jueves, 24 de febrero de 2011

¿No es extraño?

Hola a todos, hoy les comparto una historia que leí en la red, trata sobre la coherencia de vida.

Muchas veces vemos las cosas con diferente cristal de acuerdo a nuestra conveniencia, parcializamos nuestra realidad y ponemos por delante los intereses propios dejando en un segundo plano lo que realmente vale la pena. Se desconoce su autor.

¿No te parece extraño?

- Como un billete de $10 parece tan grande cuando lo llevas a la Iglesia y tan pequeño cuando lo llevas a las tiendas...

- Cuán larga parece una hora cuando servimos a Dios, pero qué corta cuando vemos nuestro programa favorito...

- Qué difícil nos vienen las palabras al rezar y cuán fácil cuando platicamos con un amigo.

- Cuánto nos emocionamos cuando un juego de béisbol se extiende a entradas extras y cuánto nos quejamos cuando una misa es mas larga de lo usual.

- Lo difícil que es leer un capítulo de la Biblia, pero qué fácil leemos100 páginas de una novela popular o de un periódico deportivo.

- Cómo las personas desean los asientos del frente en cualquier juego o concierto, pero cómo hasta se esfuerzan para buscar asientos en la parte de atrás de la Iglesia.

- Qué necesitemos 2 ó 3 semanas de aviso para responder a un evento de la Iglesia pero ajustamos nuestros compromisos sin previo aviso para otros eventos aunque sea en el último momento.

- Lo difícil que es aprender una verdad simple del Evangelio para compartirla con otros, pero qué fácil que es para la misma persona entender y repetir un chisme.

- Cómo creemos lo que dicen los periódicos pero cuestionamos lo que dice la Biblia.

- Cómo podemos enviar miles de chistes por correo electrónico y se esparcen como reguero de pólvora, pero cuando empezamos a enviar mensajes acerca de Dios, la gente lo piensa dos veces antes de compartirlos.

- Que en nuestros países cristianos los sitios mas visitados en el internet son los que ofenden al Señor.

- Que muchos sean tan cuidadosos para escoger lo que entra en su estómago pero no se preocupan de lo que entra en su mente o en su corazón.

- Que todos quieran ir al cielo y pocos se preocupan de vivir las exigencias del evangelio necesarias para lograrlo.

Es extraño, ¿no te parece?

11 comentarios:

  1. Es verdad, Vero. Nos gusta que nos cedan el asiento en el transporte público, pero nos hacemos los dormidos cuando viajamos sentados y una mujer embarazada, un anciano o un enfermo, lo necesita realmente... Este es otro ejemplo de cuánto nos cuesta renunciar a lo placentero y poner en práctica actitudes que enaltecen nuestro espíritu.

    Interesante tu post. Para pensar.

    Cariños!!

    ResponderEliminar
  2. Cuando sentimos la libertad dentro de nosotros mismos, nos damos cuenta de lo importante que es la libertad de encontrarnos con nuestras emociones más positivas, sólo ellas nos muestran con certeza cuál es el propósito de nuestras vidas. Sólo ellas nos pondrán en armonía con el resto de nuestro entorno, y sólo ellas nos harán ser felices en cada una de las decisiones tomadas y de las experiencias vividas.

    Saludos Vero

    ResponderEliminar
  3. Hola vero
    me he encontrado con tu blog mientras navegaba por internet...
    he estado leyendo tus artículos...es bueno saber que todavia hay gente que no tiene miedo de expresar lo que le dice su corazón.
    No hay que perder las esperanzas en un nuevo amanecer...gracias por hacerselo saber a los demas
    un abrazo saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Luna:
    Me hiciste recordar el comentario de un amigo, juzgamos a los demás por lo que hacen o dejan de hacer pero no somos tan duros jueces cuando se trata de nosotros mismos.

    Olvidamos fácilmente que todo derecho implica un deber y eso es algo que no podemos separar.


    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  5. Hola Marisa:
    Tienes razón, si diéramos rienda suelta a nuestras emociones positivas, sino estuviéramos predispuestos a ocultar nuestros sentimientos o afectos, seríamos más coherentes y transparentes. En conclusión seria un mundo mejor...

    Gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  6. Hola Quietwind, concuerdo contigo, no hay que perder la esperanza y estoy convencida que aún podemos cambiar, que los buenos son mayoría.

    Quedo agradecida con tu visita.

    ResponderEliminar
  7. Qué rápido pasa el tiempo cuando uno sale de fiesta el sábado por la noche y qué lento pasa cuando está trabajando... ja ja ja.

    Por cierto, lo de salir el sábado por la noche, en España hay el dicho de: "Una vez al año, no hace daño". Supongo que una vez a la semana tampoco... siempre hay el resto de la semana para desintoxicarse, ja ja ja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Quiero hacer el "Brain exercise" ese, a ver cuánto me da, pero cuando hago clic sobre la imagen, me enseña una pantalla vacía. ¿Cómo se hace?

    Esa es tu edad cerebral, pero... ¿cuál es tu edad real? ¿O eres de esas mujeres que se lo callan o se quitan años? ja ja ja.

    ResponderEliminar
  9. Hola Aprendiz, aquí también decimos lo mismo "una vez al año no hace daño"

    El "Brain Exercise" lo tengo en un CD y da la opción de publicar la insignia. No se que habrá pasado con el link porque antes funcionaba (http://www.brainexercise.eu/).

    Encontré este pero no es como el anterior:
    http://www.braintraining.com.au/

    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  10. Estimada Vero, espero que perdones este último comentario sobre este tema y paro. Soy muy terco y reconozco que empiezo a ser molesto:

    Una rosa, independientemente de su variedad, es una rosa. Puedes cambiarle el nombre, pero no su naturaleza. Si empiezas a llamar pepino a la rosa, no por ello perderá su fragancia.

    De la misma forma, el matrimonio homosexual no deja de ser la unión entre 2 personas. Puedes llamarlo por otro nombre si eso te satisface, lo importante es que tengan los mismos derechos que un matrimonio heterosexual.

    El matrimonio homosexual no es una moda porque la homosexualidad no es una moda. Siempre ha habido y habrá homosexuales, y el único motivo por el que no se han casado antes es porque no tenían libertad para hacerlo.

    ¿Lo ideal es el matrimonio y formar una familia? Cierto, y eso es exactamente lo que ellos quieren.

    Creo que, dentro de 50 años, las consecuencias para la sociedad del matrimonio homosexual serán más tolerancia y respeto por las diferencias del prójimo respecto a nosotros mismos.

    Dejemos como conclusión que tu postura es válida para ti y la mia es válida para mi. Quizá mi problema es que soy demasiado transigente y tolerante para estos temas.

    Un abrazo y un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Aprendiz, estamos en lados absolutamente opuestos. EN cuanto a las consecuencias solo el tiempo lo podrá decir.

    Saludos

    Pd. Escribiste en una entrada equivocada.

    ResponderEliminar