miércoles, 24 de marzo de 2010

La Cruda Verdad


Muchas veces no gusta que nos digan la verdad en la cara, que nos quiten la máscara social y dejen al descubierto todo lo que somos. En nuestro entorno se juega a una doble moral y nos deshacemos de lo bueno que tenemos con una “facilidad” pasmosa.

La siguiente historia me llegó la semana pasada y quiero compartirla. Los invito a reflexionar sobre ella porque retrata una realidad no muy agradable.

Cuando se le pidió al religioso Joe Wright que hiciera la oración de apertura en el Senado de Kansas, todo el mundo esperaba una oración ordinaria, pero esto fue lo que ellos escucharon:

"Señor, venimos delante de Ti este día, para pedirte perdón y solicitar tu dirección. Sabemos que tu Palabra dice: 'Maldición a aquellos que llaman "bien" lo que está "mal" y es exactamente lo que hemos hecho. Hemos perdido el equilibrio espiritual y hemos cambiado nuestros valores.

Hemos explotado al pobre y hemos llamado a eso "suerte". Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado "Ayuda Social". Hemos matado a nuestros hijos que aun no han nacido y lo hemos llamado "la libre elección".

Hemos abatido a nuestros condenados y lo hemos llamado "justicia". Hemos sido negligentes al disciplinar a nuestros hijos y lo hemos llamado "desarrollar su autoestima"…

Hemos abusado del poder y hemos llamado a eso: "Política". Hemos codiciado los bienes de nuestro vecino y a eso lo hemos llamado "tener ambición". Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con mucha grosería y pornografía y lo hemos llamado "libertad de expresión".

Hemos ridiculizado los valores establecidos desde hace mucho tiempo por nuestros ancestros y a esto lo hemos llamado "obsoleto y pasado". ¡Oh Dios!, mira en lo profundo de nuestros corazones; purifícanos y líbranos de nuestros pecados.
Amén.”

La reacción fue inmediata, un parlamentario abandonó la sala durante la oración. Tres más criticaron la oración del Pastor calificando la oración como 'un mensaje de intolerancia'‘.

Durante las seis semanas siguientes, la Iglesia 'Central Catholic Church' donde trabaja el religioso Wright recibió más de 5,000 llamadas telefónicas, de las cuales sólo 47 fueron desfavorables.

El comentarista Paul Harvey difundió esta oración en su emisión de radio ' The Rest of the Story ', (El Resto de la Historia), y ha recibido una acogida mucho más favorable por esta emisión, que por cualquier otra.

Gracias a Silvia por enviármela.

3 comentarios:

  1. Muchas veces se pierden los propios valores por "no desentonar" con la mayoría, los que de a poco, se fueron sumergiendo cada vez más en la grosería, la pérdida de la ética, la moral y las buenas costumbres.

    Todos deberíamos poder sostener nuestras buenas convicciones sin lastimar, y aquellos a quienes van dirigidas nuestras palabras, deberían poder escucharnos sin ofenderse.

    Es bastante común decir verdades y que no caigan del todo bien, pero callar sería hipocresía.

    Un abrazo, Vero!!

    ResponderEliminar
  2. Me gustó el comentario que hizo Luna.

    Y, refiriéndome al principio de tu entrada donde dice que en nuestra sociedad hay una doble moral: y es cierto, mucha gente padece de ella y es lamentable.

    Un abrazo Vero !

    ResponderEliminar
  3. LUNA y MABEL:
    Tienen toda la razón, callar sería hipocresía. De una u otra manera hay que hacer la diferencia y una de esas formas puede ser denunciando, llamando a las conciencias.

    Cada vez me convenzo más de esa máxima de dice "El secreto del fracaso es darle gusto a todo el mundo"

    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar