miércoles, 14 de diciembre de 2011

"La mujer es dueña de su cuerpo "

Nota de la Blogger: Este artículo lo he extraído de la revista “El Aborto. Implicaciones médicas, sociales, económicas, éticas y políticas” pero en ella no se cita al autor de este escrito. Ofrezco mis disculpas a los lectores y al autor. Tan pronto tenga su nombre haré la edición de esta entrada.

“La mujer es dueña de su propio cuerpo. Nada le impide disponer del mismo y del feto que ha crecido en él, algo biológicamente indeterminado, asimilable al organismo materno y, por tanto, eli­minable como un trozo sobrante.”

Parece como si el tener un hijo concerniese exclusivamente a la mujer, y no también al padre que ha prestado su colaboración para engendrarlo. Ya se ha visto que el óvulo fecundado u ovocito posee, reunidos en parejas, 23 cromosomas de la madre y 23 del padre. El ser fecundado es ya un «individuo» irrepetible, dotado de una estructura genética única, por lo que no puede ser asimilado al organismo materno, cuyas células corporales tienen una dotación genética programada por el DNA de una manera completamente distinta.

En palabras del doctor Botella Llusía: «Cuando el ovocito se pone en contacto con el espermatozoide, se da lugar a un código genético nuevo. El mensaje de la nueva célula hija es ya distinto al del padre y al la madre. Es, tanto en cuanto a herencia como en cuanto a biología molecular, un individuo nuevo. Es ya un ser extraño dentro de otro, un ser vivo dentro de otro ser vivo, y su carácter ajeno es tal que el organismo de la mujer tiene que poner en marcha complicados mecanismos inmunológicos para que el fruto no sea eliminado como se rechaza un injerto. En el camino que va desde las células del ovario, del feto hasta el niño parido al término de los nueve meses, en esta línea que llamamos «línea germinal», hay un momento abrupto: el momento de la fecundación, que marca el comienzo de una vida nueva». (Anales de la Real Academia Nacional de Medicina)

La expresión de que la mujer es dueña de su cuerpo es ambigua y falsa como enunciado de alcance general, ya que nadie se ha dado a sí mismo ni el cuerpo ni ningún componente de su ser. Pero, además, no es cierto que el feto sea biológicamente una parte del cuerpo de la madre, puesto que ya está definido en sus características individuales, cuya formación puede irse siguiendo a los largo de los tres primeros meses del embarazo.

“Antes del nacimiento, el feto posee varias partes auxiliares que utiliza únicamente mientras vive en el útero. Tiene su cápsula espacial, el saco amniótico; su cordón vital, el umbilical, y un sistema de raíces, la placenta. Todo esto es suyo y no de la madre, pues se desarrolló a partir de su célula original”. (The Secret Word of Baby, Day & Liley, Random House)

El embrión muestra una enérgica individualidad en su funcionamiento; he aquí unos datos to­mados del Prof. Lejeune:

Al sexto día, con sólo milímetro y medio de longitud, comienza a estimular, por un mensaje químico, el cuerpo amarillo del ovario materno para suspender el ciclo menstrual. Es una primera afirmación de autonomía, ya quiere ser, obligando incluso a suspender el ciclo de la madre para no ser expulsado.

Al décimo-octavo día de vida (cuatro días después de la falta de la regla) empieza a formarse el cerebro y se esbozan las piernas y los brazos.

Al mes, el embrión tiene cuatro milímetros y medio (algo menos que un mosquito normal) y, aún así, su minúsculo corazón late ya desde hace una semana.

A los 45 días después de la falta de la regla, mide unos tres centímetros de la cabeza a las posaderas; pero ya está casi acabado, con manos, pies, cabeza, órganos y cerebro, pudiéndose registrar ondulaciones en el electroencefalograma.

A través de un microscopio no muy potente podrían verse las rayas de la mano y las huellas digitales, las que le acompañarán toda la vida y vendrán a figurar en el documento de identidad. Su glándula genital, apenas formada, ha evolucionado en el sentido de un testículo o de un ovario.

A los 60 días de la falta de menstruación funciona ya su sistema nervioso: «si se le roza el labio superior con un cabello mueve los brazos, el cuerpo y la cabeza en un movimiento de huida».

A los 90 días «agarra firmemente el bastoncillo que se pone en su mano y comienza a chuparse el dedo esperando su liberación». En el seno de la madre comienza un desarrollo que sólo culminará muchos años después de nacido.

El hecho de que el desarrollo del nuevo ser dependa de condiciones externas, ambientales y maternales no añade nada a su ser sustancial, ni lo define como parte del organismo materno.

Por lo demás, es obvio que un niño nacido a los nueve meses de gestación tampoco puede vivir «independientemente» de la madre o de los cuidados apropiados. Como tampoco es independiente hasta que llega a la edad madura, aún en esta etapa, siguiendo el citado tópico, habría que negarle el derecho a seguir viviendo.

Hay una anécdota que ejemplifica bien la para­doja de la petición de aborto que una mujer hace a un ginecólogo. El médico pregunta: «¿Quiere Vd. abortar a su hijo? En verdad lo que me pide es que se lo mate yo. Pero le propongo otro plan: yo le ayudo a tener a su hijo y en cuanto nazca usted lo coge entre sus manos y lo mata apretándole sencillamente el cuello».

La mujer responde horrorizada: «No, no, eso no».

El médico acaba con estas palabras: «¿Por qué he de matarlo yo y no usted?».





8 comentarios:

  1. Hola Mente Pensando, pretendo publicar algunos artículos que he encontrado para tener como argumentar las tesis de los abortistas.

    Es importante que demos a conocer esta información. La vida siempre estará de primero.

    Gracias por tu visita y ÉXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  2. "....«si se le roza el labio superior con un cabello mueve los brazos, el cuerpo y la cabeza en un movimiento de huida».....

    -->K ternura,tan autónomo como frágil,y no, simplemente no puedo concebir como hay kienes se atreven a "asesinar" a alguien tan indefenso.

    Gracias Vero por este artículo, a la espera de los demás kedo.

    Un abrazo y otro más.

    PS: No hay Twitt-botón? =( vale la pena "rolarlo"

    ResponderEliminar
  3. Hola Irlanda, gracias a ti. ¿Sabes? a la hora de la verdad esa fragilidad siempre estará presente en nuestras vidas sin importar la edad y lo más paradógico es que entre más frágil más fuerte se manifiesta la vida.

    Ya puedes ver el botón de Twitter. Gracias por tu sugerencia.

    ÉXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  4. La verdad este es un tema muy delicado.
    Hablando desde mi punto de vista creo hay muchos aspectos que considerar y de pronto hasta contradictorios.
    Voy a escribir todo mi punto de vista, ya que la verdad no me convence enteramente ninguno de los dos extremos de la situación. Yo creo que depende de cada situación.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Royalfa, considero que hay valores absolutos que deben ser defendidos a toda costa y la vida es uno de ellos.

    Si nos vamos a poner a mirar "detalles" para relativizar la situación quiere decir que en algún día tú no valdrás nada y que seguramente yo no habré debido existir...

    Nadie es menos que nadie y la vida del que esta por nacer es tan respetable e importante como el que lo quiere ejecutar.

    ÉXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  6. Una pregunta, por que dicen que la mujer no es la dueña absoluta de su cuerpo???? que saquen al feto de su cuepro y veremos si sigue vivo, el saco amniotico el utero y todo es de la mujer solo de ella, el hombre da su parte pero donde se queda es en el cuepro de la mujer, yo soy la unica dueña de mi cuepro, si alguien viene y me violenta y me deja embarazada no voy a quedarme con el fruto y si me embarazo en un descuido y no quiero hijos tampoco los tendre¡¡¡ los que escriben a fabor aqui son mujeres con el cerebro lavado¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  7. Hola Laura Silva: La excusa de que la mujer es dueña de su cuerpo no es suficiente para justificar el aborto.

    Si así fuera, el hecho de quedar embarazada sería gracias a la voluntad de la mujer. Por otro lado la criatura que se encuentra en su vientre es otra persona, otro ser, que al igual que tú, merece que se le respete el derecho a vivir.

    Si es el caso de quedar embarazada por un descuido, no te desquites con el bebe por la falta de control en el ejercicio de tu deseo sexual. La verdad que es una mera excusa salir con eso cuando hoy en día hay métodos seguros de evitar un embarazo y que no atentan contra un óvulo fecundado.

    Un consejo final, mejora tu ortografía.

    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar