miércoles, 27 de abril de 2011

“ALGO BUENO VA A OCURRIR”

Hola a todos. Hoy les comento que la ola invernal en Colombia se ha recrudecido en 28 de los 32 Departamentos de mi país. Ya se escucha por todos lados y a todas horas la cantidad de hermanos compatriotas que perdieron sus casas, miles de cabezas de ganado y cosechas ahogadas, deslizamientos de montañas, aumento del desbordamiento de los ríos, carreteras bloquedas, etc.

El lunes pasado, 25 de abril, la Universidad de la Sabana fue afectada por un río que rompió un jarillón y quedó sumergida bajo 2 metros de agua. Quiero poner este caso de ejemplo porque sus directivas, trabajadores, docentes y estudiantes no se quedaron quietos. No asumieron una actitud de lamentos por una “situación irremediable”, por el contrario, se han dado clases por medio de Twitter, comunicaciones por Facebook, etc… Su lema hoy es “la Sabana no se detiene”, y esta más vivo que nunca.

Ese espíritu no resignación ha despertado la solidaridad de miles de personas, de diferentes centros educativos que han ofrecido parte de sus instalaciones a la Universidad para continuar y culminar el semestre académico en sedes alternas. Desde hoy se reiniciaron las labores y es seguro que se concluirá el primer período del año. ¡Esta actitud es la que vale la pena rescatar y la que todos necesitamos! EXCELENTE EJEMPLO.

Les presento una historia de una situación absolutamente contraria, de lo que ocurre cuando nos dejamos llevar por el desánimo y los rumores que pueden encontrar eco en la mayoría. Como seres humanos somos capaces de cosas grandes, buenas o malas… En conclusión, sino vamos a ser parte de la solución, no seamos parte del problema…

“El Efecto Pigmalión”

Imagínese usted un pueblo muy pequeño donde hay una señora mayor que tiene dos hijos, uno de 19 y una hija de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación. Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde:

- No sé, pero he amanecido con el presentimiento de que algo muy grave va a sucederle a este pueblo.

El hijo se va a jugar al billar, y en el momento en que va a tirar una carambola sencillísima, el otro jugador le dice:

- Te apuesto un peso a que no la haces.

Todos se ríen, él se ríe. Tira la carambola y no la hace. Paga su peso y todos le preguntan qué pasó, si era una carambola sencilla, y él contesta:

- Es cierto, pero me he quedado preocupado de una cosa que me dijo mi madre esta mañana sobre algo grave que va a suceder a este pueblo.

Todos se ríen de él, y el que se ha ganado su peso regresa a su casa, donde está con su mamá, feliz con su peso y le dice:

- Le gané este peso a Dámaso en la forma más sencilla porque es un tonto.

- ¿Y por qué es un tonto?

- Porque no pudo hacer una carambola sencillísima, según él preocupado con la idea de que su mamá amaneció hoy con el presentimiento de que algo muy grave va a suceder en este pueblo.

Y su madre le dice:

- No te burles de los presentimientos de los viejos porque a veces salen.

Una pariente que estaba oyendo esto va a comprar carne y le dice al carnicero:

- Deme un kilo de carne- y en el momento que la está cortando, le dice:

- Mejor córteme dos kilos, porque andan diciendo que algo grave va a pasar y lo mejor es estar preparado.

El carnicero despacha su carne y cuando llega otra señora a comprar un kilo de carne, le dice:

-Mejor lleve dos porque hasta aquí llega la gente diciendo que algo muy grave va a pasar, y se están preparando comprando cosas.

Entonces la mujer responde:

-Tengo varios hijos, mejor deme cuatro kilos.

Se lleva los cuatro kilos, y para no hacer largo el cuento, diré que el carnicero en media hora agota la carne, mata a otra vaca, se vende toda y se va esparciendo el rumor.

Llega el momento en que todo el mundo en el pueblo, está esperando que pase algo. Se paralizan las actividades y de pronto a las dos de la tarde alguien dice:

-¿Se han dado cuenta del calor que está haciendo?

- ¡Pero si en este pueblo siempre ha hecho calor!

- Sin embargo - dice uno- a esta hora nunca ha hecho tanto calor.

- Pero a las dos de la tarde es cuando hace más calor.

- Sí, pero no tanto calor como hoy.

En el pueblo todos están alerta, y la plaza desierta, baja de pronto un pajarito y se corre la voz:

- Hay un pajarito en la plaza. Y viene todo el mundo espantado a ver el pajarito.

- Pero señores, dice uno siempre ha habido pajaritos que bajan aquí.

- Sí, pero nunca a esta hora.

Llega un momento de tal tensión para los habitantes del pueblo, que todos están desesperados por irse y no tienen el valor de hacerlo.

- Yo sí soy muy macho - grita uno- Yo me voy.

Agarra sus muebles, sus hijos, sus animales, los mete en una carreta y atraviesa la calle central donde todo el pueblo lo ve. Ahora todos dicen:

-Si éste se atreve, pues nosotros también nos vamos.

Y empiezan a desmantelar literalmente el pueblo. Se llevan las cosas, los animales, todo. Y uno de los últimos que abandona el pueblo, dice:

- Que no venga la desgracia a caer sobre lo que queda de nuestra casa - y entonces la incendia y otros hacen lo mismo con las suyas.

Huyen en un tremendo y verdadero pánico, como en un éxodo de guerra, y en medio de ellos va la señora que tuvo el presagio, le dice a su hijo que está a su lado:

¿Viste m'hijo, que algo muy grave iba a suceder en este pueblo?

Esto es lo que en sociología llaman: "La Profecía Autocumplida" ó “El Efecto Pigmalión”

Por eso:
· No hagas caso del rumor.
· No seas un instrumento para crear el caos.
· Lo negativo atrae a lo negativo.· Sé POSITIVO.
· Tratemos de construir con visión de futuro y no de destruir lo que tenemos.

Si seguimos hablando y pensando en la crisis económica, o en el en el narcotráfico, en la inseguridad, etcétera, indudablemente esto se hará más fuerte.

Pensemos positivamente y tratemos de mantener nuestras mentes siempre optimistas, si hemos logrado sobrevivir muchas catástrofes y hemos salido siempre adelante, ¿por qué estresarnos ahora?

Si lo compartes esta historia, ¡Algo muy bueno va a pasarle a este pueblo!

(Gracias a Ana María por darme a conocer esta historia.)

EXITOS PARA TODOS

miércoles, 20 de abril de 2011

¿Qué es el alcoholismo?

RAE nos define alcoholismo como:

1. m. Abuso habitual y compulsivo de bebidas alcohólicas.

2. m. Enfermedad ocasionada por tal abuso, que puede ser aguda, como la embriaguez, o crónica. Esta última produce trastornos graves y suele transmitir por herencia otras enfermedades, especialmente del sistema nervioso.

Desde que el hombre tiene memoria, ha sido habitual el uso de las bebidas alcohólica, se puede incluso afirmar que es parte de diferentes culturas. Para su elaboración se han valido de frutas, cereales, leche, etc. y es consumido por diferentes motivos, por ejemplo el religiosos y un sinnúmero de eventos sociales.

Lo que llama la atención es que en la antigüedad el consumo de las bebidas alcohólicas era en un ambiente de acompañamiento, era en medio de actividades de integración. Es decir que el protagonista era un grupo de personas y la bebida un medio de integración al igual que la comida. Sin duda alguna habría alguien que incurriera en excesos pero no en la misma cantidad que hoy en día conocemos.

Pero ¿cuándo fue que el alcohol se convirtió en un problema social fuerte? Cuando para su producción llegó la industrialización.

Las bebidas alcohólicas pueden ser benéficas para la salud pero el problema radica en que se ha incurrido en el exceso o un consumo prolongado sin límites. Algunas autoridades afirman que este abuso pone el alcohol al mismo nivel de los drogadictos.

¿Cómo saber que una sustancia es considerada droga? Son claves las siguientes señales: dependencia, tolerancia y el síndrome de abstinencia.

El alcohol es producto de un proceso de fermentación de azúcares de frutas o cereales, al consumirse es absorbido por las vellosidades intestinales, de allí pasa al torrente sanguíneo y luego alcanza todos los tejidos y órganos de nuestro cuerpo causando diversas clases de efectos. El más evidente es cuando compromete el sistema nervioso central provocando cambios de comportamiento.

Éstos se pueden clasificar en:

Orgánicos: Cirrosis, daño del hígado que va perjudica sus tejidos y provoca la aparición de cicatrices que lo dañan. También puede ser causa de tumores y enfermedades cardiacas.

En mujeres embarazadas su consumo provoca partos prematuros, abortos y multitud de dolencias ó alteraciones en el recién nacido.

Alteraciones neuropsíquicas: El alcohol causa trastornos más o menos graves en la psiquis, incluso demencia. Se asocia a suicidios.

Sociales: La primera víctima es la familia, núcleo de la sociedad. Recordemos que lo que se vive en casa se proyecta en cada una de nuestras comunidades. Incita a la violencia física o verbal, despilfarro, abandono, miseria y se corre seriamente el riesgo de ser un multiplicador de alcohólicos.

En la parte laboral causa accidentes de trabajo y pérdida del empleo. En mi país ha aumentado de manera preocupante los accidentes de tránsito provocados por conductores embriagados, incluso se han encontrado hasta policías y autoridades políticas y religiosas en esas circunstancias…

Miremos a nuestro alrededor, pareciera que somos lo que los medios de comunicación quieren que seamos, consumistas sin conciencia que se dejan llevar por esa imagen de sofisticación y conquista que se proyecta en la publicidad. Así las cosas, no es de extrañar que las cosas se salgan de control.

El negocio de las bebidas es grande pero las campañas de concientización y prevención deben superarlas e incluir la formación de conciencia y de valores.

Debemos vivir en el mundo pero sin ser del mundo. Es decir que no debemos llegar al ostracismo, sino que por el contrario, debemos hacer la diferencia en la sociedad.

Algunos afirman que hay quienes tienen predisposición genética al alcoholismo pero eso no quiere decir que estemos condenados a ello. Cada quien tiene la fuerza de voluntad y los medios necesarios para evitarlo. Uno de ellos es la ayuda que podemos brindar a quien lo necesita; de cualquier manera quien lo padece tiene la última palabra.



miércoles, 13 de abril de 2011

Relación entre Moral, Libertad y Amor

En una entrada anterior dije sobre la moral que: La humanidad ha recorrido un largo camino en la historia y ha sido testigo de aciertos y fracasos que le han marcado; pero también puede aprender de sus errores para no repetirlos, he ahí la importancia de la moral. Es un punto de apoyo que permite mantener el equilibrio sano de lo que somos y evitar así la degradación. LA MORAL NOS ENSEÑA A USAR BIEN LA LIBERTAD.

Ella no puede quedar en un conocer, necesita convertirse en una acción que se repita una y otra vez por fuerza de voluntad hasta ser costumbre. Sólo de esta manera nuestros comportamientos serás morales. Es la coherencia entre lo que queremos, el uso de la libertad y lo que hacemos.

Todos deseamos vivir la paz, la calma, la tranquilidad, la felicidad, la honestidad, etc., éstas son cosas ciertas que no admiten medias tintas ni opiniones; por ejemplo, no se puede ser “casi honrado”. Hay que saber querer lo que es bueno, y por ser bueno lo apetecemos pero no nos va a llegar así no más… Es por esto que la moral no cambia, es una, es fija y por tanto exigente.”

El ser humano está llamado a ser mejor, más grande, a evolucionar, a ser una persona integral. Es claro que somos mucho más que carne y huesos, a pesar de que nos empeñamos en fijarnos en las apariencias y lo material.

Indiscutiblemente el ser humano es un “ser social” y para vivir en una comunidad se necesitan establecer ciertas reglas que garanticen un “saber vivir bien”… entonces ¿Qué es libertad? ¿en dónde queda?

Algunos dirán que es desconocer a Dios o cualquier credo, no reconocer la autoridad o negar las leyes, otros llegan al extremo de ejercerla acabando con la vida, honra y patrimonio de nuestros congéneres o simplemente en un “hacer lo que se me venga en gana”.

Sin embargo ese “no querer reconocer” es lo que nos ha llevado a convertir cada una de nuestras sociedades en “una selva” en donde se impone el más fuerte, el más agresivo o violento y no el más humano o la mejor persona. Es claro entonces que más que nunca podemos afirmar que nuestra sociedad NO ES LIBRE.

Si entendemos la moral como un saber vivir bien, es necesario comprender que para ello se necesita un origen, eso que nos motiva a ser y dar lo mejor.

¿Cuál es? hay algo que todos somos capaces de reconocer, independientemente de nuestras costumbres, creencias, épocas históricas, formas de ser, y eso es justamente el AMOR.

El amor no tiene límites, no reconoce fronteras, y todo lo que toca lo hace nuevo… ¡¡¡solamente si se lo permitimos!!!

Él es la libertad absoluta y verdadera, por más contradictorio que parezca, es esa que vale la pena, la alcanzamos como seres humanos cuando entregamos nuestra voluntad al AMOR.

Me explico, no me refiero a lo que se conoce como “amor humano”, ese que es mezquino, interesado, rastrero, sexual, sino al AMOR que tiene como naturaleza ir creciendo, multiplicarse, que nos lleva a disfrutar de su naturaleza, de la libertad.

Si cada uno es lo que vive, y la sociedad es un reflejo de lo que somos y pensamos, ¿no salta a la vista que no sabemos vivir bien? (no hay moral), ¿no salta a la vista que no sabemos qué es libertad? (somos libertinos). ¿Qué no sabemos AMAR?

Amar no se aprende de la noche a la mañana, es algo que lleva toda una vida, exige renuncia para encontrar libertad…

La MORAL nos enseña a vivir bien, es algo que solo pertenece y ejercen a las personas que realmente son LIBRES y solo es libre el que sabe AMAR de verdad.

EXITOS PARA TODOS


jueves, 7 de abril de 2011

¿Por qué la BlackBerry se llama así?

Sin duda alguna la tecnología ha sido una herramienta que ha favorecido la vida de cada uno de nosotros, nos descomplica, hace las cosas más rápidas y efectivas, ayuda a estrechar lazos, etc. Sin embargo es necesario que le marquemos un límite para que no tenga más importancia de la que le corresponde, ella es una herramienta, un medio, que muchas veces sin querer lo convertimos en un fin.

Hoy les presento un e mail que me enviaron sobre el origen del nombre del BlackBerry; considero que llega a poner el dedo en la llaga y nos hace una crítica a todos los afiebrados de la tecnología ¡y yo estoy en primera fila!

Las publicidad nos ha convertido en una sociedad consumista y nos “crea necesidades” que a la hora de la verdad ni lo son, ni nos satisfacen una vez logradas. Detrás de ellos hay alguien que siempre tiene el control. Les dejo el texto:

Le pusieron así porque cuando había esclavitud en los estados unidos, a los esclavos nuevos se les ataba una bola negra de hierro muy irregular y cacariza, vamos, no era una bola perfecta, con una cadena y un grillete al pie, para que no escaparan corriendo de los campos de algodón. Los Amos, para usar un eufemismo (palabra políticamente mas correcta que suena más bonito), le llamaban "BlackBerry" (mora) porque se asemejaba a dicha fruta. Ese era el símbolo antiguo esclavitud que decía que estaría forzado a dejar su vida hasta perecer sin poder escapar en esos campos de siembra.

En los tiempos modernos, a los nuevos empleados no se les puede amarrar una bola de hierro para que no escapen, en cambio, se les da un "Blackberry" y quedan inalámbricamente atados con ese grillete, que al igual que los esclavos, no pueden dejar de lado y que los tiene atados al trabajo todo el tiempo. Es el símbolo moderno de la esclavitud.

Cualquier persona tiene uno, al igual que todos los gerentes y directores, y basta ver como están pegados a la dichosa maquinita todo el tiempo, como una adicción; en el baño, en el auto, en el cine, en la cena, al dormirse, y no hay forma de escapar cuando llama el jefe o cuando te mandan correos.

No hay manera de decir que no te llegó o que no escuchaste porque este teléfono chismoso te avisa si llamaron y no contestaste, si tienes mensajes por leer, si los leíste y si los demás abrieron tus correos, te marca citas, horarios, te despierta, se apaga solo, se prende solo, y te permite estar idiotizado horas en la internet, mientras tu espos@, novi@, tus hijos y familia te reclaman porque no les pones atención.

¡Y ahí los ves! modernos ejecutivos que se sienten muy importantes porque "el jefe" les dio su “Blackberry" para que no escapen de los campos de trabajo.

No habrían podido pensar un nombre mejor, ¿no crees?