miércoles, 17 de febrero de 2010

Volver a Reír

Bien es cierto que constantemente caemos en errores, lastimamos sin querer y somos muy duros con nosotros mismos, hasta tal punto que no somos capaces de perdonarnos. Sin querer terminamos siendo nuestros más duros jueces y verdugos.

Necesitamos volver a empezar de ceros, perdonarnos, reconocernos honestamente tal y como somos para saber que cosas hay que corregir y cuales reforzar, pero ¿qué es el perdón?

Es simplemente un acto de amor que libera del rencor, del dolor, de la venganza y otro sinnúmero de sentimientos que nos carcomen; al mismo tiempo este acto puede mostrar la grandeza y nobleza del ser humano.

No perdonarnos es negarnos al amor, a rechazarlo y seguir serviles a los malos sentimientos. La culpa y todo lo que ella conlleva (preocupaciones intensas, juicio nublado, etc.) nos bloquean, no permiten que sigamos creciendo como personas y hasta puede afectar nuestra salud física y mental.

He visto, por ejemplo, como en familias se repiten ciertos comportamientos de odios sin sentido que se han heredado, generaciones que se han estancado por simples mezquindades. Sólo hasta que alguien rompa esa absurda cadena, las cosas cambirán no solo para la persona sino para los que están a su alrededor.

El perdón a si mismo es estar en contacto con la persona más importante de tu vida.

Perdonar es un cambio de pensamiento, es elegir abandonar el dolor y abrir el corazón a la alegría, a la esperanza y al final de cuentas al amor que todo lo hace nuevo.

Hace algunos días, una amiga expresó por medio de un escrito que el perdón es un regalo que el ofensor le hace al ofendido; yo agrego que aún cuando el ofensor no le importe que sea perdonado es importante hacerlo por ti mismo, por tu paz y salud.

Muchas veces damos regalos que no serán bien recibidos o apreciados en ese momento por quienes los reciben, pero entregar el obsequio nos hace felices también a nosotros. Algún día alguien lo apreciará y hasta entonces podrá entender la importancia y valor del regalo.

Volviendo al perdón a sí mismo, les digo que no hacerlo es prolongar en el tiempo de manera indefinida la ofensa, el abuso, el dolor y las demás heridas. Es estar enfermos y negarnos a recibir ayuda médica, literalmente es envenenarnos y morir poco a poco.

Les dejo una canción que conocí este fin de semana que acaba de pasar. Se llama “No Dudaría” y la interpreta Rosario Flores. Aquí la letra y el vídeo.

Si pudiera olvidar todo aquello que fui,
Si pudiera borrar todo lo que yo vi,
No dudaría, no dudaría en volver a reír.

Si pudiera explicar las vidas que quité,
Si pudiera quemar las armas que use,
No dudaría, no dudaría en volver a reír.

Prometo ver la alegría, y escarmentar de la experiencia
Pero nunca, nunca mas usar la violencia.

Si pudiera sembrar los campos que arrasé,
Si pudiera devolver la paz que quité,
No dudaría, no dudaría en volver a reír.

Si pudiera olvidar aquel llanto que oí,
Si pudiera lograr apartarlo de mí,
No dudaría, no dudaría en volver a reír.

Prometo ver la alegría y escarmentar de la experiencia
Pero nunca, nunca más usar la violencia.

6 comentarios:

  1. Ay mi querida Vero ! Sabes lo mucho que te quiero y te admiro, pero sigo sin estar de acuerdo contigo en este asunto. Dices que no perdonar es como "estar enfermos y negarnos a recibir ayuda médica.... envenenarnos y morir de a poco" ... eso es cuando se siente rencor u odio... como decía mi abuelita "perdono pero no olvido" y ese "no olvido" la llenaba de odios...
    Eso no me pasa a mi. Nunca me ha pasado ni nunca me pasará porque no soy de sentir odios ni envenenamientos. El perdonar para mí debe ser algo que sirva para el que ofendió, para que le marque un camino en la vida sin pensar en mi misma, pues eso sería egoísmo. Lo siento Vero, estamos en polos opuestos. Pero igual te quiero mucho amiga !

    ResponderEliminar
  2. :)
    OK Mabel. No coincidimos en muchas cosas pero eso no es impedimento para mantener esta amistad.

    Mabel, yo lo veo de esta manera, mi tranquilidad y la paz que logro con el perdón no puede depender hasta que la otra persona entienda, pueden pasar años para eso.

    Pero cuando le llegue el momento su vida quedará marcada, su camino más claro.

    El tema es muy complejo y tiene sus variables, simplemente te hablo desde mi punto de vista. Respeto el tuyo.

    Recibe un gran abrazo rompe huesos de mi parte.

    ResponderEliminar
  3. Es simplemente un acto de amor que libera del rencor, del dolor, de la venganza y otro sinnúmero de sentimientos que nos carcomen; al mismo tiempo este acto puede mostrar la grandeza y nobleza del ser humano
    "Perdonar y dejarlas ir me lleno de paz y calma alimentando mi espíritu de poder personal."
    Muy lindo Vero
    Rosario Flores lindo tema
    Mari

    ResponderEliminar
  4. Gracias Mariஐღღ. Me gusto eso que dices, lo del poder personal. Crece poco a poco a medida que aprendemos a perdonar.

    Perdonar es más fácil en la medida en que nosotros mismos retiramos los obstáculos que nos impiden hacerlo...

    Te mando un fraterno saludo

    ResponderEliminar
  5. El perdón es como un bálsamo de paz y amor que nos deja una gran sensación de bienestar, tranquilidad y felicidad; es como una caricia al alma.
    Hermosa canción.
    Gracias, Vero!!

    Cariños.

    ResponderEliminar
  6. Perdonar es tan poderoso y bello que creo que tanta grandeza nos da miedo. Nos exige ser humildes y esa es la puerta para crecer como seres humanos. Es algo simple, pero muy complicado para alguien que no sabe conocerse realmente.

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar