jueves, 14 de octubre de 2010

Celebrando la vida, celebrando a los mineros.

El pasado 5 de agosto de 2010, en Copiapó (Chile) se produjo un derrumbe en la Mina de San José dejando atrapados a 33 mineros. 17 días después de esta tragedia y por esas “casualidades” de la vida, una de tantas sondas enviadas para buscar señales de vida regresó a la superficie con un papel amarrado en el que se decía que todos estaban bien.

Así las cosas, se inició la operación de rescate San Jorge. Varias empresas privadas y países ofrecieron su apoyo y ayuda efectiva para lograr una tarea titánica, rescatar a 33 hombres sepultados a 700 metros de profundidad. Las primeras estimaciones calculaban que para diciembre se podría llegar al lugar donde se encontraban.

Finalmente, contra los pronósticos que se habían calculado, el 12 de octubre del mismo año en horas de la noche se inicia la extracción del primero de los mineros y se concluye con la de su líder natural en la noche del 13 del mismo mes.

Sin lugar a dudas el Gobierno de Chile, en cabeza de su presidente Sebastián Piñera y el Ministro de Minas Laurence Golborne, hicieron una operación impecable y bien organizada. No hubo aspecto que descuidaran, el campamento de los familiares, la organización de los medios de comunicación, la fibra óptica que permitió el contacto de los mineros con la superficie (recordemos que uno de ellos pudo ver el nacimiento de su hijo), su alimentación, la construcción de tres cápsulas, socorristas enviados a la mina, los lentes especiales para que la luz natural no lastimara sus ojos, atención médica, etc., mostraron lo mejor que tiene el ser humano.

Este calvario que duró 70 días sacó a relucir la solidaridad, la diligencia, la prudencia, el deber de salvar la vida de otras personas a pesar de las circunstancias “imposibles”, el no poner de excusa los gastos que esto generaría, la unión no solo del pueblo Chileno sino de varias naciones del mundo, la alegría del planeta, que como yo, pudimos ver en vivo y en directo por TV o Internet el nuevo nacimiento de cada uno de estos 33 hijos, hermanos, padres, esposos…

Quiero compartir un artículo en una página Chilena que me ha llamado la atención y quiero hoy publicar:

Los 10 momentos más memorables del rescate de los 33 mineros

SANTIAGO.- Aunque el rescate de los 33 mineros de la mina San José se regía por un estricto protocolo de principio a fin, durante las cerca de 23 horas que duró la histórica operación se produjeron llamativas situaciones, con diferentes matices, que vale la pena recordar.

Entre la tensión del primer ascenso y el ambiente cada vez más distendido a medida que avanzaba con éxito el rescate, la señal oficial captó numerosos momentos emotivos, tensos y, por supuesto, las infaltables tallas y chascarros.

Aquí recopilamos los diez mejores instantes del rescate.

Revise los 10 hitos de la histórica jornada:

Los momentos históricos: Si bien todo el rescate de los 33 mineros conmovió a Chile y al mundo, hubo dos momentos que acapararon la mayor atención y serán especialmente recordados: El primer y el último ascenso. Estas complejas tareas fueron protagonizadas por Florencio Ávalos y Luis Urzúa, escogidos por su habilidad y don de mando, respectivamente. Ávalos destacó por su valentía y temple, al ser el primer minero en probar la cápsula, mientras que Urzúa no sucumbió a la ansiedad y desató uno de los momentos más emotivos de la jornada al llegar a la superficie.

El momento más divertido: El mejor remedio para aliviar la tensión del rescate fue una cápsula de Mario Sepúlveda. El carismático minero-presentador se lució en horario prime, sacando carcajadas desde antes de salir a la superficie, cuando gritaba desde el ducto "¡Sáquenme de aquí!". Al llegar, se lució con una batería de bromas. "Se pasaron mijitos" (a los rescatistas) y "Puta, jefazo" (a Golborne) fueron algunas de sus celebradas frases. Finalmente, corrió hasta el público y dirigió un eufórico "Ceacheí", antes de que los médicos lograran ponerlo en una camilla.

El momento más tenso: Invitar a su esposa y a su nueva pareja para que lo fueran a esperar juntas no fue la mejor idea si Yonny Barrios pretendía pasar desapercibido. Pero por no querer perder pan ni pedazo, finalmente todo el país -y el mundo- se enteró de sus "líos de falda". La molestia de su esposa, quien anunció que no iría a recibirlo porque iba la otra mujer, hizo que todos estuvieran atentos a cómo se comportaría con su nueva compañera. Si bien ésta se agarró de su cuello y lloró efusivamente, Barrios se notó un tanto incómodo y evitó dar mayores muestras de cariño ante las cámaras. Ni siquiera la besó en la boca.

El momento de la hermandad: Aunque el Presidente Evo Morales no pudo estar presente en el rescate, de todas formas el boliviano Carlos Mamani se sintió "como en casa" tras salir de las profundidades de la mina. Tanto su familia como las autoridades chilenas, lideradas por Sebastián Piñera, se encargaron de recibirlo portando banderitas del país altiplánico. Para coronar el histórico momento de hermandad, tras salir, el minero imitó el gesto del "Matador" al arrodillarse y elevar su dedo índice al cielo en señal de triunfo.

Los momentos "de pasión": El fútbol desplazó por momentos a las esposas en el corazón de los mineros durante el rescate. Apenas salió a la superficie, el ex futbolista Franklin Lobos mostró sus habilidades con un balón. Pero no fue el único que expresó su amor por la "pasión de multitudes". Jimmy Sánchez, Omar Reygadas y Claudio Acuña fueron algunos de los que manifestaron a viva voz su fervor por la "U" y Colo Colo. Cuento aparte fue el que protagonizaron los rescatistas de "El Teniente" al final del operativo, quienes sorprendieron con un fuerte grito alentando al equipo de su zona: O'Higgins.

El momento más espiritual: Lejos de las histriónicas "performances" de algunos de sus compañeros, Mario Gómez (63), el más veterano de los mineros, protagonizó uno de los momentos más espirituales de la jornada. Pese a su delicado estado de salud y tras abrazar a su mujer Lilian -a quien envió la romántica primera carta desde el fondo de la mina-, el trabajador se arrodilló y comenzó a orar, logrando varios segundos de silencio en medio de la euforia del rescate. Luego le pusieron una mascarilla de oxígeno.

El llanto más potente: El llanto fue la muestra más evidente de la emoción que provocó volver a ver a los mineros después de estar 69 días bajo tierra. Y si bien las lágrimas del hijo de Florencio Ávalos, el primer rescatado, lograron conmover, el llanto de la hija de 2 años de Claudio Acuña rompió los récords en decibeles. Bastó que su padre descendiera de la cápsula para que empezara a llorar y pedirle a su madre, a gritos, que se fueran de ahí. Ni el fuerte abrazo de su papá calmó a la pequeña, que sólo clamaba: "¡Vamos, vamos!" .

Las mejores tallas: Era que no. El autor de las mejores tallas fue Mario Sepúlveda, quien deleitó a rescatistas y autoridades. Una de las más celebradas fue cuando pidió "una silla de ruedas" para su risueña señora, Elvira, anticipando su reencuentro. Pero Yonny Barrios, el "enfermero", no se quedó atrás. Antes de ascender en la cápsula se le oyó decir: "Aer, quien el dostor?".

Los mejores chascarros: Como ya es tradición, no podía faltar un chascarro de Piñera para amenizar la jornada. Y ocurrió nada menos que tras el ascenso del primer minero, Florencio Ávalos, cuando expresó su alegría por el rescate de "Florencio Ceballos". El imparable Mario Sepúlveda también aportó en esta categoría, cuando saludó al propio Piñera, llamándolo "Presidenta". Ante el error, el Mandatario le dijo: "¿Cómo que Presidenta?", a lo que Mario respondió: "Perdón Presidente, es que no lo conocí".

Los mejores souvenir: La última de Mario Sepúlveda.

Luego de salir de la cápsula y preguntarle a los rescatistas cómo se encontraban, comenzó a sacar de un bolso tipo morral unas piedras que trajo desde el fondo de la mina, las que empezó a repartir entre rescatistas y autoridades a modo de recuerdo. Ariel Ticona, el penúltimo minero en ser rescatado, también traía un souvenir. A modo de trofeo, el encargado de comunicaciones en el fondo del yacimiento exhibió el teléfono que los mineros usaron durante todo este tiempo para comunicarse con la superficie.

* Bonus track: Los más aperrados: Aparte de los 33 mineros, que resistieron 69 días atrapados, y de los 5 rescatistas que descendieron hasta el fondo del yacimiento, merecen una mención especial el ministro de Minería, Laurence Golborne, y el jefe del rescate, André Sougarret, quienes mientras duró el operativo permanecieron "al pie de la cápsula" y no durmieron para recibir a cada uno de los 33 mineros y hasta al último de los rescatistas.


5 comentarios:

  1. Pueden consultar el artículo original en:
    http://www.emol.com/noticias/nacional/detalle/detallenoticias.asp?idnoticia=441272

    ResponderEliminar
  2. Hermosa, entrada, muy lindo homenaje el tuyo.
    Una verdadera epopeya, de los minero que nunca hemos de olvidar.!!!
    Un abrazo Vero

    ResponderEliminar
  3. Fue uno de los momentos más emocionantes de mi vida, por personas que ni conozco. LLoré 33 veces sin poder contenerme. La emoción era demasiado fuerte.... y la alegría
    Chile ha dado un ejemplo al mundo entero y tiene todo mi respeto !
    Como dijo Marisa, muy lindo homenaje el tuyo, Vero!
    Un beso muy fuerte !

    ResponderEliminar
  4. Hola Marisa. Gracias por tus palabras. La historia de los 33 mineros en una gran enseñanza de lo que se puede lograr cuando alguien se empeña en defender la vida a toda costa.

    Definitivamente el Presidente de Chile y su Ministro de Minas son grandes protagonista. El artículo que encontré me gustó porque muestra el lado amable de esta gran hazaña (que aún no me cabe en la cabeza) desde un lado amable, sensible e increíble...

    Un gran abrazo para ti

    ResponderEliminar
  5. Hola Mabel, concuerdo contigo la transmisión y el cubrimiento de la operación de rescate fue impecable y a cualquiera nos ponía la piel de gallina.

    Fue llena de emociones, de todo lo bueno que como seres humanos podemos alcanzar. Por algunos días Chile fue protaginista del mundo.

    Literalmente la noble tierra de Chile parió a 33 hijos.

    EN cuento a los mineros de Tasco (Boyacá) no se tiene noticias. Legaron al lugar donde creia que estaban pero no los hallaron, al parecer estan más profundo.

    Otro gran abrazo para ti también Mabel.

    ResponderEliminar