domingo, 2 de octubre de 2011

La raíz ideal del hombre de hoy

Estoy segura que si alguien te pregunta ¿cuál debería ser el entorno ideal para que nazca un niño?, sin duda alguna dirías que sea en medio de una familia bien conformada, sólida, una que te apoye, que esté presente en los momentos difíciles, etc.

Hoy en día existen circunstancias que han ganado terreno y provocan que el ideal de la familia sea más difícil de realizar. Empecemos diciendo que algunos afirman que no necesariamente los padres tienen que estar casados, no necesariamente deben ser un hombre y una mujer, etc…

Cada quien es lo que ve y lo que vive, la manera en que se cimientan las enseñanzas, valores y convicciones a lo largo de nuestra vida es lo que nos define como personas integrales o no.

Un niño no necesita solamente alimentos, cuidados físicos y ropa, requiere de alguien que le enseñe a vivir, a tratar a los demás, alguien que le indique lo que está bien y lo que está mal, alguien que le enseñe lo más noble que el alma humana puede hacer, lo que le inspira, lo que le da soporte y eso es aprender a amar, pero amar bien.

Los niños entienden el mundo tal y como le enseñan los adultos, de ahí la importancia de “estar en forma” en el aspecto de personal de quien le instruye. En este caso aplicaría ese refrán que dice “de tal palo tal astilla”.

Me permito citar un aparte del libro “Moral, el arte de vivir” del Padre Juan Luís Lorda:

“La primera enseñanza recibida marca mucho a una persona. En los primeros años, cuando la inteligencia empieza a despertar, las vivencias penetran en la personalidad con una hondura especial. De una lado, quizá, porque es lo primero que se recibe y destaca más, como destaca más el primer signo que se escribe sobre un papel en blanco. De otro, porque el tiempo interior transcurre muy lentamente y parece como si las impresiones tuvieran mayor margen para quedar grabadas.”

Es necesario reconocer que no basta con que seamos “buenas personas” sino que seamos personas excelentemente formadas en conciencia y en valores, instruidas, personas que sepamos anteponer nuestros intereses personales a los de una comunidad, ser alguien que viva la fidelidad, que sea de confianza, alguien con quien contar y tenga el carácter suficiente para corregir de la mejor manera al semejante.

Nadie ha venido aquí por generación espontánea, cada quien es el resultado de la historia y decisiones de sus antepasados pero eso no quiere decir que estemos condenados a repetir los errores del antaño sino que tenemos la madera para hacer lo que está bien, y de una u otra manera marcar la diferencia en un medio al que le cuesta cambiar.

El ideal es que sean nuestros padres, una familia bien integrada, firme, la que nos haga esas marcas que dominarán en nuestra vida pero a veces las cosas no se dan así. Necesitamos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos en ser líderes, ejemplos o luz para inspirar a otros, para darles la confianza suficiente de sentir que ellos pueden cambiar.

Considero que la raíz del hombre de hoy es el amor. Es fácil decirlo pero, como todas las cosas buenas, exige mucho. Pide sacrificios, renuncias, tolerancia, paciencia, honestidad, coherencia, confianza, excelencia, fortaleza, humildad, justicia, optimismo, perseverancia, respeto, servicio, etc.

La pregunta es ¿estamos dispuesto a seguir el camino que nos llevará a él?

La sociedad de hoy aprendió a odiar, a ser individualista, a ir por un camino corto y nada exigente. Eso es fiel reflejo de lo que le hemos enseñado a muchos de los niños que hoy son los adultos. Sin embargo creo que no es tarde para ayudarlos y ayudarnos a enderezar el camino pues recordemos que “el amor todo lo hace nuevo” y como consecuencia de ello la raíz del hombre puede cambiar.

EXITOS PARA TODOS



2 comentarios:

  1. Muy completo tu articulo, muchas gracias.
    Dejo unas frases que me parecen apropiadas al tema:
    No ser nada y no amar nada, es lo mismo. (Feuerbach, Ludwig)

    El que no ama ya está muerto. (Schopenhauer, Arthur)

    El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.
    Benavente, (Jacinto)

    No hay hombre tan cobarde a quien el amor no haga valiente y transforme en héroe. (Platón)

    Las cosas mejores y más bellas del mundo no pueden verse ni tocarse .... pero se sienten en el corazón. ( Hellen Keller ).

    "Educar no es llenar una olla sino encender el fuego". ( William Butler Yeats)

    He aquí mi secreto: no se ve bien más que con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos Antoine de Sain-Exupéry

    El amor abre todas las puertas; el rencor las cierra. (Fasto Cayo)

    Para el que ama, mil objeciones no llegan a formar una duda; para quien no ama, mil pruebas no llegan a constituir una certeza. - Louis Evely

    Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos. (San Agustín)

    Cuando tu mayor debilidad es el amor, eres la persona más fuerte del mundo. (Garman Wold)

    ResponderEliminar
  2. Hola William9co, me disculpo por responder tan tarde. De las citas que compartes me gustaron varias, por ejemplo la de San Agustín, Platón y Fasto Cayo.

    Espero que esta conciencia de cambio se despierte de manera contundente y que verdaderamente aprendamos a AMAR.

    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar