miércoles, 21 de julio de 2010

Honorarios Profesionales

Hoy en la tarde recibí una llamada en mi oficina de alguien que afirmaba conocerme, la verdad no lo reconocí pero finalmente se comunicó para que le ayudara con mis servicios en unos asuntos legales.

Al comienzo quería una consulta telefónica, y eso para mí quiere decir gratis. Le dije que por teléfono no le resolvería nada y que si quería tendría que programar una cita. Una vez concertada, (él no había hecho ningún otro comentario) le dije el valor de mis honorarios y su tono de voz subió con sorpresa.

Así las cosas, el “repentino” afán que tenia desapareció hasta quien sabe cuando.

Esta situación solo me muestra que hay gente que simplemente abusa o se quiere pasar de listos con otros. De alguna manera se han acostumbrados a la mediocridad y a la falta de respeto al trabajo pero sobre todo a la persona.

Si las cosas fueran tan sencillas ¿por qué no las arregla él mismo? Es necesario reconocer que no sabemos muchas cosas pero que quien puede ayudarnos tiene cierta experiencia y conocimiento que merece su justa recompensa. Quiero ser clara en esto, no se trata de dinero sino de justicia.

Esto me hizo acordar de un e mail que me enviaron hace algunos años y que hoy quiero compartir con ustedes:

“Algunas veces es un error juzgar el valor de una actividad simplemente por el tiempo que toma realizarla.“

Un buen ejemplo es el caso del ingeniero que fue llamado a arreglar una computadora muy grande y extremadamente compleja... una computadora que valía 12 millones de dólares. Sentado frente a la pantalla, oprimió unas cuantas teclas, asintió con la cabeza, murmuró algo para sí mismo y apagó el aparato.

Procedió a sacar un pequeño destornillador de su bolsillo y dio vuelta y media a un minúsculo tornillo. Entonces encendió de nuevo la computadora y comprobó que estaba trabajando perfectamente.

El presidente de la compañía se mostró encantado y se ofreció a pagar la cuenta en el acto. ¿Cuánto le debo? -preguntó.

- Son mil dólares, si me hace el favor.

- ¿Mil dólares? ¿Mil dólares por unos momentos de trabajo? ¿Mil dólares por apretar un simple tornillito? ¡Ya sé que mi computadora cuesta 12 millones de dólares, pero mil dólares es una cantidad disparatada! Le pagaré sólo si me manda una factura perfectamente detallada que la justifique.

El ingeniero asintió con la cabeza y se fue. A la mañana siguiente, el presidente recibió la factura, la leyó con cuidado, sacudió la cabeza y procedió a pagarla en el acto, sin chistar. La factura decía:

Servicios prestados:

Apretar un tornillo.......................... 1 dólar

Saber qué tornillo apretar.............. 999 dólares.

RECUERDA: "SE GANA POR LO QUE SE SABE, NO POR LO QUE SE HACE"

8 comentarios:

  1. La gran pregunta es: ¿porqué cuando alguien se hace rico trabajando poco tiempo, sin esfuerzo físico, pero con esfuerzo intelectual, se le mira mal y se piensa que lo ha robado o se ha aprovechado de alguien?

    Conozco a gente que es capaz de ganar $ 15.000 en la bolsa en 2 horas, y están muy mal vistos por, supuestamente, no realizar un esfuerzo para ganarlos.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Vero, es muy común ese tipo de comportamiento, en los países llamados "latinos".
    Son todos "amigos" "conocidos" o "amigo de un amigo", y en sus simples cabecitas piensan que los amigos no pueden cobrar honorarios (los amigos no comen, no se visten, no pagan el colegio de los hijos, no pagan médicos y viven como el clavel del aire) Es una actitud totalmente irrespetuosa y avasallante que yo nunca he tolerado bajo ningún concepto. Y me alegra que lo hayas puesto en tu blog a ver si los que ofenden de esa manera cambian el "chip" y reaccionan de una vez.
    Te felicito, tienes como siempre la mente clara. Estás en lo absolutamente correcto.
    Un beso amiga !

    ResponderEliminar
  3. Hola Bushi:
    Tienes razón y en lo personal pienso que puede ser envidia porque muchos consideran como trabajo una fuere actividad física (correr, alzar cosas, matarte un 110%, etc). EL caso de los corredores de bolsa lo considero muy delicado porque las presiones y tensiones a la que ellos se someten para el logro de las negociaciones es muy desgastante y pueden tener serias repercusiones en su cuerpo.

    Gracias por tu visita, y de paso me adelanto y te deseo un muy feliz cumpleaños.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Querida Mabel:
    Quiero agradacerte tu constancia y cada una de tus acertadas participaciones en el blog.
    Espero que de una vez por todas cambiemos actitud y respetemos el tiempo y el trabajo de otra persona.
    Considero que un verdadero amigo se percata de esto y hasta en esto respeta a la otra persona. Cosa distinta es cuando yo no quiera cobrar o quiera hacer una atención especial, es una decisión, no una obligación.

    Sabes que mis mejores deseos están contigo y te deseo el mejor de los éxitos.

    Un abrazo pa´ ti.

    ResponderEliminar
  5. muy buena entrada, no pude recordar aquélla filosofía que estaba de moda hace algunos años, el "Do it yourself" para atacar el capitalismo, etc... pero la verdad es que cada quien le dedica esfuerzo, tiempo y dedicación al oficio que ejerce, y lo menos que se puede hacer es pagar lo justo por los servicios que nos prestan.

    Concuerdo contigo en que se cobra por lo que se hace, ya que el conocimiento simplemente NO tiene precio. suerte!! cuidate!!! buena entrada!!

    ResponderEliminar
  6. quise decir que no pude evitar recordar... xD sorry

    ResponderEliminar
  7. Te corrijo, para la historia es "SE GANA POR LO QUE SE SABE, NO POR LO QUE SE HACE"

    Más que el valor monetario de los servicios que se prestan, lo más importante es respetar a la persona y saber que es su medio de subsistencia.

    Muchos se creen con tal privilegio que hasta desconocen la más elemental... la dignidad humana.

    Cuídate...

    ResponderEliminar
  8. oopss... si, ya me di cuenta que dije muchas cosas al revés en ese comentario, a lo que voy es a lo mismo, todos son dignos de recibir el pago por el trabajo que bien saben hacer... saludos!! cuidate!!

    ResponderEliminar