jueves, 2 de diciembre de 2010

La Historia de Gianna Jenssen

Entre los significados de la palabra Aborto, la RAE nos trae los siguientes:
  • Desarrollarse parcialmente sin que llegue a ser funcional.
  • Dicho de una enfermedad: Acabar, desaparecer cuando empieza o antes del término natural o común.
  • Producir o echar de sí algo sumamente imperfecto, extraordinario, monstruoso o abominable.

Esas son palabras duras pero considero el aborto es una acción de odio y envidia pura. Hay gente que se excusa en sus miedos, que no están preparados parea ser padres, que el mundo es malo y no vale la pena traer a alguien a sufrir, pero eso no fue impedimento en el momento en que decidieron tener relaciones sexuales.

Esta clase de personas no me caben en la cabeza, no entiendo como se les ocurre hacer responsable de las consecuencias de sus actos a un bebe en el que descargan lo peor de ellos cuando en realidad esa criatura es lo mejor que pueden tener en una vida (tal vez no lo quieran en la de ellos pero hay gente que esta dispuesta a adoptar y ser mucho mejores padres que sus biológicos).

Hoy les comparto la historia de Gianna Jenssen, en el momento de su concepción sus padres tenían 17 años de edad y su madre acudió a una “clínica” en donde practicaban abortos.

Para el momento en que la examinaron, tenía un poco más de siete meses de gestación y se le inyectó solución salina para que 24 horas después diera a luz a una criatura muerta, con piel y vías respiratorias quemadas… ¡Pero en este caso es impresionante ver cómo la vida se impone al mezquino capricho humano!

Lo que ocurrió ninguno de ustedes lo podrán creer. Les presento este rico y cuestionador testimonio de esa criatura que nació un 6 de abril de 1977, sobreviviente no solo de la solución salina sino de un acto tremendamente violento en contra de su vida, un acto que no contó con el apasionamiento de esas mujeres que se hacen llamar feministas y declaran voz en cuello “los derechos reproductivos” que no son otros que aquellos de asesinar sin consideración.

No entiendo como las personas que realizan esas prácticas pueden vivir con una “conciencia limpia” y le quitan el don de una vida a aquellos que no han tenido la oportunidad de realizarla a plenitud.

¿No se les habrá ocurrido que ellos pudieron ser abortados? ¿no serán ellos seres humanos a medias? ¿no serán ellos los imperfectos, monstruosos y abominables?

No tengo mucho que agregar pero les pido el favor que presten atención a cada una de las palabras del siguiente vídeo.



2 comentarios:

  1. Una historia conmovedora Vero, relámete sobrevir a un aborto!
    Saludos exelente entrada

    ResponderEliminar
  2. Así es Marisa, en verdad no tenía nada que agregar a la historia de Gianna. Cada palabra es una lección para quien la escuche... ¡impactante!

    Gracias por tu visita

    ResponderEliminar