miércoles, 29 de septiembre de 2010

Hacer la diferencia

¿Será acaso la medida de nuestras metas el reflejo de nuestra grandeza?

La tendencia en el mundo de hoy nos muestra que alguien considerado exitoso es aquel que tiene grandes logros, de esos que son vistosos, que despiertan la envidia de los demás y si esto va acompañado de dinero ¡mucho mejor!.. pero esto no refleja a una persona íntegra, una que se ha cultivado por dentro.

Para ser grande hay que tener metas grandes, de lo contrario seremos mezquinos, pero ¿qué es una meta grande?

Considero que es aquella que nos abre horizontes, que nos enriquecen espiritualmente. Tal vez los resultados no serán numerosos u objeto para ostentar cada uno de ellos, pero si harán una diferencia. Quizás en apariencia sea pequeña o tachada de insignificante por la cantidad pero los frutos pueden ser impresionantes.

Hay metas que parecen pequeñas pero que solo un verdadero visionario puede distinguir y darle esa trascendencia que nadie más ha observado.

Muchas veces medimos nuestros resultados por la cantidad pero NO por la CALIDAD. Les dejo una pequeña historia para reflexionar:

“La estrella de mar”

Cierto día, caminando por la playa reparé en un hombre que se agachaba a cada momento, recogía algo de la arena y lo lanzaba al mar.

Al acercarme, me dí cuenta de que tomaba de la arena estrellas de mar y una a una las arrojaba de nuevo al océano.

Intrigado, lo interrogué sobre lo que estaba haciendo, a lo cual me respondió:

-Estoy lanzando estas estrellas marinas al océano. Como ves, la marea es baja y estas estrellas han quedado en la orilla si no las arrojo al mar morirán aquí en la arena.

- Entiendo, le dije, pero hay miles de estrellas de mar sobre la playa. No puedes lanzarlas a todas, ¡son demasiadas! Además esto sucede en cientos de playas, lo que usted hace no tiene sentido.

El hombre se inclinó y tomó una estrella marina y mientras la lanzaba de vuelta al mar me respondió:

- ¡Para ésta si lo tuvo!

EXITOS PARA TODOS

4 comentarios:

  1. LA GRANDEZA NO LA VEO NI COMO UNA MEDIDA NI COMO UNA META. ES QUE NI SIQUIERA LO CONSIDERO...
    EN LAS COSAS PEQUEÑAS, ENCONTRAREMOS LAS GRANDES COSAS, PERO SIN BUSCARLAS... SÓLO HACIENDO.
    RECUERDO UN REFRAN QUE DICE:

    La mayoría de la gente tendría éxito en las pequeñas cosas si no estuviera tan preocupada por grandes ambiciones.

    H. Wadsworth

    UN BESO AMIGA !!!!!

    ResponderEliminar
  2. concuerdo perfectamente, con toda tolerancia hacia ti, soy vegano, (somos quienes no comemos, consuminos ni utilizamos nada de origen animal; y además tenemos una reverencia a la vida), y quizás muchos pueden ver con negativismo, que lo que hacemos es insignificante, pues somos menos del 2% a nivel mundial, pero para la hormiga o araña que ahora me abstengo de matar, o para la vaca que no murió por mí, ser exitoso no es ser famoso, ni reconocido, ni vender libros ni aparecer en talk shows, es sentir plenitud en la vida, paz interior, tener una conciencia limpia, dar todo o lo mejor que tenemos por nuestros ideales. hermosa reflexion... un pequeño paso puede hacer una gran diferencia. saludos amiga

    ResponderEliminar
  3. Hola Mabel:
    Interpreto lo que compartes de esta manera, lo que hace grande una meta es la calidad de personas de quien proviene.

    Gracias por tu constante participación. Un abrazo...

    ResponderEliminar
  4. Hola José (Ex Ángel de amor):

    Considero que esa paz interior, esa plenitud de vida, conciencia limpia, etc., de la que hablas son simplemente los "síntomas" de alguien grande. Seguramente lo que comentas lo reflejas en tu trato con los demás, con tus aportes a la sociedad, en todos los papeles de tu vida... y eso es hacer diferencia.

    Tal vez creas que nadie te mira pero ten por seguro que para alguien eres un ejemplo que vale la pena seguir.

    Saludos Amigo

    ResponderEliminar