miércoles, 9 de febrero de 2011

Un Basurero llamado Tierra


¿Alguna vez han observado el ciclo de la naturaleza y lo que ocurre con lo que ella produce? Un ejemplo: los elefantes caminan en busca de agua y alimento para su sustento, al hacerlo consumen el precioso líquido de los ríos y dejan a cuanto arbusto ó árbol encuentran sin hojas ni frutos. Pasa el tiempo y mueren tendidos en el suelo, se descomponen o alimentan a otras especies, etc.

Los desechos que se producen pasan a ser parte del ciclo que les comento. Dicho de otra manera, la naturaleza crea residuos, desechos, o como le quieran llamar, que son 100% procesados o transformados para que ellos sigan contribuyendo con el ciclo, de manera que no lo detienen sino que lo impulsan para que siga funcionando. Ella no desperdicia nada y sigue cambiando.

Ahora bien, un buen día apareció en la tierra la especie humana y con el tiempo fue creando nuevas herramientas, procesos, tecnologías, etc. que se acomodan a las necesidades del momento. En algún instante algo ocurrió y empezó a alterar el ciclo de la naturaleza, de manera que ya no puede ser el mismo de siempre, sino que es obstruido por darle prioridad a sus intereses de una manera desorganizada.

El hombre ha roto el equilibrio que la naturaleza necesita y ha tomado de ella mucho más de lo que puede dar porque simplemente necesita tomarse su tiempo. El ser humano quiere las cosas ya, y no piensa en reponerlas porque implica el uso de su tiempo y esfuerzo en cosas que no le reportan un resultado inmediato.

Es así como en los últimos años, se han “explotado” más de la tercera parte de los recursos naturales que no van a tener el tiempo de recuperarse pero que, sin lugar a dudas, dejan ver el efecto de su ausencia en el mundo.

Pienso que si nuestra especie fuera amiga del planeta, produciría desechos que la naturaleza pudiera procesar para su propio beneficio (que a la larga es también el nuestro) y la situación de hoy en día sería muy distinta.

Considero que el intelecto y los intereses humanos han sido mal enfocados. La basura que producimos no puede ser procesada por la naturaleza, al contrario, exponerla al fuego, o hacer que haga contacto con la tierra, la luz del sol o las lluvias, desencadena un proceso que libera toxinas que van envenenando lo que esta a su paso.

De ser una especie más nos hemos convertido en parásitos mortales que no hacen lo suficiente, ni siquiera para si mismos. Esto es solamente una alarma.

Les comparto un vídeo muy interesante titulado “La historia de las Cosas”, se trata de un documental hecho por Annie Leonard, quien ostenta el título en Ciudad y Planeamiento Regional. Ella muestra de una manera amena y seria la conexión que existe entre economía, medio ambiente y nuestra sociedad.

Personalmente me sacudió y lo único que puedo decir es ¡manos a la obra!

Agradezco nuevamente a Aprendiz por habérmelo dado a conocer.

ÉXITOS PARA TODOS.


9 comentarios:

  1. Muy bueno Vero. Lo que más me impactó fue enterarme de que la leche materna, no creo que de todas, pero sí de muchísimas mujeres, está contaminada a casua de sus trabajos. Pero por suerte ya hay un gran porcentaje de personas que se están uniendo para trabajar en contra de este sistema. Sólo espero que todavía estemos a tiempo de cambiar la mentalidad y la de nuestros niños.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Hola Luna: ¿Sabes qué? esa contaminación no es solo con la leche materna, también ocurre por tantas cosas por las que estamos en contacto y ni siquiera nos damos cuenta.

    El año pasado leí que incluso los bebes que nacen ya están expuestos a ellas por que la matriz ya esta afectada.

    Empecemos a mover conciencias...

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marisa, me alegra saber que te gustó el vídeo. Considero que es un muy buen material que vale la pena dar a conocer.

    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  4. Hace años supe de un estudio realizado en mi pais (Chile) en una región eminentemente agrícola, en relación a residuos de pesticidas en leche materna...altísimo!!..Organo clorados, fosforados y demás...imaginen la leche de vaca... y todo lo que consumimos..la clave según la medicina biológica o bioreguladora es apoyar a los organos emuntorios y "tratar" de llevar una alimentación orgánica y vegetariana...(no es fácil para la mayoría)
    Nos regalaron un paraíso y lo hemos convertido en un basurero...
    Como siempre interesantísimo tu blog Vero. Saludos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Vivi!
    Te voy a ser sincera, antes veía a las personas que promueven los alimentos orgánicos como unos extremistas o exagerados, pero después de ver los dos últimos vídeos que he publicado mi visión ha cambiado.

    A daños extremos medidas extremas. Es necesario que cambiemos nuestra manera global de pensar, de pensar en nuestro alrededor y no en nosotros mismos.

    Esto me ha dejado grandes inquietudes y considero necesario que este documental es importante propagarlo mucho más en la red.

    Vivi gracias por tu visita.

    Un abraso

    ResponderEliminar
  6. ¡Hay que ir con un cuidado muy grande!

    Además de lo que cuenta este vídeo, habría que añadir minimalismo: así se tendrían pocas cosas, pero de mucha calidad y sabiendo de dónde vienen y cómo han sido creadas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Toda la razón Aprendiz, debemos medirnos en lo que tenemos porque la mayoría no lo usamos, es más, nos hace estorbo.

    Saber el origen de lo que tenemos es formar conciencia, desde otro punto de vista, de una manera muy efectiva. No basta con tener sino que debe pesar más el saber en este sentido.

    Gracias por tu visita

    ResponderEliminar