miércoles, 25 de agosto de 2010

La Clonación Humana

Hoy les comparto la información que he encontrado sobre la clonación, espero que esto sirva para reflexionar sobre el tema y podamos formar conciencia de las consecuencias que lamentablemente no han sido tan publicitadas...

La Clonación es una forma de reproducción humana asexuada porque omite la fusión de dos células germinales que conllevan necesariamente a una maternidad y paternidad. Su práctica se ha verificado, hasta el momento, en el campo animal y vegetal.

La palabra Clon se deriva del griego “Klon” que significa capullo o ramito. Biológicamente hablando, es duplicar el patrimonio genético u obtener DOS INDIVIDUALIDADES biológicas idénticas genéticamente.

Un fenómeno natural que se ajusta a este concepto es el de los gemelos homocigóticos o idénticos. La división del óvulo fecundado se presenta entre el día 5 y 12 de la concepción humana, de ahí que los fetos comparten los mismos genes y su parecido (cuando esta división se hace más tardía se presenta el caso de los siameses). Sin embargo, tenemos en este caso que SI han intervenido las células germinales.

Lo que conocemos como clonación, es la extracción del núcleo de una célula para introducirlo en otra que no lo tiene. Aquí vemos que el núcleo viene de una célula adulta que se lleva de nuevo a la su condición original.

La clonación puede ser completa (organismo entero) o parcial (moléculas de DNA o tejidos), es por esto que ahora se habla de clonación terapéutica y reproductiva.

¿Qué dice la Iglesia Católica al respecto?

La pontificia académica pro vita

A pesar de la imposibilidad de implicar al espíritu, que es la fuente de la personalidad, la proyección de la clonación al hombre ha llevado a imaginar ya hipótesis inspiradas en el deseo de omnipotencia: réplica de individuos dotados de ingenio y belleza excepcionales; reproducción de la imagen de familiares difuntos; selección de individuos sanos e inmunes a enfermedades genéticas; posibilidad de selección del sexo; producción de embriones escogidos previamente y congelados para ser transferidos posteriormente a un útero como reserva de órganos, etc.

Aún considerando estas hipótesis como ciencia ficción, pronto podrían aparecer propuestas de clonación presentadas como « razonables » y « compasivas » —la procreación de un hijo en una familia en la que el padre sufre de aspermia o el reemplazo del hijo moribundo de una viuda—, las cuales, se diría, no tienen nada que ver con las fantasías de la ciencia ficción.

La clonación humana se incluye en el proyecto del eugenismo y, por tanto, está expuesta a todas las observaciones éticas y jurídicas que lo han condenado ampliamente. Como ha escrito Hans Jonas, es « en el método la forma más despótica y, a la vez, en el fin, la forma más esclavizante de manipulación genética; su objetivo no es una modificación arbitraria de la sustancia hereditaria, sino precisamente su arbitraria fijación en oposición a la estrategia dominante en la naturaleza»

Se tiene entonces que la clonación puede tener como consecuencias:

- Manipula la parte de la relación y complemento en la parte biológica y personal del ser humano.

- Considera a la bisexualidad como un residuo funcional.

- Adopta lógicas de producción industrial porque busca mercados, perfecciona la experimentación y crea modelos nuevos.

- Usa a la mujer porque pasa a ser un simple instrumento, se le busca solamente por sus funciones biológicas como son producir óvulos y prestar un útero.

- Abre la perspectiva de úteros artificiales para la producción del seres humanos en serie.

- Desconoce totalmente las relaciones fundamentales e imprescindibles de una persona humana: filiación, parentesco, maternidad o paternidad.

- La actividad artificial busca solamente imitar lo que ocurre en la naturaleza biológicamente hablando.

- El hombre tendría dominio sobre la existencia de los demás. Con criterios arbitrarios se seleccionaría la existencia de ciertos individuos. Sería un influjo negativo en la cultura porque el valor del nombre y de la mujer no sería ya de su identidad personal sino de sus cualidades biológicas seleccionadas.

- La dignidad de la persona clonada se vería afectado por ser “copia” de otro ser. Psicológicamente hablando, su identidad se vería afectada por la presencia real o virtual de su otro yo.

- La existencia del clonado se produciría únicamente porque se asemeja a alguien “que vale la pena clonar” y recaerían sobre él expectativas que atentan contra su subjetividad personal.

- Viola el principio de igualdad y de no discriminación.

Si con la clonación no se pretende que nazca un ser humano, el acto sigue siendo injusto porque:

- Se experimentaría con los embriones y fetos que serian suprimidos antes de su nacimiento. Se les considera solamente instrumentos.

- La concepción de un cuerpo humano sería un instrumento de investigación y se le miraría como una máquina a la que se le unen piezas. El cuerpo humano es elemento integrante de la dignidad y de la identidad personal de cada uno, y no es lícito usar a la mujer para que proporcione óvulos con los cuales realizar experimentos de clonación.

El proyecto de la « clonación humana » es una terrible consecuencia a la que lleva una ciencia sin valores y es signo del profundo malestar de nuestra civilización, que busca en la ciencia, en la técnica y en la « calidad de vida » sucedáneos al sentido de la vida y a la salvación de la existencia.

¿Será que hemos llegado al punto de que los seres humanos ya no son deseados sino "mandados" a hacer?




jueves, 19 de agosto de 2010

¿Qué es bioética? ¿Para qué sirve?


Los avances científicos que se empezaron a presentar en el siglo XX provocaron una serie de nuevas e increíble situaciones que empezaron a cuestionar a la comunidad científica y al resto del mundo. Algunos descubrimientos y procedimientos atentaban seriamente con lo que conocemos como procreación, vida, dignidad humana, enfermedades, tratamientos, etc.

Pretendo tocar algunos temas polémicos como la clonación, células madre, diagnostico pre-implante, etc., pero para ello es necesario partir de lo que es la bioética y su papel.

Muchos de estos términos pueden sonar familiares pero seguramente no son conocidos, por lo menos de una manera básica, y sin querer podemos estar de acuerdo con algo que resulta ser una contradicción al fin último de la ciencia, el hombre y el planeta.

El hecho de poder hacer algo no quiere decir que este bien hecho. Tal vez tengamos la facultad de hacerlo, pero en conciencia sabemos que pasamos por encima de valores que deben respetarse a toda costa porque protegen un objetivo que no puede ser reemplazado nunca por los medios que se usan para alcanzarlo.

En los años 70 fueron dos científicos holandeses, Van Renselaer Potter y André Hellegers, los primeros en hablar de la bioética. Potter sostenía que la existencia de nuestra especie no esta garantizada, esta amenazada como consecuencia del saqueo que hemos hecho a la naturaleza. Él mismo sostuvo que:

La Bioética ha aparecido como una nueva materia de estudio que enlaza el conocimiento biológico con el conocimiento de los sistemas de los valores humanos… He escogido bio para indicar el conocimiento biológico, la ciencia sobre los sistemas vivos, y he elegido ética para indicar el conocimiento sobre los sistemas de valores humanos”

“El género humano necesita urgentemente de una sabiduría como guía para la acción, un saber como utilizar el conocimiento para el bien y el futuro de la condición humana, de una ciencia de la supervivencia, la bioética, que tiene el requisito fundamental de promover la calidad de vida. Consideramos que esta ciencia de la supervivencia debe ser construida, desde luego, sobre las ciencias biológicas pero llegando más allá de sus confines tradicionales, es decir, incluyendo los elementos fundamentales de las ciencias sociales y antropológicas, con particular referencia a la filosofía en su sentido estricto de amor a la sabiduría.”

Para finalizar, mencionaré los cuatro principios de la bioética, que tiene en cuenta a quienes intervienen en los actos biológicos médicos:

1- Respeto a la autonomía del paciente: se refiere al consentimiento informado, pros y contras junto con sus consecuencias, pues en virtud de su dignidad de persona capaz debe ser quien elija si acepta o no la propuesta médica de manera voluntaria.

2- Ausencia de daño: Ante todo no hacer daño, es decir que el médico no puede usar sus conocimientos para hacer perjudicar al paciente.

3- Beneficencia: El objetivo final es el bien del paciente visto no solo desde la parte física sino como una persona integral en aspectos familiares y sociales; pero este a veces es difícil de visualizar por razones culturales y porque puede presentarse conflicto con el primer principio.

4- Justicia: Este principio se relaciona con el Estado Social que reconoce a TODOS los ciudadanos, el derecho de cuidar su salud garantizando todo aquello que pueda asegurar efectivamente el respeto a ese derecho.

Obviamente el tema es muy complejo, pero es interesante saber si estas bases se aplican en los novedosos procedimientos que han hecho polémica, o si por el contrario, son pisoteados por el ego de algunos científicos.

miércoles, 11 de agosto de 2010

La Historia de Brad Cohen

“Las cosas extraordinarias son hechas por hombres ordinarios”

Es increíble ver como nuestra ignorancia abrumadora puede ser capaz de dañar la vida de alguien, marcándola no solamente la de una persona sino también la de sus familiares. Hoy les comparto la historia de Brad Cohen, un niño que empezó a manifestar un comportamiento extraño, consistente en hacer extraños ruidos y movimientos abruptos con su cuerpo.

Durante su etapa escolar fue tachado de alborotador y de tratar de llamar siempre la atención en clase, fue visitante asiduo de la oficina del director quien continuamente daba quejas del chico a su madre. La causa eran sus extraños movimientos y los ruidos sorpresivos e inoportunos que hacía.

Su psicólogo quien llego a señalar que todos esos comportamientos eran producto de la separación de sus padres que no había sabido afrontar, para ello era necesario marcarle una disciplina estricta.

Varias veces fue humillado en clase al obligársele pasar al frente para excusarse de las molestias causadas y prometer que no volvería a hacerlo. Nunca lo pudo cumplir porque simplemente era algo que no podía evitar, por ello era constantemente castigado, incluso por su propio padre.

Su extraño comportamiento fue también el causante de que no fuera aceptado entre sus compañeros y que, incluso, se le sugiriera a sus padres la intervención de un exorcista.

Su madre, convencida de lo que le decía el niño era verdad, empezó a investigar por su propia cuenta en la literatura médica y encontró justo lo que necesitaba para entender el padecimiento de Brad. Padecía el Síndrome de Tourette, un trastorno neurológico que provoca de manera involuntaria movimientos y sonidos vocales.

Su madre, con el fin de que no se sintiera solo en esto, lo llevó a un grupo de apoyo para pacientes con este mal. Ambos vieron como los asistentes se compadecían de sí mismos, como la actitud derrotista se había apoderado de sus vidas y dejaban pasar el tiempo con resignación. La Sra. Cohen lo sacó de la reunión y se disculpó con su hijo por lo sucedido, él le dijo que no se sintiera mal porque ahora sabe que él va a ser diferentes a los demás, en el sentido de no dejarse vencer por la enfermedad.

Increíblemente se graduó de la secundaria, ingresó a la Universidad y se graduó siendo el mejor de su clase. Entre sus anécdotas se cuenta que:

“Cohen asistió a la Universidad de Branley en Peoria, Illinois, en educación primaria. Durante su primera señama en la escuela fue expulsado de un restaurante de comidas rápidas porque un empleado le creyó borracho y amenazó con llamar a la policía. Cohen y sus amigos trataron de explicar la relación entre sus tics y el Síndrome de Tourette.

En cuestión de horas, los compañeros empezaron a organizar un boicot contra el restaurante; el gerente llamó a Cohen y le pidió volver para que pudiera disculparse en persona.”

Una vez graduado, presentó su hoja de vida en 24 escuelas quienes lo rechazaron por sus tics, lo consideraban un incapacitado y para nada confiable como profesor. Finalmente fue aceptado en de Mountain View Elementary School, en ese mismo año fue galardonado con el premio Sallie Mae Primera Clase de Maestros del Año en 1997.

Conoció a la que sería su esposa por un servicio de citas por Internet, escribió un libro en el que relataba sus experiencias, Frente de la clase: ¿Cómo el síndrome de Tourette me hizo el maestro que nunca tuve”, publicado en el 2005 y elogiado por la crítica fue llevado a la televisión.

Ahora bien, muchos nos excusamos de no superarnos y no nos damos cuenta que las verdaderas limitaciones están en nuestros pensamientos porque somos nosotros mismos quienes les damos ese poder sobre nosotros.

EXITOS PARA TODOS




jueves, 5 de agosto de 2010

El Fútbol es como la vida

Ayer en la noche asistí a mi primer partido de fútbol en el estadio de mi ciudad, se trataba de un encuentro entre Santa Fe y Millonarios. Hubo poca asistencia pero no por eso podía dejar de apreciar ese curioso y llamativo ambiente.

A lo largo del encuentro, además de los jugadores, me fijé en el público, sus actitudes, lo que decían, como se comportaban, etc. y caí en cuenta que el fútbol es como la vida.

La mayoría se dedica a mirar desde la tribuna mientras que otros se lanzan a la cancha a arriesgarse y ser protagonistas. En el césped hay jerarquías y es así como el director técnico le dice a sus jugadores la manera de conducirse, que esperar del contrincante y como reaccionar ante sus ataques.

No puede jugar por ellos, pero sí formarlos y entrenarlos con la esperanza de que sepan reaccionar lo mejor posible ante las jugadas de los contrarios para salir adelante. Eso es lo que hacen los padres de familia.

Los árbitros están atentos a sancionar las faltas cometidas, a llamar la atención por las jugadas mal intencionadas y si es del caso, expulsar al que no es capaz de cumplir las reglas. Representan las autoridades de nuestra sociedad, los jueces, políticos y personas con cierto poder que también pueden terminar vendiéndose al mejor postor y alejarse de sus objetivos.

Varios hinchas resultan, de un momento a otro, más sabios que el director técnico y vociferan a gritos desde las graderías, acompañadas de una que otra palabra de grueso calibre, las tácticas para que su equipo gane el partido. Aquí vemos a los que hablan demasiado pero a la hora de la verdad no hacen nada que valga la pena.

Hay otros que se visten y pintan sus rostros con los colores del equipo de sus amores, que viven intensamente minuto a minuto esa pequeña batalla que ven en el prado y que son fieles en los buenos y en los malos momentos, aquellos que no se amilanan cuando tienen un gol en contra y siguen gritando a todo pulmón para animar a sus héroes a remontar el marcador.

Esa es la gente buena que nos apoya en todo momento y hace que no nos sintamos solos, viven en carne propia nuestro sufrimiento y dan la mano sin contraprestaciones. Son aquellos que mueren de alegría con cada pequeña victoria de parte nuestra y la hacen suya. Esa gente es la que vale la pena.

Ví que la barra de Millonarios estaba dividida en tres, bien separadas unas de otras por contradicciones entre sus líderes, con policías a los extremos para evitar enfrentamientos. Cada una de ellas gritaba animando a su equipo, pero el desorden era tal que no se entendía nada, y bajo esas circunstancias dudo mucho que los jugadores se sintieran bien acompañados.

Aquí tenemos las consecuencias del orgullo, la falta de perdón y la imposición de un capricho ante un bien común que termina dividiendo a los hermanos…

La barra del Santa Fé, que numéricamente eran menor que las de Millonarios, estaban unidos a una sola voz, saltaban, tenían sombrillas que hacían girar y adornaron con banderas la parte del estadio en la que se encontraban.

Sin lugar a dudas, fueron ellos los protagonistas por su fidelidad y constancia, definitivamente se hicieron sentir.

Finalmente, sin lugar a dudas, identifiqué a un personaje muy particular que reinó tanto en la cancha, como en la gradería, en la barra del Santa Fe, en la de Millonarios, a lo largo y ancho de esos 90 minutos. Es alguien que también es columna es nuestra sociedad y protagonista de nuestra vida.

Se le recordó a cada segundo de una manera muy animosa, se trata de la cándida y tierna progenitora de cada uno de los asistentes al evento deportivo… :)

¿No es curioso como se refleja la vida en un partido de fútbol?