lunes, 7 de noviembre de 2011

La Historia de Gillian Lynne

¿Alguien sabe distinguir entre un diamante en bruto de un cuarzo, de un cristal de yeso o tal vez de uno de selenita? Por lo menos yo no.
Para lograrlo necesitamos formarnos (alimentarnos de conocimientos) pero sobre todo tener una práctica muy rica en la cual sepamos aplicarlo, de tal manera que ese conocer se convierte en una poderosa herramienta para distinguir diferentes eventos de nuestras realidades y obrar favorablemente para descubrir la riqueza y el valor del caso en particular.

Tal vez muchos están “convencidos” de haber elegido la profesión u ocupación más adecuada para sí, pero yo les pregunto ¿realmente la eligieron ustedes o alguien les dijo que se dedicaran a eso permitiendo que otro lo hiciera? Tal vez ni siquiera son conscientes de la situación.

La historia de hoy es sobre una niña llamada Gillian Lynne. Nació en la Inglaterra de los años 20, cuando de pequeña estaba en el colegio sus padres empezaron a recibir varias notas de sus maestros en la que les advertían que la niña era muy inquieta, fomentaba la indisciplina, distraía a la clase, le costaba mucho trabajo concentrase y su rendimiento académico dejaba mucho que desear. Llegaron a sugerirles que la pequeña padecía un serio trastorno de aprendizaje.

Su madre, preocupada por la situación descrita por los maestros, la llevó a un Psicólogo para que le ayudara a ser “normal”, igual que los otros niños comunes y corrientes. Después de escucharla un buen rato, el Psicólogo le dijo a la niña que saldría unos momentos para hablar con su madre en privado.

Estando ya apartados de la niña, el doctor le dijo que observara atentamente a Gillian. Se veía a una pequeña que tranquilamente movía sus pies al ritmo de la música que se escuchaba en el radio del consultorio. En otras palabras, Gillian sí tenía la capacidad de estar atenta y concentrarse, por tanto ella no tenía problemas de aprendizaje sino que necesitaba llegar a él de una manera distinta a la mayoría de los niños de la clase. La recomendación del médico fue que la inscribiera en una escuela de baile.

Años más tarde Gillian afirmó que “fue maravilloso encontrase con tanta gente que no podía estar quieta y necesitaba moverse para pensar”.

Trabajó en la compañía Molly Lake´s, seunió a Sadler´s Ballet a los 17 años, poco a poco su fama fue creciendo llegando a interpretar papeles protagónicos en las mejores compañías de Ballet, algunos creados únicamente para ella. Incluso llegó a incursionar como actriz en la televisión.

Gillian fue la creadora en 1963 de un show que combinaba jazz, danza clásica y diálogos el cual fue su carta de presentación para darse a conocer en Broadway con otras obras. Se destacó como coreógrafa, curiosamente la que hizo para “The Phantom of the Opera” ha sido vista por más de 100 millones de personas en Londres y ha recaudado más de 3.200 millones de dólares. Tambien se le conoce por sus coreografías y dirección para televisión de “The Muppet Show”

Actualmente, a la edad de 85 años, ella sigue activa produciendo y dirigiendo espectáculos para cine, televisión y teatro.

¿Se imaginan que hubiera sido de ella si la opinión de sus maestros hubiese prevalecido? ¿Qué habría ocurrido si la excelente observación del psicólogo habría sido cambiada por terapias sin sentido y medicamentos que solo buscarían que ella “encajara” en el mismo molde impuesto para la mayoría?

El caso de Gillian Lynne se ha convertido en un ejemplo contundente sobre la forma en que los actuales “modelos educativos” no educan en realidad sino que matan la creatividad, cortan o eliminan ese sello o talento que cada uno de nosotros tiene y que no ha sido explotado.

Los maestros, padres, amigos, ¡todos!, tenemos una gran responsabilidad porque podemos ayudar a ”dar a luz” un gran don o ahogarlo en las brumas de lo que creemos es correcto pero que a la final es negarnos a ver lo nuevo y privar al mundo de un cambio que lo haga mejor.

Los dejo con un vídeo muy bueno sobre lo que es la educación y lo que debería ser.

Gracias a Ana María por darme a conocer la historia.

ÉXITOS PARA TODOS



4 comentarios:

  1. K linda historia para comenzar el día.

    Gracias Verito.

    Un abrazo y otro más.

    --> Ya hace frío en mi cd y apenas es Otoño.

    ResponderEliminar
  2. Hola Irlanda, la historia me parece inspiradora pero sobretodo cuestionante.

    Aquí ya hace frío y estamos en ola de invierno. Parezco una foto porque me la paso todos los días con la misma ckaqueta.

    Un abrazo y EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  3. Hola Vero
    completamente de acuerdo contigo, en esas estoy con mi trabajo promoviendo un liderazgo creativo y usando como insumo la inteligencia emocional, definitivamente la mejor fuente de creatividad para mi.
    Gracias por tus aportes
    Alberti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto, lamentablemente hay muchas personas en el campo de la educación que en vez de abrir horizontes y potencializar las cualidades de sus alumnos, ver por que lado pueden florecer, lo que hacen es cerrar el camino y cortar la vista.

      Que bien que uses la inteligencia emocional para ayudar a otras personas. Estoy convencida que cada ser humano es como una obra de arte que no todos saben apreciar.

      ÉXITOS PARA TI

      Eliminar