jueves, 17 de febrero de 2011

¿Es necesaria la moral?


Nadie sabe definirla, parecemos entenderla, pero al hablar de ella se tiene la sensación de que fuera una cuestión de gustos muy subjetivos que van cambiando drásticamente a medida que pasan las generaciones.

Sin duda alguna hay quien ve a la moral como algo que restringe y le quita a la vida todo lo bueno que tiene, pero a la hora de la verdad lo que la moral propende es en tener un mínimo de normas que garanticen la convivencia en la sociedad y que se respete al ser humano como tal. En otras palabras, ella se traduce de una manera práctica en un “saber vivir bien”

¿Por qué es necesaria?

El origen de la moral se desprende de la vida misma, de las experiencias, de los conocimientos y habilidades que la humanidad ha alcanzado a lo largo de su historia en un proceso que puede ser descrito como de ensayo y error.

¿Cómo aprende alguien a caminar? Observando, practicando, cayendo y levantándose. A medida que se cumpla con este proceso, el bebe irá forjando su propio estilo para hacerlo. En caso de que este mal necesitará de zapatos ortopédicos, plantillas, cirugías correctivas, etc. que le ayuden a componer su postura y evitar así problemas que a futuro que le afecten.

¿Cómo aprende una sociedad a practicar la moral? ¡Aprendiendo a vivir bien!, de acuerdo con la dignidad que como seres humanos tenemos. ¿No es contradictoria ver como “evoluciona” nuestra sociedad desconociendo el valor que cada uno tiene como persona? Eso a la hora de la verdad no es ningún avance.

Todos somos humanos, pero pocos son personas. Cada vez se va restando prioridad a esa formación que como seres humanos necesitamos para luego descubrirnos como personas. Hacerlo implica esfuerzo, sacrificio e ir más allá de lo que puede llegar un ente.

En otras palabras, el ambiente que nos encargamos de crear será el que nos estimule y exija a ser más o menos en el desarrollo de nuestras capacidades, a ser evolucionados o cavernícolas. Para ello es indispensable reconocer que estamos en un proceso de aprendizaje, porque nadie nace sabio, cuyo ideal es que nos lleve a brillar conforme a lo que vemos de los mayores.

La humanidad ha recorrido un largo camino en la historia y ha sido testigo de aciertos y fracasos que le han marcado; pero también puede aprender de sus errores para no repetirlos, he ahí la importancia de la moral. Es un punto de apoyo que permite mantener el equilibrio sano de lo que somos y evitar así la degradación. LA MORAL NOS ENSEÑA A USAR BIEN LA LIBERTAD.

Ella no puede quedar en un conocer, necesita convertirse en una acción que se repita una y otra vez por fuerza de voluntad hasta ser costumbre. Sólo de esta manera nuestros comportamientos serás morales. Es la coherencia entre lo que queremos, el uso de la libertad y lo que hacemos.

Todos deseamos vivir la paz, la calma, la tranquilidad, la felicidad, la honestidad, etc., éstas son cosas ciertas que no admiten medias tintas ni opiniones; por ejemplo, no se puede ser “casi honrado”. Hay que saber querer lo que es bueno, y por ser bueno lo apetecemos pero no nos va a llegar así no más.

Cuando se da una opinión es claro que no hay nada seguro o que el conocimiento es escaso o nulo, pero ello no quiere decir que la que predomine sea cierta.

Es por esto que la moral no cambia, es una, es fija y por tanto exigente. Está última parte es la que no nos gusta practicar porque nos desacomoda. Lo que veo hoy en nuestra sociedad es que somos un montón de ciegos que caminamos con “sabiduría individual” para terminar en un precipicio.

¿Las consecuencias? Ya las tenemos, solo basta mirar como estamos: aplaudimos al pícaro; justificamos los abortos; se predica una libertad sexual que termina en irresponsabilidad sexual, perversiones y violaciones; se considera a alguien “inteligente” si hace trampa, si roba y huye con el dinero; se miran a las personas casadas como un trofeo sin pensar en su pareja o familia; “todo es relativo” menos la moral que cumple el papel de un faro.

Ese cuento del progreso social esta mal cimentado, ya vemos como poco a poco nos vamos degradando porque cada quien tiene “su propia moral”

Los dejo con esta máxima, desconozco su autor:

“Los valores económicos constituyen la fuente de supervivencia de la sociedad. Los valores morales son la fuente de supervivencia de la especie.”

ÉXITOS PARA TODOS




10 comentarios:

  1. Hola Vero. La moral es la moneda corriente que está perdiendo cada vez más valor en los seres humanos. Se debería tomar conciencia y comenzar una nueva forma de educación en los hogares y escuelas. La moral se aprende cuando somos niños, "copiando" los ejemplos de nuestros padres y practicando la enseñanza de nuestros maestros.
    Pareciera que todo se va degradando y así como debemos tomar conciencia para lograr cambios ecológicos con el fin de salvar al planeta, del mismo modo, deberíamos ir cambiando nuestra mentalidad para volver a una buena forma de vida, lo que solamente se conseguirá revisando y reeducando nuestra moral.

    El video, corto y conciso, nos da un buen ejemplo.

    Gracias. Que sigas muy bien!!

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. Luna, toda la razón. Aprendemos viendo a los demás conforme al ejemplo de comportamiento que nos dan. El problema esta cuando no somos conscientes de nuestra valía que como seres humanos tenemos.

    Luna, gracias por tu visita

    ResponderEliminar
  3. Una buena “enseñanza” deja el video, al ver descubierto algo que es moneda corriente de estos días.
    ¡Muy buena entrada!
    Saludos, Vero.

    ResponderEliminar
  4. Casos como los del video los vemos todos los días y es así como poco a poco vamos "cambiando" a nuestro acomodo, que no es realmente beneficioso, cosas que alarmantemente han alcanzado un nivel de cotidianidad que no puede aceptarse.

    Marisa, gracias por tu visita y te mando un abrazo especial.

    ResponderEliminar
  5. Considero que la moral que subsume los valores básicos que facilitan la convivencia y que reavivan el valor d la dignidad humana es la forma de manifestación de la conducta humana tras del la cual están los pensamientos y sentimientos de cada uno de los individuos, de esta manera podríamos pensar que quienes no trabajan la honestidad en la cotidianidad no han conocido su significado y desafortunadamente para nosotros creemos que lo que no conocemos sencillamente no existe...pensar en por qué me cuesta ser honesto, sincero, sereno ..no es mas que la muestra de nuestros defectos de carácter y la imposibilidad de desarrollar patrones de comportamiento adecuados que han sido mal reforzados por la experiencia, de esta manera podría explicar por qué quien dice mentiras para lograr lo que quiere continúa haciéndolo..si cada vez que lo hace obtiene lo que quiere...qué necesita entonces para cambiar....creería yo que el trasfondo de la moral y los valores es más un asunto de amor propio, cómo puedo reflejar a otros algo que yo no vivo??? si la honestidad empieza por mi..cuántos autoengaños he creído??

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. La moral no es valida por lo que nosotros queremos ver de ella es válida porque es un principio común para todos así nuestra opinión diga lo contrario para justificar nuestros actos erróneos..."Ser bueno no es únicamente una admirable forma de vida, es la única forma de vida digna de un ser humano"

    ResponderEliminar
  8. Hola Angela: No estoy de acuerdo contigo cuando dices que la moral subsume los valores, al contrario, es una forma de darles su justo lugar.

    Concuerdo contigo al referirte que es un principio común, es algo que todos tenemos grabado en el corazón sin importar el lugar o el tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Pero la moral abarca los valores...no??

    ResponderEliminar
  10. Hola Angelita, moral y valores son complementarios, de ellos no se puede afirmar que uno esté por encima del otro.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar