miércoles, 14 de abril de 2010

La Historia de Iqbal Masih

La semana pasada una amiga de España, Silvia, me envió un e mail que me llamó la atención porque relataba la historia de un niño que llegó a convertirse en el dolor de cabeza de quienes esclavizan a los menores de edad en Pakistán. Les presento parte de su historia que pude encentrar en la red.

Iqbal Masih nació en 1982, a la edad de cuatro años fue entregado por su propio padre a un fabricante de alfombras como “prenda” de un préstamo de 600 rupias (equivalente a unos 12 dólares) que éste necesitaba para cancelar los gastos de la boda de su hijo mayor. El pequeño Iqbal fue obligado a realizar jornadas laborales de más de doce horas, durante las cuales fue encadenado al telar, golpeado en varias ocasiones y con tan solo una comida al día.

Con el tiempo, los intereses de la deuda de su padre se fueron incrementando, por lo que en la práctica Iqbal permaneció varios años en la esclavitud. Las durísimas condiciones que debió soportar afectaron su crecimiento y a los 12 años de edad tenía la estatura de un niño de 6.

En 1.992, cuando tenía diez años, consiguió escapar de la fábrica y asistió a un mitin sobre derechos humanos organizado por Bhatta Mazdoor Mahaz (Frente de los trabajadores de ladrillos), y su vida cambió radicalmente.

Consiguió la libertad a través de una campaña del Frente de Liberación del Trabajo Forzado y se convirtió en un activo luchador contra el trabajo cautivo.

En Pakistán es común entregar un hijo a cambio de dinero y refinanciar la deuda o pedir un nuevo préstamo, de esta manera se logra tener bajo el dominio del prestamista (por lo general alguien relacionado con alguna empresa de alfombras, tejidos, ladrillos, etc.) un esclavo por mayor cantidad de tiempo y obtiene mano de obra barata por un considerable tiempo. Los niños sometidos a estas condiciones son maltratados en todos los sentidos y por consiguiente su salud se ve considerablemente mermada.

Una vez en libertad, Iqbal se convirtió en un pequeño caudillo que denunció públicamente los abusos de las fábricas contra los niños y los derechos humanos. En cumplimiento de su misión, viajó a varios países para denunciar la situación de explotación de millones de niños trabajadores y fue objeto de varios homenajes. En alguna ocasión había manifestado que quería ser abogado para defender los derechos de los menos favorecidos.

Fue amenazado varias veces de muerte y rehusó la escolta policial o trasladarse a un lugar más seguro, prefirió quedarse con los suyos.

En 1.994 Iqbal ganó el "Premio Reebok a la juventud en acción", otorgado por la multinacional Reebok (empresa que, paradójicamente, fue en esos mismos años acusada también de emplear mano de obra infantil).

EI 16 de abril de 1995, mientras montaba en bicicleta, Iqbal fue asesinado. El crimen se atribuyó a una mafia del sector ladrillero. En el 2000, a título póstumo, se le concedió el "Premio de los Niños del Mundo".

La fecha de su deceso es considerada el Día Internacional contra la esclavitud infantil.

Definitivamente la historia la escriben los que se atreven a vivir venciendo el miedo…



10 comentarios:

  1. concía la historia de este pobrecito niño que se convirtió en un ícono de la esclavitud de niños trabajadores. Pero la esclavitud sigue y NADIE HACE NADA. Sigue de la misma forma y con los mismos desalmados que no tienen ni un poco de sentimiento para los pequeños, hambrientos, maltratados, abusados y todo lo que se te ocurra.
    Pero es bueno tenerlo siempre presente y publicarlo, para que nadie olvide lo que realmente pasa.
    Gracias Vero.
    Así se hace un mundo mejor, HABLANDO EN VOZ ALTA !!

    ResponderEliminar
  2. Salió "anónimo" pero soy Mabel. Tal vez apreté mal alguna tecla. Estoy en la PC de mi marido y no me resulta fácil.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mabel... ya me estaba asustando. Pensé que ese "Anónimo" se había copiado del nombre de tu Blog :)

    Tienes razón, hay cosas que olvidamos con facilidad, pero de vez en cuando alguien tiene que gritar, así este en el desierto.
    Solo de esa manera podremos despertar conciencias y pasar de la palabra a la acción.

    Cuídate Mucho querida Mabel.

    ResponderEliminar
  4. También a mí me llegó ese mail, creo que es el mismo, contando la increíble historia de este niño.
    Es terrible lo que le pasó, pero al menos no fue en vano y fue muy inteligente al utilizar su sufrimiento para encarar una lucha tan importante.

    Cariños, Vero!!

    ResponderEliminar
  5. Que linda historia..que habla sobre el derecho sobre todo de los mas indefensos,que son los niños...
    Gracias por compartirla,un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  6. Luna: Veo en Iqbal mas que inteligencia mucha valentía y sobre todo una capacidad impresionante de que a tan corta edad se sobrepuso a su sufrimiento y tomo la vocería para defender los derechos de los niños ante una absurda "tradición".

    María del Mar: Esta historia me muestra que una sola persona puede hacer la diferencia y casi hasta milagros si se lo propone. Definitivamente este pequeño le nos da ejemplo a los adultos porque tenía una valentía arrolladora.

    Una enorme abrazote para ambas.

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto "UNA SOLA PERSONA HACE LA DIFERENCIA"
    MUY CIERTOOOOOOOOOOOOOO
    Cada dia me doy mas cuenta de eso..
    Un abrazo enormeee

    ResponderEliminar
  8. Mira lo que puede hacer "el poder de uno"... ¡verdaderos milagros!

    ResponderEliminar
  9. Este niño fue un verdadero héroe. Si que merecia un premio aunque fuera a título postumo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Joana, y agregaría que este mundo necesita más gente que tenga buenas convicciones y las defienda sin dejarse dominar por el miedo. Esas son las personas que escriben la historia y ayudan a camnbiar al mundo.

      Gracias por tu visita.

      Eliminar