miércoles, 28 de abril de 2010

Un poco de voluntad

¿Se han dado cuenta que para superar un problema solo se necesita querer hacerlo?
A veces la solución esta al alcance de la mano pero ¿sabemos exactamente qué es la voluntad?

Se entiende que es la facultad de decidir y ordenar la conducta; es un acto que admite una cosa o la rehúye; es el ejercicio que hacemos de nuestro libre albedrío. Es la intención, ánimo, resolución o deseo hacer algo, la disposición o la elección hecha por propio gusto.

Así las cosas, es difícil entender como hay tanta gente que se acostumbra a vivir en una situación sin aportar nada para arreglarla. Pareciera que esa extraña cotidianidad les hubiera robado algo, cegado los ojos, pero más que eso el corazón.

Yo veo al ser humano como algo sagrado pero que poco a poco se va degenerando por no saber dar el verdadero valor a las cosas y es por eso que muchos terminamos siendo parte del problema y no de la solución.

Para ejercer la voluntad correctamente, considero, se necesitan conocimientos propios de nuestra valía. Semejante responsabilidad nos exige formarnos correctamente en conciencia y en valores, pero más que eso, VIVIRLOS.

Si reconociéramos nuestra dignidad, nuestra condición de seres únicos, haríamos mucho más de lo que hace la mayoría. Ir contra corriente no es fácil y hacer lo correcto se mira como querer derrumbar una montaña pegándole con solo un martillo.

El punto que quiero tocar es que a veces basta con solo dar el primer paso de un largo para que otros se unan a la marcha y juntos logremos cambiar la historia.

Personas como Martin Luther King, Irene Sendler, Mahatma Gandhi, y otros tantos, se atrevieron a pensar diferente y abrir nuestros aletargados ojos para promover un cambio, incluso después de algunas generaciones.

Ellos son solo unos pocos ejemplos, pero es necesario reconocer que gente como ellos hay muchos en el anonimato y que trabajan con tesón. Recordemos que la gota de agua poco a poco logra romper el pedernal, así será lo que alcancemos si nuestra voluntad se ejerce con convicción.

Les dejo un video muy hermoso que me deja muchas enseñanzas, les comparto algunas de ellas:

· No puedo subestimar a nadie porque ese alguien puede darme un ejemplo enorme y mostrar mi falta de visión.

· Aunque creamos que nadie nos mira, seremos ejemplos para otros que de una u otra manera seguirán nuestros mismos caminos y podrían enriquecer a otros.

· El correcto ejercicio de la voluntad implica un inevitable esfuerzo que tal vez demore en mostrar sus frutos.

· Nosotros le damos poder a los obstáculos, la otra cara de la moneda es que podemos superarlos ¿De qué lado estas?

· A veces el más pequeño es el que más nos puede enseñar si se lo permitimos.

“Toda voluntad que se obstina continuamente en alcanzar lo inalcanzable y en hacer posible lo imposible, logra en el arte y en la vida un irresistible poder” S. Zweig


miércoles, 21 de abril de 2010

Oprah Winfrey y Tommy Hilfiger

El poder de los medios de comunicación es impresionante porque pueden definir muchas cosas en tiempo récord. Por ejemplo, convertir en santo al más pervertido o satanizar al más inocente.

Es increíble lo que hacen algunos, con un chisme acaban con el buen nombre de toda una vida en un minuto, y si incurren en un error les aseguro que la rectificación no tendrá la misma publicidad porque simplemente no vende y se considera “vergonzoso” aceptar el error.

Muchos podrán afirmar que solo los rofesionales sabrán dar un buen uso de la prensa, radio, televisión y de Internet, pero ante todo son las personas de calidad, las que tienen buenas bases, una excelente formación de conciencia y de valores las que nos garantizan un correcto ejercicio en estos medios.

Desde hace años he visto un e mail que asegura con saña que el Diseñador Tommy Hilfiger declaró en el show de Oprah que es racista. El texto es el siguiente:

“El domingo 25 de Enero, Se publico una información sobre Tommy Hilfiger. A pesar de la globalización y de la rapidez en las comunicaciones, seguimos estando atrasados, si no, lean la siguiente anécdota:
Oprah Winfrey en uno de sus programas más recientes, entrevisto a Tommy Hilfiger, el diseñador de la ropa que lleva su nombre. En el show, Oprah le pregunta si de verdad él había hecho el siguiente comentario:

'Si yo hubiera sabido que los negros americanos, los judíos, los latinos, Españoles, Venezolanos, cubanos, los Argentinos, Chilenos, mexicanos, Bolivianos, Peruanos y los asiáticos comprarían mi ropa, no la hubiese diseñado tan buena. Desearía que ese tipo gente no comprara mi ropa, pues esta hecha para gente caucásica, de clase alta... y desearía dársela mejor a los cerdos…'

Ante la pregunta de Winfrey de si el había hecho tan cruda afirmación, Hilfiger respondió con un simple y escueto SI. También admitió su odio por los judíos y su admiración por Hitler. Inmediatamente después, Oprah le exigió que abandonara su show.

Nuestra sugerencia:
Vamos a darle lo que el ha pedido. No compremos su ropa, de tal manera que siga lucrándose de nosotros y que su fábrica se vaya a pique y que no le permita a él mismo pagar los ridículos precios que le pone a sus trapos.

Simplemente no compremos sus creaciones, demostrémosle a este individuo de lo que somos capaces los latinos, los judíos, los africanos, españoles y todo ser humano con dos dedos de frente.”

No entiendo como hay tanta gente que “tragan entero” y que “inocentemente” creen lo que les dice un absurdo e mail de cadena, y lo peor de todo es que lo reenvían. Es claro que el mensaje es de un resentido pero es el colmo que sigamos el juego sin ni siquiera indagar un poco.

Les dejo un vídeo en el cual la misma Oprah Winfrey, junto con Tommy Hilfiger, aclaran la situación. Los invito a analizar más las cosas y no creer en rumores, pues lo que esta en riesgo es la dignidad de una persona que después de ser afectada ya no podrá ser la misma.



miércoles, 14 de abril de 2010

La Historia de Iqbal Masih

La semana pasada una amiga de España, Silvia, me envió un e mail que me llamó la atención porque relataba la historia de un niño que llegó a convertirse en el dolor de cabeza de quienes esclavizan a los menores de edad en Pakistán. Les presento parte de su historia que pude encentrar en la red.

Iqbal Masih nació en 1982, a la edad de cuatro años fue entregado por su propio padre a un fabricante de alfombras como “prenda” de un préstamo de 600 rupias (equivalente a unos 12 dólares) que éste necesitaba para cancelar los gastos de la boda de su hijo mayor. El pequeño Iqbal fue obligado a realizar jornadas laborales de más de doce horas, durante las cuales fue encadenado al telar, golpeado en varias ocasiones y con tan solo una comida al día.

Con el tiempo, los intereses de la deuda de su padre se fueron incrementando, por lo que en la práctica Iqbal permaneció varios años en la esclavitud. Las durísimas condiciones que debió soportar afectaron su crecimiento y a los 12 años de edad tenía la estatura de un niño de 6.

En 1.992, cuando tenía diez años, consiguió escapar de la fábrica y asistió a un mitin sobre derechos humanos organizado por Bhatta Mazdoor Mahaz (Frente de los trabajadores de ladrillos), y su vida cambió radicalmente.

Consiguió la libertad a través de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado y se convirtió en un activo luchador contra el trabajo cautivo.

En Pakistán es común entregar un hijo a cambio de dinero y refinanciar la deuda o pedir un nuevo préstamo, de esta manera se logra tener bajo el dominio del prestamista (por lo general alguien relacionado con alguna empresa de alfombras, tejidos, ladrillos, etc.) un esclavo por mayor cantidad de tiempo y obtiene mano de obra barata por un considerable tiempo. Los niños sometidos a estas condiciones son maltratados en todos los sentidos y por consiguiente su salud se ve considerablemente mermada.

Una vez en libertad, Iqbal se convirtió en un pequeño caudillo que denunció públicamente los abusos de las fábricas contra los niños y los derechos humanos. En cumplimiento de su misión, viajó a varios países para denunciar la situación de explotación de millones de niños trabajadores y fue objeto de varios homenajes. En alguna ocasión había manifestado que quería ser abogado para defender los derechos de los menos favorecidos.

Fue amenazado varias veces de muerte y rehusó la escolta policial o trasladarse a un lugar más seguro, prefirió quedarse con los suyos.

En 1.994 Iqbal ganó el "Premio Reebok a la juventud en acción", otorgado por la multinacional Reebok (empresa que, paradójicamente, fue en esos mismos años acusada también de emplear mano de obra infantil).

EI 16 de abril de 1995, mientras montaba en bicicleta, Iqbal fue asesinado. El crimen se atribuyó a una mafia del sector ladrillero. En el 2000, a título póstumo, se le concedió el "Premio de los Niños del Mundo".

La fecha de su deceso es considerada el Día Internacional contra la esclavitud infantil.

Definitivamente la historia la escriben los que se atreven a vivir venciendo el miedo…



miércoles, 7 de abril de 2010

El muro poderoso del miedo

Nuestra vida y emociones se basan en la percepción que tengamos de la realidad particular de cada uno. A veces algo del pasado, del presente o lo que esperamos que acontezca en el futuro puede provocar un sentimiento de amenaza que de una u otra manera nos lleva a reaccionar con miedo e instinto de supervivencia.

El miedo al que me quiero referir hoy es el que la sociedad nos instruye. Puede ser aprendido como también se puede enseñar a vencerlo; sin embargo muchos son creados y alimentados por nosotros mismos.

Miedo al ridículo, a hablar en público, a lo inesperado, a las enfermedades, a los animales inofensivos (ratones, insectos, etc.), son impuesto por la cultura y estos varían de acuerdo a la época que se vive. Se nos enseña el temor pero no como acabar con él.

La sociedad crea y mantiene esquemas de miedo. Por ejemplo, la época del racismo que se vivió en el siglo XX en donde se oprimió a los negros a vivir apartados de los blancos, en donde tenían que asistir a escuelas para gente de color, incluso hasta existían baños para unos y otros, son una pequeña muestra de su poder.

El miedo a ser diferente es en sí mismo uno que alimenta la baja autoestima, y en vez de trabajar por subirla, lo que se hace es herir lo más preciado que tenemos, el amor propio y la dignidad de seres humanos.

Superarlo es ante todo de un trabajo personal, algo muy íntimo que necesariamente nos enfrenta a nosotros mismos. Visto de otra manera, el miedo tiene posada en mí, y solo yo puedo sacarlo, puedo recibir ayuda de familiares y amigos, los mejores y más sabios consejos del mundo, pero en definitiva quien tiene la última palabra soy yo.

El miedo es la mejor de las prisiones porque no se ve, no se oye, no tiene olor y es muy efectivo. Es un arma contundente de dominación social.

Miremos que quienes han escrito la historia han sido todos aquellos que se atreven a romper esquemas, a pensar diferente y creer que las cosas pueden cambiar. Gentes que de una manera o de otra han sido tratadas, de manera burlesca, de ingenuos o ilusos.

¿A quien se le hubiera ocurrido hacer una revolución contra todo un imperio con tan solo hacer silencio?.. a Gandhi.

¿A quien se le hubiera ocurrido, en medio de un país de cultura y credo centenario, ayudar a los necesitados simplemente porque los considera sus hermanos?.. a la Madre Teresa de Calcuta, ejemplos hay miles.

Pedimos ser valientes, acabar de una vez por todas con nuestra cobardía, es como si esperáramos una fórmula mágica que nos quite el miedo en tan solo un instante, pero pocas veces nos damos cuenta que en realidad la misma vida nos da la oportunidad de ser valientes.

Las cosas no se consiguen hechas, hay que trabajar por alcanzarlas.

El pasado fin de semana le dije a una amiga de España que el miedo puede ser un muro poderoso que nos separa de las cosas que más queremos y que están a nuestro alcance. Ese muro solo lo levantas tu misma y solo tú puedes derribarlo.

Si supiéramos de verdad cual es el poder que cada uno de nosotros encierra, nos daríamos cuenta el potencial que tenemos y que todo queda detenido mientas vencemos nuestros miedos.