una solución “mágica” que haga las cosas por nosotros. Lo bueno cuesta pero vale la pena.

A la final esa debilidad humana lo único que logra, en tanto que cada quien se lo permite, es quitarnos esa libertad que tanto decimos defender.

Las fuentes de esta clase de debilidad, que todos vivimos en mayor o menor grado en diferentes momentos de la vida, son tres:

1. Los bienes: Todo tiene que ser en su justa medida porque todo extremo es vicioso. A veces ponemos los bienes como el centro de nuestra vida y olvidamos que ellos son herramientas para que nos sirvan a nosotros y no al revés. Cuando les damos un valor mayor al que en realidad merecen, cambiamos nuestras expectativas sin darnos cuenta. Un ejemplo de ellos es el juego, alguna colección, el deseo de reflejar en ellos nuestras carencias que queremos ocultar ante los demás.

La libertad la podemos conservar cuanto le ponemos un límite a ese deseo que nos despierta algún objeto.

2. 2. La pereza: Se trata de no realizar un esfuerzo que corresponde al cumplimiento de un deber u obligación.

Debemos tener claro que todo, absolutamente todo en nuestra vida, conlleva un esfuerzo para alcanzar o lograr una meta. Decirlo es sencillo pero en medio de la cotidianidad de la realidad se corre el riesgo de darle una importancia que no merece a una situación que a la hora de la verdad no es importante.

Otro factor que incide para la pereza es que no somos conscientes ni estamos formados en conciencia sobre las diferentes variables o papeles de nuestras vidas, la importancia de nuestras acciones y sus consecuencias. Así las cosas,

se necesita ver lo que la pereza puede acarrearnos una labor mal hecha, nos vuelve mediocres, provoca incumplimientos que afectan a otras personas, cuesta empezar y terminar, se cometen injusticias, no se aprende, no se enseña, no se corrige, nos hacemos inoperantes y el últimas un estorbo.

El que es capaz de vencerse a sí mismo alcanza las cosas que valen la pena.

3. 3. Respetos humanos: Muchas veces sacrificamos lo que somos, ocultamos nuestra manera de pensar, y terminamos haciendo lo que dice la mayoría. La presión social influye directamente sobre nosotros de manera negativa.

La mayoría de veces la presión social impone una moda pasajera que llega incluso a doblegar nuestros valores y renunciamos a nuestras convicciones por darle gusto a los otros.

Hace algún tiempo leí que “El secreto del fracaso es darle gusto a todo el mundo” y esto concuerda a la perfección cuando nos dejamos llevar de los falsos temores humanos, de las modas de 5 minutos, de aquellos que nos hacen renunciar a lo que nos identifica como personas únicas para viles parecer copias de otro.

Por nuestra naturaleza, la debilidad hace parte de nuestra vida pero eso no quiere decir que no la podamos combatir. El ser humano está llamado a cosas grandes y para alcanzarlas tiene que vencerse.

Si queremos superar grandes obstáculos, necesariamente debemos empezar venciendo los pequeños. Es como cuando un niño aprende a caminar, primero necesita gatear, luego tener equilibrio, dar pequeños pasos y después ¡no hay quien lo detenga!

Otro pequeño secreto es negarnos a lo que nos gusta, por ejemplo no comer en exceso, no dar rienda suelta a nuestros deseos de consumismo, moderar nuestros gastos a lo necesario (sin caer en lo miserable), renunciar de vez en cuando a alguna comodidad, programar la prioridad de nuestras actividades en la vida familiar y laboral.

En otras palabras, parea ser campeón hay que calentar y empezar con pequeños ejercicios que poco a poco irán aumentando nuestra capacidad para ejecutar otros más complejos y que exigen mayor esfuerzo. De esta manera es como podemos vencer la debilidad humana.

Suena contradictorio, pero la debilidad humana, cuando es bien manejada, puede ser el origen de nuestras mayores fortalezas.

EXITOS PARA TODOS

sábado, 9 de julio de 2011

La terapia del elogio

Comparto hoy un e mail que me ha enviado Consuelo Castillo. Lo publico porque para mi es una crítica contra aquellos que publican mensajes de odio y discriminación.

Renombrados terapeutas divulgaron una reciente investigación donde se hace notar que los miembros de las familias en general están cada vez más fríos, no existe más cariño, no se valoran las cualidades, solo se escuchan críticas.

Las personas están cada vez más intolerantes y se desgastan dando valor a los defectos de los otros. La ausencia del elogio está cada vez más presente en las familias.

No vemos a los hombres elogiando a sus mujeres o viceversa, no vemos a los jefes elogiando el trabajo de sus subordinados, no vemos nunca a los padres e hijos elogiándose , ni a los amigos, etc.

Solo vemos gentes superficiales y fútiles dando valor a los artistas, cantantes, a personas que usan su imagen para ganar dinero y que, como consecuencia de ello, son personas que tienen la obligación de cuidar del cuerpo y del rostro.

Esa ausencia de elogio ha afectado mucho a las familias. La falta de diálogo en sus hogares, y el exceso de orgullo impide que las personas digan lo que sienten.

Destruyen sus matrimonios y acaban buscando en otras personas lo que no consiguen dentro de casa. Comencemos a dar valor a nuestras familias, amigos, subordinados.

¡¡¡VAMOS A ELOGIAR !!. Al buen profesional, la buena actitud, la ética, la belleza de nuestros compañeros, el comportamiento de nuestros hijos.

Vamos a observar lo que nos gusta de las personas. El buen hijo, el buen padre, la buena madre, el buen amigo, la buena ama de casa...

En fin, vivimos en una sociedad en la que unos necesitamos de los otros; es imposible vivir solos y aislados. Los elogios son la motivación en la vida de cualquier persona.

¿Cuantas personas podrías hacer feliz hoy elogiándola de alguna manera?

¡Entonces elogia a alguien hoy! ¡¡¡YO comienzo!!!

¡Eres muy especial y con seguridad el mundo es más bonito... por ti!


EXITOS PARA TODOS

viernes, 1 de julio de 2011

100 jóvenes hablan de sexo

Hola a todos, hoy los quiero invitar a reflexionar sobre la “educación sexual” que se da en instituciones educativas y algunos centros médicos. Ella va dirigida a “Informar” pero no a “formar” a una persona íntegra.

La educación sexual debe ir más allá de cómo saber usar un condón, conocer los métodos de planificación, pastillas, inyecciones, de alimentar como perder el control de tus impulsos “de manera responsable”, etc. Debe estar dirigida al respeto del propio cuerpo, al de la pareja y reconocer en cada uno de nosotros nuestra dignidad humana.

Les comparto un programa Colombiano, emitido por el Canal RCN titulado “Especiales Pirry” en el que se entrevistaron a 100 adolescentes de varios estratos sociales para conocer sus opiniones sobre el sexo, amor, ETS, etc.

Muchos desatinos, no solo de los chicos sino de algunos representantes de entidades que se dedican a informar sobre el tema. Hablan de todo pero lo referente al amor quedó entre nulo y desfigurado.