miércoles, 28 de diciembre de 2011

Amor debe ser libre y sin embarazo

Nota de la Blogger: Este artículo lo he extraído de la revista “El Aborto. Implicaciones médicas, sociales, económicas, éticas y políticas” pero en ella no se cita al autor de este escrito. Sin embargo parece que están apoyados en los escritos y comentarios del Profesor Jérome Lejeune. Ofrezco mis disculpas a los lectores y al autor. Tan pronto tenga su nombre haré la edición de esta entrada.

Tópico: "El amor debe ser libre y sin consecuencias de embarazo Bien está que la criatura nazca cuando es querida previamente por sus progenitores, pero si éstos no la desean o no la han planificado debe ser considerada como una amenaza al equilibrio amoroso de la pareja. «Un hijo si yo quiero y cuando quiero»"

Este argumento responde al enfoque «individualista» del hombre, propio de muchos círculos capitalistas y liberales del área occidental (europea y norteamericana).

El individualismo resume la actitud del tigre: ¿Pues quién ha visto un tigre, en condiciones normales, cazar y vivir en manada?

Para él, los demás animales, incluidos los otros tigres, son los rivales, la competencia. El individuo es aquí lo primero y radical, lo sustancial, lo que no necesita de otro para existir. Por tanto, las relaciones que se establecen entre individuos son siempre postizas, sobreañadidas, creadas por los propios individuos mediante pacto o acuerdo. Y lo mismo que las crean pueden también destruirlas. Así, el matrimonio es una pura creación humana, sin normas que obliguen mas allá de lo que los sujetos quieran obligarse. Lo real es el individuo. Lo fingido es la relación que establece con otro.

El individuo es, como su nombre indica, indivisum, cerrado y enquistado en sí mismo, sin poros por los que se comunique con los demás. No hay una comunidad de esencia que englobe realmente a los individuos y, por tanto, éstos están siempre libres de una norma universal que los pudiera arrancar de esta esencia. Los requerimientos del individuo deben ser cumplidos entonces en franca competencia con los demás, porque el otro querrá dominar tanto o más que yo. El modelo de relación interpersonal se rige así por la dinámica del arbitrio, de la zancadilla al menor descuido. El individuo, como cada tigre, defiende su propio territorio.

El individualismo dice que para que haya matrimonio basta que dos seres humanos se pongan de acuerdo, sin subordinarse a un bien común; los contrayentes se comportan como contratantes, como comprador y vendedor de un producto. Pero el auténtico humanismo exige que las dos personas se subordinen a un bien común, a una idea que se pretende realizar.

Decía Saint-Exupery que el amor no consiste tanto en mirarse el uno al otro, como en mirar los dos juntos en una dirección. Por amor realizan dos una misma obra, una idea, un proyecto de vida. Ese proyecto de vida no es arbitrario, sino que está fundado en la constitución humana de la que brota el amor. Nosotros no nos hemos hecho sexualmente complementarios; y por ser ya sexualmente complementarios, podemos libremente proyectar una comunidad conyugal de ayuda mutua; este es un integrante de tal proyecto de vida. Además, nosotros no nos hemos hecho físicamente aptos para procrear; por eso asumimos el proyecto que la naturaleza dibuja de fecundidad en el hijo.

Los esposos no son dos rivales, ni dos seres que hagan cada uno su negocio; porque los dos hacen juntos un mismo asunto: hay un consorcio de vida, una comunidad de destino, en donde lo primario no es el acuerdo de voluntades, sino el fin común por el que se unen libremente.



8 comentarios:

  1. Los hijos son lo mejor de la vida, lo único que da sentido a nuestra existencia

    ResponderEliminar
  2. Hola Martha, comparto tu punto de vista.

    Lamentablemente se le ha permitido al individualismo ver al otro como una especie de"objeto" y ha alejado ese compartir (que implica renuncias y sacrificios), que es edificante y que nos hace más perfectos, por una manera simple de satisfacer unos instintos.

    Simplemente lo veo como otra manera de eludir la responsabilidad de nuestros actos y tener una actitud comodona...

    ÉXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  3. Hola Vero Cohen:

    A pulso se está formando una sociedad cada vez más fría, egoísta, "dura" e insensible. Si no se respeta desde el inicio la vida tampoco se respetará después...y desgraciadamente ya lo estamos viendo.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Irlanda, es cierto lo que dices. Esa falta de respeto que se esta viendo en nuestra sociedad esta minando varios aspectos de nuestras vidas.

    No se aprecia la vida desde su inicio, se trata de justificar el prescindir quien "vale la pena" y quien no. La familia esta "pasada de moda" y ahora son disfuncionales. Se mira al cuerpo humano sin respeto y mucho menos se le reconoce su dignidad...

    Cierto, lo estamos viendo pero esto puede cambiar.

    Gracias por tu visita.

    ÉXITOS PARA TI EN EL 2012

    ResponderEliminar
  5. Queremos hombres y mujeres irresponsables, promiscuos, sin valores, sin respeto hacia sí mismos ni a los demás?
    Entonces enseñemosles hasta el cansancio que:
    "El amor debe ser libre y sin consecuencias de embarazo"....y habremos formado una sociedad de asesinos y sin respeto por la vida.

    --->Ouhg creo llegue muy tarde, ya tienen este concepto, ahora demos un paso atras y retomemos el "camino", ése k nos lleva de regreso al: compromiso, respeto por ntro cuerpo y por la vida, pero sobre todo el respeto por la vida de los demás, por ejemplo k tal si comenzamos a respetar el derecho a nacer de los concebidos?

    Vero Cohen un abrazo fuerte y mil más fuertes, felicidades por estos artículos.

    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Irlanda, también te mando un abrazo rompehuesos y uno suave para "La Momia". Lo mejor para ti y los tuyos en el 2012.

    Sobre tu comentario tienes razón, todos cambiaríamos si de verdad respetáramos nuestros cuerpos y el de los damás. Espero que de una u otra manera despertemos la conciencia en ese sentido.

    El cuerpo no es un instrumento de placer y mucho menos un objeto para hacer de él lo que se nos de la gana. Tener un cuerpo implica siempre RESPONSABILIDAD.

    Tarde o temprano la propia naturaleza se encargará de cobrar los abusos que cometemos. Ya vemos falta de mujeres en la China donde se practiva el aborto selectivo. Los tratamientos que incluyen hormonas terminan causando tumores y desajustes (incluyendo anticonceptivos) y la lista puede continuar.

    El ser humano es PERFECTIBLE, quiere ello decir que si bien es cierto estamos llenos de defectos también lo es que podemos hacernos cada vez mejores. Esto no es tarea de una sola persona sino de cada uno consigo mismo y con los demas...

    El camino es largo pero no imposible. ¡ANIMO! y ya sabes: EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  7. Para mí y algunas personas el tema radica en el tipo de valor que le damos a la energía o a la actividad sexual, el cuerpo humano selecciona los mejores y más selectos recursos para ella, no solo biológicos, físicos o químicos, también le brinda una protección especial, solo hay que fijarse que ante una tentativa de golpe o caída después de los ojos los órganos sexuales son privilegiados con esa protección, también se destina una gran cantidad de recursos psíquicos, tanto así que cualquier daño como una violación, un aborto o un trauma físico en los órganos o en la sexualidad repercute de manera severa y única en toda la vida de una persona, después de los trabajos Freud, académicamente ya se empezó a aceptar la idea sobre que el sexo es base para todo tipo de actividad humana; en ellas vemos cosas elevadas, como la inocencia (ver sin malicia), la castidad: “es la pureza en lo sexual diferente al celibato que es abstenerse de lo sexual por diversos motivos como por ejemplo considerarlo indigno o sucio”, el amor fraternal, el pudor, la diligencia, la voluntad etc y también las más bajas, como el sadomasoquismo, la pornografía, la pedofilia, etc, místicamente se dice que es la energía más poderosa, porque tiene la capacidad de dar vida a través de la unión especial con otro individuo; después de reflexionar un poco en todas estas cosas llegué a la conclusión que de la manera como uno trate su sexualidad así mismo vera la vida, me parece curioso por ejemplo en este sentido que los que defienden el aborto muchas veces también defienden cosas que atacan a la familia, al matrimonio; ven todo lo sexual como mero objeto para satisfacción personal, no como una herramienta básica para aprender, crear y vivir el Amor, en otras palabras regenerarse, conquistarse, liberarse y pacificarse, por eso es que un bebe no es una persona, un ser humano, sino un obstáculo que impide la satisfacción de deseos en exceso individualistas o egoístas.

    ResponderEliminar
  8. Hola William9co, comparto lo que dices. Llegamos al punto en que la sexualidad, que es un medio, la hemos convertido en un fin.

    Dejamos a un lado al ser humano, a la persona, a todo aquello que nos pueda edificar, y abrimos paso a los instintos sin controlarlos de alguna manera.

    Gracias por tu visita.


    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar