jueves, 28 de octubre de 2010

Mi Testamento

Creo que tarde o temprano a todos se nos ha cruzado por la cabeza esa inquietud de lo que podemos dejar cuando partamos de este mundo. Pero más que bienes materiales, que pueden ser muchos o pocos, hay cosas más trascendentales que se quedarán y perdurarán mucho después a pesar de que ni siquiera seamos recordados por nuestros nombres pero si por nuestras acciones.

¿Alguna vez hemos pensado en el legado que vamos a dejar? ¿Aspiramos a que sea algo más que un inmueble que se deteriorará o un carro último modelo que llegará a ser algún día un vejestorio? ¿Algo más que dinero..? ¿Somos capaces de dejar algo más valioso que objetos?

El testamento es una expresión de nuestra voluntad que se aspira se cumpla más allá de nuestra ausencia, es una manera de seguir haciendo presencia por medio de los frutos buenos o malos que pudimos dar. Obviamente la mayoría aspiramos a entregar los mejores. Si te preguntan que aspiras a dejar en tu testamento, ¿qué dirías? ¡enseñanzas de vida!

Divagando un poco, el mío tal vez diría algo así:

Si llego a dejar bienes materiales espero que sean bien usados, no por lo que son sino por lo que se puede hacer con ellos. Ahí va la parte importante del legado que aspiro dejar: ese “saber usar” entraña muchas cosas, saber servir, formación de conciencia y de valores, convicción, coherencia de vida entre lo que dije creer y lo que viví.

Aspiro a superar mis miedos, que no son pocos y vencer mis preocupaciones; saber valorar las crisis que de una u otra manera me han dado enseñanzas contundentes y mostrado lo que puedo ser. Es importante recordar que el crecimiento personal se da en los momentos más duros y que ellos revelan esas fortalezas o debilidades que a veces ni siquiera imaginamos tener.

Quiero que se valore los lazos de sangre pero también es necesario reconocer que los de amistad pueden ser mucho más fuertes que aquellos porque simplemente no son impuestos sino creados en el corazón.

Quiero aprender a levantarme, a no consentir nunca que mi lugar esta en el suelo, y si para ello es necesario aceptar con humildad la ayuda que requiera o solicitarla, hacerlo. Muchas veces las fuerzas no alcanzarán, recuerda que el gran árbol empezó siendo semilla, que no se planta solo ni se vale de sí mismo en el 100% de su existencia… estando solo no se puede crecer.

Los mayores obstáculos son los mentales, pueden ser muy fuertes y macizos como un muro pero recordemos que nosotros los creamos y alimentamos dándoles poder.

La vida es más sencilla de lo que pensamos, simple, asombrosa y hermosa. No entiendo como dejamos que de un momento a otro alguien ponga en nuestra espalda cargas innecesarias y le suma a ella una complejidad que llega a desfigurarla por completo llegando incluso a ocultarle o quitarle su valor.

Me gustaría despertar conciencias, ayudar a que otros abran los ojos y que finalmente todos estrenemos nuestros cerebros.

¿Qué diría el tuyo?..

ÉXITOS PARA TODOS


jueves, 21 de octubre de 2010

La Historia de Cody McCasland

Minusválido, da. (Del lat. minus, menos, y válido). Dicho de una persona: Incapacitada, por lesión congénita o adquirida, para ciertos trabajos, movimientos, deportes, etc. U. t. c. s. (R.A.E.)
Muchas veces tendemos a dar las cosas por sentado, nos adelantamos a las situaciones y sin quererlo podemos crear o imponer barreras mentales, las peores de todas, para los demás. Además de la definición del comienzo tenemos otros ejemplos desalentadores de nuestra parte: pensamos que un ciego siempre va a necesitar ayuda para cruzar la calle porque no es capaz, que alguien que no tiene manos nunca podrá ser pintor, que un sordo no podrá bailar con ritmo, etc.

Otra situación es que menospreciamos a las personas que tienen algún tipo de limitación física o intelectual y los consideramos inferiores, como si fueran personas a medias o nulas y estamos seguros que su vida es un sufrimiento continuo y un castigo para sus padres.

Hoy les comparto la historia de un niño que nació el 2 de octubre de 2001 después de una cesárea de emergencia. Desde su gestación se detectó que ya padecía una enfermedad llamada genesia sacra que le provocó serias deformaciones en la columna y la cadera ,como la ausencia total de tibias y rodillas. Tuvo problemas en su nacimiento, era muy pequeño y no respiraba bien, por si fuera poco sería necesario someterlo a la primera de sus tantas cirugías tres días después de su llegada al mundo.

A la edad de 15 meses los padres de Cody, Mike y Tina, enfrentan un dilema: dejan las piernas intactas de su hijo para que viva en una silla de ruedas o se las amputaban para que use prótesis y darle la oportunidad de que pudiera movilizarse. Finalmente se deciden por la última.

A la fecha, Cody ha pasado por más de 15 cirugías, ha superado problemas respiratorios, óseos, auditivos y se le extrajo la vesícula biliar.

A pesar de su corta edad, este niño tiene algo que lo ha sostenido en este proceso, el apoyo incondicional de sus padres y una personalidad contagiosamente alegre que reta nuestros conceptos del estilo de vida de un “discapacitado”, “impedido” o “inválido”.

No se ha marginado de practicar deportes como atletismo, hockey, natación, ni tampoco de participar en competencias que buscan despertar la conciencia de la sociedad sobre las habilidades que las personas “minusválidas” pueden desarrollar.

Este pequeño es un claro ejemplo de lo importante que es romper las barreras y que “el secreto del fracaso es darle gusto a todo el mundo”

¿A la hora de la verdad no somos nosotros, los “normales”, los verdaderos discapacitados? Cortamos las alas a los demás porque no somos capaces de vencer nuestros propios impedimentos. Definitivamente nos falta corazón…

Ya concibo otra definición de Minusválido: Dicho de una persona que se hace incapacitada voluntariamente de manera que se bloquea a sí misma y a los demás. Se quita o se resta el valor que tiene y cierra las puertas a las oportunidades o circunstancias que pueden ayudarlo a ser grande, a superarse y de paso hace menos a los demás. (Vero Cohen)

EXITOS PARA TODOS

Gracias a Ana María G. por enviarme las fotos de Cody. Realmente inspiradoras.

jueves, 14 de octubre de 2010

Celebrando la vida, celebrando a los mineros.

El pasado 5 de agosto de 2010, en Copiapó (Chile) se produjo un derrumbe en la Mina de San José dejando atrapados a 33 mineros. 17 días después de esta tragedia y por esas “casualidades” de la vida, una de tantas sondas enviadas para buscar señales de vida regresó a la superficie con un papel amarrado en el que se decía que todos estaban bien.

Así las cosas, se inició la operación de rescate San Jorge. Varias empresas privadas y países ofrecieron su apoyo y ayuda efectiva para lograr una tarea titánica, rescatar a 33 hombres sepultados a 700 metros de profundidad. Las primeras estimaciones calculaban que para diciembre se podría llegar al lugar donde se encontraban.

Finalmente, contra los pronósticos que se habían calculado, el 12 de octubre del mismo año en horas de la noche se inicia la extracción del primero de los mineros y se concluye con la de su líder natural en la noche del 13 del mismo mes.

Sin lugar a dudas el Gobierno de Chile, en cabeza de su presidente Sebastián Piñera y el Ministro de Minas Laurence Golborne, hicieron una operación impecable y bien organizada. No hubo aspecto que descuidaran, el campamento de los familiares, la organización de los medios de comunicación, la fibra óptica que permitió el contacto de los mineros con la superficie (recordemos que uno de ellos pudo ver el nacimiento de su hijo), su alimentación, la construcción de tres cápsulas, socorristas enviados a la mina, los lentes especiales para que la luz natural no lastimara sus ojos, atención médica, etc., mostraron lo mejor que tiene el ser humano.

Este calvario que duró 70 días sacó a relucir la solidaridad, la diligencia, la prudencia, el deber de salvar la vida de otras personas a pesar de las circunstancias “imposibles”, el no poner de excusa los gastos que esto generaría, la unión no solo del pueblo Chileno sino de varias naciones del mundo, la alegría del planeta, que como yo, pudimos ver en vivo y en directo por TV o Internet el nuevo nacimiento de cada uno de estos 33 hijos, hermanos, padres, esposos…

Quiero compartir un artículo en una página Chilena que me ha llamado la atención y quiero hoy publicar:

Los 10 momentos más memorables del rescate de los 33 mineros

SANTIAGO.- Aunque el rescate de los 33 mineros de la mina San José se regía por un estricto protocolo de principio a fin, durante las cerca de 23 horas que duró la histórica operación se produjeron llamativas situaciones, con diferentes matices, que vale la pena recordar.

Entre la tensión del primer ascenso y el ambiente cada vez más distendido a medida que avanzaba con éxito el rescate, la señal oficial captó numerosos momentos emotivos, tensos y, por supuesto, las infaltables tallas y chascarros.

Aquí recopilamos los diez mejores instantes del rescate.

Revise los 10 hitos de la histórica jornada:

Los momentos históricos: Si bien todo el rescate de los 33 mineros conmovió a Chile y al mundo, hubo dos momentos que acapararon la mayor atención y serán especialmente recordados: El primer y el último ascenso. Estas complejas tareas fueron protagonizadas por Florencio Ávalos y Luis Urzúa, escogidos por su habilidad y don de mando, respectivamente. Ávalos destacó por su valentía y temple, al ser el primer minero en probar la cápsula, mientras que Urzúa no sucumbió a la ansiedad y desató uno de los momentos más emotivos de la jornada al llegar a la superficie.

El momento más divertido: El mejor remedio para aliviar la tensión del rescate fue una cápsula de Mario Sepúlveda. El carismático minero-presentador se lució en horario prime, sacando carcajadas desde antes de salir a la superficie, cuando gritaba desde el ducto "¡Sáquenme de aquí!". Al llegar, se lució con una batería de bromas. "Se pasaron mijitos" (a los rescatistas) y "Puta, jefazo" (a Golborne) fueron algunas de sus celebradas frases. Finalmente, corrió hasta el público y dirigió un eufórico "Ceacheí", antes de que los médicos lograran ponerlo en una camilla.

El momento más tenso: Invitar a su esposa y a su nueva pareja para que lo fueran a esperar juntas no fue la mejor idea si Yonny Barrios pretendía pasar desapercibido. Pero por no querer perder pan ni pedazo, finalmente todo el país -y el mundo- se enteró de sus "líos de falda". La molestia de su esposa, quien anunció que no iría a recibirlo porque iba la otra mujer, hizo que todos estuvieran atentos a cómo se comportaría con su nueva compañera. Si bien ésta se agarró de su cuello y lloró efusivamente, Barrios se notó un tanto incómodo y evitó dar mayores muestras de cariño ante las cámaras. Ni siquiera la besó en la boca.

El momento de la hermandad: Aunque el Presidente Evo Morales no pudo estar presente en el rescate, de todas formas el boliviano Carlos Mamani se sintió "como en casa" tras salir de las profundidades de la mina. Tanto su familia como las autoridades chilenas, lideradas por Sebastián Piñera, se encargaron de recibirlo portando banderitas del país altiplánico. Para coronar el histórico momento de hermandad, tras salir, el minero imitó el gesto del "Matador" al arrodillarse y elevar su dedo índice al cielo en señal de triunfo.

Los momentos "de pasión": El fútbol desplazó por momentos a las esposas en el corazón de los mineros durante el rescate. Apenas salió a la superficie, el ex futbolista Franklin Lobos mostró sus habilidades con un balón. Pero no fue el único que expresó su amor por la "pasión de multitudes". Jimmy Sánchez, Omar Reygadas y Claudio Acuña fueron algunos de los que manifestaron a viva voz su fervor por la "U" y Colo Colo. Cuento aparte fue el que protagonizaron los rescatistas de "El Teniente" al final del operativo, quienes sorprendieron con un fuerte grito alentando al equipo de su zona: O'Higgins.

El momento más espiritual: Lejos de las histriónicas "performances" de algunos de sus compañeros, Mario Gómez (63), el más veterano de los mineros, protagonizó uno de los momentos más espirituales de la jornada. Pese a su delicado estado de salud y tras abrazar a su mujer Lilian -a quien envió la romántica primera carta desde el fondo de la mina-, el trabajador se arrodilló y comenzó a orar, logrando varios segundos de silencio en medio de la euforia del rescate. Luego le pusieron una mascarilla de oxígeno.

El llanto más potente: El llanto fue la muestra más evidente de la emoción que provocó volver a ver a los mineros después de estar 69 días bajo tierra. Y si bien las lágrimas del hijo de Florencio Ávalos, el primer rescatado, lograron conmover, el llanto de la hija de 2 años de Claudio Acuña rompió los récords en decibeles. Bastó que su padre descendiera de la cápsula para que empezara a llorar y pedirle a su madre, a gritos, que se fueran de ahí. Ni el fuerte abrazo de su papá calmó a la pequeña, que sólo clamaba: "¡Vamos, vamos!" .

Las mejores tallas: Era que no. El autor de las mejores tallas fue Mario Sepúlveda, quien deleitó a rescatistas y autoridades. Una de las más celebradas fue cuando pidió "una silla de ruedas" para su risueña señora, Elvira, anticipando su reencuentro. Pero Yonny Barrios, el "enfermero", no se quedó atrás. Antes de ascender en la cápsula se le oyó decir: "Aer, quien el dostor?".

Los mejores chascarros: Como ya es tradición, no podía faltar un chascarro de Piñera para amenizar la jornada. Y ocurrió nada menos que tras el ascenso del primer minero, Florencio Ávalos, cuando expresó su alegría por el rescate de "Florencio Ceballos". El imparable Mario Sepúlveda también aportó en esta categoría, cuando saludó al propio Piñera, llamándolo "Presidenta". Ante el error, el Mandatario le dijo: "¿Cómo que Presidenta?", a lo que Mario respondió: "Perdón Presidente, es que no lo conocí".

Los mejores souvenir: La última de Mario Sepúlveda.

Luego de salir de la cápsula y preguntarle a los rescatistas cómo se encontraban, comenzó a sacar de un bolso tipo morral unas piedras que trajo desde el fondo de la mina, las que empezó a repartir entre rescatistas y autoridades a modo de recuerdo. Ariel Ticona, el penúltimo minero en ser rescatado, también traía un souvenir. A modo de trofeo, el encargado de comunicaciones en el fondo del yacimiento exhibió el teléfono que los mineros usaron durante todo este tiempo para comunicarse con la superficie.

* Bonus track: Los más aperrados: Aparte de los 33 mineros, que resistieron 69 días atrapados, y de los 5 rescatistas que descendieron hasta el fondo del yacimiento, merecen una mención especial el ministro de Minería, Laurence Golborne, y el jefe del rescate, André Sougarret, quienes mientras duró el operativo permanecieron "al pie de la cápsula" y no durmieron para recibir a cada uno de los 33 mineros y hasta al último de los rescatistas.


miércoles, 6 de octubre de 2010

Amor, Sexo, Mentiras y Vídeo

Indiscutiblemente hoy en día la sexualidad ha sido despojada de ese velo que le tenían nuestros padres y abuelos, de esa visión mojigata y anticuada que la hacía ver como algo sucio y pecaminoso. La verdad es que no debe ser considerada de esa manera.

Ahora te pregunto ¿qué es lo más importante que tienes en tu vida?, ¿qué es aquello que si no tienes no podrías vivir? ¿Qué es lo que necesitas para realizarte como persona a plenitud?.. Sencillo ¡TÚ MISMO!

No eres un simple cascarón o un objeto cualquiera, eres alguien que tiene un alma y un cuerpo, eres alguien de contenido, de peso y sobre todo de trascendencia, alguien que es capaz de sentir y por tanto una persona que merece respeto por ser digno.

En una mayor o menor medida, TODOS tenemos esa necesidad de ser aceptados por los demás y eso esta bien, es algo que va con nuestra naturaleza humana, pero esa aceptación no puede depender de la moda o una tendencia de la sociedad, del qué dirán o de la presión de grupo. La aceptación que necesitamos no puede ser en contra de nuestra originalidad, de ese sello particular que nos caracteriza y mucho menos contra nuestras creencias y convicciones.

Si así fuera, hombres como Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Alberth Einstein, no habrían hecho historia porque habrían seguido como ovejas al matadero lo que dictaba la mayoría en el momento, por ejemplo el racismo, la xenofobia y la persecución.

Volviendo al tema de la sexualidad, pienso que hoy en día se ha desvirtuado el valor del cuerpo y se ha puesto por encima el deseo. Por quedar bien con los demás dejamos por el suelo lo que realmente vale la pena.

Hay entidades que se encargan de promover la "sexualidad responsable" unicamente con métodos anticonceptivos, muchos de ellos microabortivos; es así como hay una tendencia "moderna" en la que se tergiversa el sentido de la sexualidad, y la responsabilidad ya no se traduce en tener sentimientos, conciencia y valores bien formados sino que se reduce mediocremente en el uso de un condón o la pastilla del día después.

La verdadera responsabilidad no esta en el uso de algo externo sino en lo que llevamos y sentimos por dentro, la manera en que proyectamos lo que somos al exterior sin dejar de ser quienes somos.

Miremos como ejemplo las políticas de "educación sexual" (que curiosamente no enseñan nada de como aprender a amar o amar mejor) que se dan en colegios... ha disparado las ETS y los embarazos en adolescentes. Eso solo demuestra que los seres humanos necesitamos más FORMACIÓN que información; se le esta dando prelación a las consecuencias y no a la persona. La directriz "el secreto del fracaso es darle gusto a todo el mundo" es más palpable que nunca y es por eso que la sociedad va en decadencia.

Les dejo los vídeos de una conferencia titulada “Amor Sin Remordimiento” dirigida por una pareja a una escuela secundaria. Es amena, real, descaradamente sincera pero sobretodo muy humana y centrada. EXITOS PARA TODOS