miércoles, 17 de marzo de 2010

Un Héroe Ha Caído

Muchas veces me he preguntado cual es la mejor manera en la que el ser humano puede inmortalizarse y poder dejar huella después del final de sus días.

En alguna ocasión un profesor de la Universidad me autografió un libro escribiéndome “Vive para trascender”… Momentos antes se quedó mirándome fijamente, como si estuviera pensando que decirme, cuales serían las palabras justas para mí y estas me calaron.

Trascender es hacer conocer algo que ha permanecido oculto, extenderse de tal manera que produzca consecuencias.

¿Se han fijado que las obras de arte son una especie de extensión del artista que las ha hecho? y ¿que tan solo después de su muerte podemos reconocer lo valiosas que son? Es, en cierto modo, tenerlo presente y conocer esa parte sensible y humana que ha proyectado en cada lienzo, que de una u otra manera materializan una parte de él.

El pasado lunes me enteré que alguien muy especial para mi familia y para mí había muerto. La noticia fue inesperada porque no tenía conocimiento de que padeciera alguna enfermedad o de algo que diera indicios de su partida.

En horas de la tarde de ese mismo día me acerqué a la funeraria y luego a la Iglesia en donde se llevarían a cabo las exequias, ambos lugares estaban repletos de gente de distintas edades.

Vi en un mismo sitio varias generaciones reunidas para decirle a adiós a una persona única y especial.

Mi Padrino, Gilberto Marrugo Baena, se había dedicado por muchísimos años a una de las profesiones más nobles que alguien pueda ejercer, era Maestro, escultor de seres humanos, un artista en el campo de la enseñanza y forjador de buenos hombres y mujeres.

En la Iglesia me quedé contemplando su ataúd y una vez más vi la fragilidad de nuestra existencia, miraba a sus hijos y sus familias, el dolor y respeto de los asistentes, pero sobre todo sentí que de una u otra manera se le quería rendir un homenaje a un gran hombre.

Se me vino a la cabeza un canto litúrgico que dice “Si el grano de trigo no muere, sino muere sólo quedará; pero si muere en abundancia dará un fruto eterno que no morirá.” ¿Qué frutos dio mi Padrino?

Miré alrededor y me di cuenta que cada uno de los que allí nos encontrábamos éramos un fruto de una cosecha que tal vez él nunca llegó a imaginar, éramos tan solo una muestra de sus acciones y de su vida coherente, porque por la premura del tiempo muchos no se enteraron ni alcanzaron a llegar.

En lo personal les puedo decir que él me enseñó que todavía hay gente buena en el mundo, que la mejor prenda que puede dar una persona es su palabra, que es posible encontrar a los que quieren ayudar desinteresadamente… que la fidelidad a los principios y valores son una realidad, tal vez escasa, pero hermosa y esperanzadora como una fresca flor en pleno desierto.

En ese momento imaginé un gran árbol cargado de frutos, miles de ellos, que estaban listos para caer y seguir con la misión de alimentar a los que lo necesitan y de sembrar la tierra.

A la salida, mientras escuchaba las sentidas palabras de uno de sus hijos, se me hizo un nudo en la garganta, usé mis lentes oscuros y pensé “ya es tiempo de seguir sembrando y dejar huellas en unas cuantas vidas” porque hoy un Héroe ha caído.

9 comentarios:

  1. Qué bonito lo que has escrito, amiga y aun más bonito porque es fruto de tus sentimientos que son puros como el manantial.
    Mi respetos a tu padrino, y a su árbol lleno de frutos....sus frutos... entre los que estás tú.

    Un beso enorme desde Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Espero ser de los mejores frutos Mabel. Me ha ganado más la admiración y el agradecimiento de haberlo conocido que cualquier otra cosa.
    Gente como él se cuenta con los dedos.

    En cuanto a lo del manantial creo que haz exagerado...

    Te correspondo con un sincero abrazo

    ResponderEliminar
  3. Vero, me encanta tu blog y su sensibilidad que le da tu feninidad... terrorífico lo del esperma... lo sabía, pero como lo narras es digno de Lovecraft. un beso en Cilencio, dulce niña...

    ResponderEliminar
  4. Wow Cilencio. Gracias por tus palabras, solo intento transmitir algo que debería darse por entendido, que la vida es sagrada y cada uno de nosotros una auténtica joya. En cuanto a lo del Lovecraft te digo que me falta mucho para llegar a ese nivel :)

    Te mando "un abrazo en Cilencio"

    ResponderEliminar
  5. Un Héroe Ha Caído... Muy bueno tu planteamiento...
    Creo que ahora más que nunca el mundo necesita héroes...
    Puede inmortalizarse el ser humano:Sí, con hechos, obras, enseñanzas, nuevas ideologías... PERO sobre todo debe tener un gran corazón, desinteresado y con una mirada de esperanza para él y los demás(Mi opinión).

    ResponderEliminar
  6. Haz dado en el clavo y en lo que considero la raíz de toda, un héroe debe ser de buen corazón, desinteresado y con esperanza.

    Ante todo el Héroe es un ser humano a cabalidad que da lo mejor de sí a los demás. Espero que sepamos imitarlos pero sobre todo traer a nuestras vidas sus nobles ejemplos.

    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  7. Que lindas palabras...que orgullo siento a leerlas...yo tambien admire a ese eroe...desde la distancia y en silencio...siempre sera mi mentor...mi amado padre....gracias por exaltar su vida

    ResponderEliminar
  8. El mundo necesita más personas como el Padrino.

    ResponderEliminar
  9. En el intento fragil de encontrar una imagen , que me una al silencioso pasado,me encuentro con este hermoso homenaje... Que buena descripción... Me remonto al dia de su exequias ...y como no sentir nostalgia...soy uno de sus frutos ..

    ResponderEliminar