jueves, 10 de junio de 2010

La Historia de la Cuchara de Peltre

¿Alguna vez han visto a ricos pobres y a pobres ricos?

En estos días, hablando con alguien, comentamos que hay gente adinerada que pueden “vivir tranquilamente” pero no son felices. Una “prodiga” cuenta bancaria, “reconocimiento”, fama y salir en la sección de sociales no son suficientes para que alguien pueda sentirse realmente pleno como ser humano.

El dinero, y los bienes materiales, son un medio que muchos convierten en un fin, en el centro de sus vidas perdiendo el horizonte. Alguna vez escuché que de nada vale tener una fortuna sino se tiene con quien compartirla, simplemente no se puede abrazar una fría moneda y nunca nos hará sentir que somos importantes para alguien (diferente al Gerente del Banco, claro esta).

Lo que si cuenta es lo que podemos hacer nosotros con lo poco o mucho que tengamos, basta algo de voluntad para ser más valiosos como personas. Cada quien vale realmente por lo que hace, por su forma de pensar, por la manera en que dice las cosas, pero no olvidemos que lo material puede corromper nuestro sello auténtico y dejarnos paupérrimos en el momento mismo en que vendemos el alma sin saberlo. (De por sí ponerle un precio es ya ofensivo)

Ya lo dije, muchos tenemos la pésima costumbre de convertir los medios en fines y perdemos la visión de las cosas.

Quiero compartir la siguiente historia, sin duda alguna muchos de nosotros hemos sido a veces como el mendigo o la señora del relato. Vemos claramente que tenemos la impresionante capacidad de darle un valor desproporcionado a cosas que en realidad no valen la pena. Espero que reflexionemos sobre esto:

«Había un comedor -no lo puedo llamar público, porque necesitaban una tarjeta para ir a comer allí- que dirigía una persona muy santa, que ya ha muerto. Y aquella pobre persona quería ayudar a muchos y no llegaba. Y les daba una especie de cocido. Venían con tarjeta y se hacía una gran labor, porque mataban el hambre. Era gente que no tenía nada.

Pero siempre sobraba algo, y había otros que esperaban en una habitación para que les dieran las sobras; traía cada uno un cacharro -una lata, un plato desportillado, lo que podían- y sólo uno llevaba cuchara. Y sacaba de un chaquetón susísimo, de lo profundo de uno de los bolsillos, una cuchara de peltre toda abollada, la miraba -como diciendo: esto es mío, y los demás, que no tenéis cuchara, os fastidiáis- y comía sus garbancitos saboreándolos; miraba, al final, su cuchara, le daba dos lengüetazos y volvía a guardar el tesoro. Este, en su miseria, era rico, apegado como estaba a esa cuchara de peltre. Era un pobre de pedir limosna, pero ante los demás era rico.

Y conocí a una Grande de España -puedo hablar de ella porque ya ha muerto y está en el Cielo desde hace muchos años que tenía una generosidad inmensa: vivía entre muebles ricos y tapices; en ella gastaba menos que en la última persona de su servicio, y era manirrota. Todo lo daba para los que no tenían. Esta era pobre»

Y ahora te pregunto ¿en dónde tienes puesto el corazón?

5 comentarios:

  1. Hay de todo en este mundo. Las combinaciones son inmensas, pero ¿sabes Vero? todo eso está estructurado por los sentimientos: el pobre-rico, era una egoísta sin dinero pero portador de un frío corazón, mientras que la rica-pobre era una buena mujer con dinero. ¿qué fue lo que determinó la diferencia? los sentimientos ! carentes en uno y de sobra en la otra.
    Un abrazo amiga y muy buen ejemplo.

    ResponderEliminar
  2. Es muy bueno tu articulo....
    Es muy gracioso ver a ciertas clases sociales empinandose para ser mas alta y lograr esa ridiculas admiraciones a las que llegan los mas pudientes como casi disfrasarse para adornar una revista o pelearse un apartamento con cierto prestigio, por que queda en la zona tal por que alli vive tal fulanito...por hacer un viaje exotico a cambio de una endeudada bien grande ...todo esto por que los mas ricos ricos gozan mostrandose para crear esas competencias.....y no ver que en el mismo sitio que vivimos hay infinidad de cultura historica , geografica, artistica ...etc que nos puede brindar una riqueza diferente a la creada por esos aparecidos estratos sociales....para la muestra un boton...con lo que va a ser el resultado de las elecciones hoy en mi pais Colombia...que triztesa...que el ejemplo lo tengamos presiso ahora en nuestras manos...tan a la mano.....
    No se escribir muy bien pero les dejo la idea....un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola MABEL:
    Tienes toda la razón querida amiga, la verdadera riqueza que vale la pena es la del corazón y ese es un privilegio que pocos tienen. Espero algún día llegar a ser millonaria en ese sentido. No quiero poner mi corazón en cosas que no alimentan o confortan. Un abrazo para ti.

    Hola ANÓNIMO:
    Somos del mismo país. Ayer tuvimos elecciones y la verdad no estaba conforme con ninguno de los dos candidatos. Espero que el nuevo presidente electo sepa conducir a este país, pero sobre todo que nosotros como ciudadanos hagamos algo por cambiarlo, no podemos dejarlo todo en manos de él. El Dr. Santos no hace milagros si nosotros no le damos una mano.

    EN cuanto a lo otro tienes razón. Esas actitudes de mostrar que tenemos más o que tenemos cierto poder adquisitivo, es lo más falso que podemos tener. Sabes bien que eso es pasajero, pero un buen corazón caritativo es atemporal y lo mejor de todo es que esos nobles sentimientos pueden ser contagiosos.

    Si de verdad cada uno de nosotros se conociera, sabríamos bien que no necesitamos de objetos para mostrar quienes somos porque simplemente brillaríamos con luz propia.

    EXITOS PARA TI PAISANO.

    ResponderEliminar
  4. Hola Vero, he caído por casualidad en tu blog y me ha encantado.
    Me ha llamado la atención "un caso de muerte asistida" A mi me llegó hace tiempo también y me ha hecho recordar un vídeo que vi no hace mucho, del ganador de MAXOARTE 2009-Video-creación de aquí en Canarias. Quisiera compartirlo pues no tiene desperdicio.


    -GANADOR MAXOARTE 2009-Video-creación.
    -FINALISTA "YUGLO 2008 MAKING OFF"

    Directed by: Jose C. Medina
    2006. Onirica Belina Porducciones.

    Sinopsis.

    Me despierto, abro los ojos, y pienso en lo último que hice ayer, probablemente, mirar el facebook, tuenti, messenger, hotmail, twitter, hi5, google, youtube, skype, o cualquiera de esos amigos con las que paso más tiempo que mi padre o madre cada día.

    Y es que cada vez más, el paso de la cama al "pc", está siendo un hábito más propio del convencionalismo que el de una enfermiza obsesión. Los cables y las redes que poco a poco se incorporaron a nuestros hogares en apenas dos décadas, han provocado que el cibernauta actual pase de ser un consumidor exporádico de la red, a un consumidor habitual, y cuando el hábito sufre el abuso... entra en juego la adicción.

    Quizás está hipérbole visual, este más cercana a una anti-tesis de sí misma, pues utiliza los canales de difusión a los cuales critica, pero amigos mios, esto es gratis, barato y el poder expansivo de la red no tiene precedentes.

    Encontrar el equilibrio, "Desconectar" e incorporarnos a la vida social en mayor medida son los reclamos de esta obra que nos agota, nos somete, pero sobretodo nos alerta.

    Directed by: Jose C. Medina
    2006. Onirica Belina Porducciones.
    Música: The fray "How to save a life"

    http://www.youtube.com/watch?v=1uHPos8thXg

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo
    Muy valiosos tu aporte y diciente el vídeo que compartes.

    La tecnología es un medio magnifico para intercambiar información pero lamentablemente muchos la han convertido en un fin y eso me parce deprimente.

    "ConexióN- La Represión tecnológica" de Jose C Medina es real y muy cruda, espero no terminar de esa manera.

    Por lo que veo eres de Canarias, te felicito por la gran victoria de España en el mundial de Fútbol. Es un merecido premio al juego limpio, los jugadores Españoles se comportaron como unos caballeros en el campo de juego, cosa que no puede predicarse de Holanda (Tal vez ganen medalla en el mundial de Karate).


    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar