miércoles, 24 de febrero de 2010

La Gran Carrera de la Vida

Para esta historia vamos a imaginar que el tamaño de un espermatozoide es el equivalente al de un ser humano adulto.

A diferencia de los millones de espermatozoides que produce el hombre, la mujer tan solo da un óvulo por mes. La batalla de los espermas por cumplir con su misión es colosal, tienen que cruzar por ambientes complejos y agresivos; literalmente libran una batalla por sobrevivir.

El esperma es expulsado a la fuerza por un conducto equivalente a una extensión de 24 kilómetro en tan solo 2 segundos. En el momento de la relación sexual entran al cuerpo de la mujer 250 millones de mensajeros genéticos y en minutos muchos de ellos ya estarán muertos.

De una sola eyaculación solo el 18% ó 20% de los espermatozoides tienen un buen tamaño y forma. El 80% restante no llegarán a ninguna parte pero al descomponerse liberarán sustancias que podrían afectar a los sanos.

Desde el punto de vista del espermatozoide, la vagina es un enorme cordón montañoso de 8 kilómetros de profundidad, 3 kilómetros de ancho y atravesada por muros de 1.5 kilómetros de altura.

Todo en la vagina esta en contra de los espermatozoides porque se trata de células extrañas en el cuerpo de la mujer. El sistema inmunológico hace que ésta se encuentre cubierta de un ácido mortal que ataca a cualquier invasor.

Después de 30 minutos, el 99% de los espermatozoides ya habrán muerto o estarán en agonía. Unos cuantos millones de sobrevivientes llegan a la entrada del cuello del útero pero se encuentran fuera de su alcance.

El cuerpo de la mujer sale al rescate, en la época de la ovulación el estrógeno se extiende suavizando la espesa mucosa que sella el cuello, la mucosa cervical caerá por la vagina ofreciendo a los mejores espermatozoides la posibilidad de continuar a la siguiente etapa de la carrera.

Para los espermatozoides humanos, esta ayuda se puede traducir como escaleras que bajan desde lo alto y tienen una altura de 1.5 kilómetros, pero no todas ellas conducen al camino correcto. Se desafía la fuerza de gravedad y solo unos cuantos, de los 60.000 que lograron llegar al cuello, podrán hacerlo. El cuello de útero es el infierno porque en sus paredes hay túneles que no llevan a ninguna parte y atrapan a los espermas que mueren lentamente en medio de laberintos.

Para estas alturas podemos afirmar que unos 3.000 espermas van por buen camino gracias a la ovulación y llegan finalmente al útero. Éste tiene un ambiente mucho mejor, sería como una gran planicie de 3 kilómetros de largo por 500 metros de ancho en la cual ellos tendrán que buscar una pequeña abertura que los conduzcan a las trompas de Falopio, y eso es como buscar una aguja en un pajar.

La ovulación ocurre en una trompa distinta cada mes, esto provoca pequeños movimientos que son detectados por los espermatozoides sobrevivientes quienes se dirigen a la indicada. El sistema de defensa de la mujer produce los leucocitos, que son más grandes y cazan en grupo, para atacar a los espermatozoides y al final de esta nueva travesía solo unas cuantas docenas llegarán a la entrada de las trompas de Falopio.

Por si fuera poco, no cualquiera puede entrar a la trompa, solo aquellos que tengan las moléculas y características correctas tendrán permiso para hacerlo. Las trompas representan el cielo porque allí el ambiente es más que óptimo, encuentran los nutrientes necesarios para reponer sus fuerzas y descansar.

Imaginemos una final olímpica de natación en donde el ganador alcanza la inmortalidad y el resto muere, los espermatozoides tienen la capacidad de “oler” al óvulo y al hacerlo entran en un estado de hiperactividad que les permitirá fertilizarlo. Ellos se liberan de sus capas de proteínas y se encuentran listos para su objetivo, una vez se hecho esto tienen sus horas de vida contadas.

El óvulo es liberado a 1.5 kilómetros de distancia pero tiene una limitante, su periodo de vida es de 24 horas, esto quiere decir que el tiempo esta en contra. ¿Qué pasa si el óvulo sale antes de tiempo? ¿Qué pasa si sale después?

Quedan dos espermatozoides que han llegado al lugar y en el momento indicado, el óvulo tiene un tamaño equivalente a un edificio de 10 pisos de altura. Al llegar a la capa exterior, los espermatozoides deben buscar la entrada al óvulo para poder hacer la entrega de su carga genética.

La cabeza del espermatozoide libera unas encimas que le ayudan a penetrar la pared y cumplir con su misión. En ese instante, se funden ambos ADN’s y el desarrollo de un nuevo y único ser ha comenzado.

Pensemos en las posibilidades que se dieron para que tú estés aquí. Hubo miles de millones de espermatozoides y solo uno fue el que te formó. Hubiera podido ser otro que asegurara descendencia más inteligente, más guapos, mejores en todo sentido. Sin embargo ellos no estuvieron en el lugar ni en el momento… ¡¡¡TU NO ERES UNA CASUALIDAD!!!

¡ABAJO EL ABORTO!

12 comentarios:

  1. Este relato es un resumen de un documental, que en español se llamó "La gran carrera".

    ResponderEliminar
  2. Esta muy bueno Vero, hay que sentirse únicos??
    Un beso
    Marisa..

    ResponderEliminar
  3. que buen blog amiga!! saludos

    ResponderEliminar
  4. Mariஐღღ y Anónimo, somos únicos y por tanto muy especiales a pesar de que no seamos capaces de reconocerlo. Cada quien es un tesoro, es por eso que no entiendo como hay gente que apoya el aborto.

    EXITOS PARA AMBAS

    ResponderEliminar
  5. A pesar que creo que todo es producto de la casualidad...le toque el espermatozoide que le toque entrar.... suerte de Pinball Machine, admiro tu explicación de cómo empieza la vida, la forma didáctica que has empleado, el tiempo que te has tomado para hacer de algo que a la maoría le resultaría tedioso, algo entretendido e interesante. TE FELICITO de verdad por este maravilloso aporte tuyo y, sobre todo, tu último de grito ABAJO EL ABORTO ! al que me uno con todas mis fuerzas.
    El aborto es un asesinato en toda regla. Se está matando a un ser humano que ya tiene sentimientos, se sonríe, se mueve.
    Sólo lo acepto médicamente, cuando se encuentra una anomalía insalvable tanto en la madre como en el ser que se está formando (al que siempre me negué en llamarlo FETO)
    Y grito al unísono contigo
    NO AL ABORTO !!! (no a la matanza de INOCENTES)

    Un beso mi querida Vero.

    ResponderEliminar
  6. A través de un relato gráfico e interesante, logras transmitir amor por la vida desde sus comienzos, como así también, dar una clase magistral sobre la fecundación.
    Gracias por tu aporte!!!

    Cariños, Vero...

    ResponderEliminar
  7. Mabel, veo todo esta tan complejo y perfecto que pienso que la casualidad no existe. Tanta sabiduría no es improvisada.

    Recuerdo a la Madre Teresa de Calcuta,ella dijo algo parecido a esta: Si una madre hace de su vientre una tumba... ya no podemos esperar nada peor. Cualquier maldad es posible.

    Con mucho aprecio Mabel, ya sabes que sí.

    ResponderEliminar
  8. Luna: A veces tenemos que ver las cosas cotidianas de una manera diferente para luego tratar de ver su verdadero valor y grandeza. Esa es mi intención, le tengo a la vida un profundo respeto.

    Cuídate mucho y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. En mi opinión, creo que sólo se debe abortar en los casos contemplados hasta ahora por la ley (si no me olvido alguno), y estarás de acuerdo conmigo:

    1.- Si existe riesgos para la salud de la madre.
    2.- Si hay malformaciones físicas o psicológicas en el feto.
    3.- Si es fruto de una violación (con el trauma psicológico, además de físico, que conllevaría dar a luz y criar al hijo de tu violador).

    En el resto de los casos, es decir: de una madre sana, un feto sano, creo que no se debería abortar.

    Por otro lado, me planteo que un hijo que es traído al mundo sin quererlo, pasará toda su infancia y traumatizado de por vida por los maltratos psicológicos y quizá físicos provocados por sus progenitores (he dicho progenitores, no padres)... y ya no quiero ponerme en el caso de que lo den en adopción.

    Tan sólo una pregunta, con ánimo de meter el dedo en la llaga, sobre el comentario final: ¿y si el aborto tampoco fuese una casualidad?

    Un saludo.

    Fd: Roberto.

    ResponderEliminar
  10. Hola Roberto:
    Cuando digo que NO estoy a favor del aborto lo digo en un sentido general, para mi no hay excepciones como las que contemplan las leyes de nuestros países. Se que el tema es polémico y se presta a muchas interpretaciones pero la vida es algo sobre lo cual no nos corresponde decidir porque simplemente la transmitimos pero no la creamos.

    El aborto sigue siendo un homicidio, con la diferencia de que su víctima esta en un estado de desprotección inmensa.

    En cuanto a que si el aborto tampoco es una casualidad, yo lo veo como un ataque frentero a alguien determinado. De casualidad no tiene nada.

    Dirás que soy muy idealista, pero cada uno de los que venimos al mundo tenemos algo bueno para dar y no somos quienes para privar al planeta de que disfrute del bien que podemos hacer.

    No podemos vivir de miedos Roberto, por eso no me quiero encerrar en las posibilidades de una vivencia traumatizada. Sabes bien que hay gente que ha pasado por duras experiencias y que hoy son ejemplo para muchos. Han convertido su dolor en una experiencia que les ha enseñado mucho.

    Ha sido un agrado leerte y saber algo de ti. Gracias por el regalo, voy a publicarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Vero por compartir conmigo esta entrada. Está muy buena! Cada uno de nosotros somos únicos e irrepetibles! Todos los seres humanos somos iguales en dignidad y derechos. No existen seres humanos de distinta categoría. Las persona concebidas tienen derecho a vivir porque son seres humanos! No son objeto o propiedad de su madre. Negarles ese derecho un fundamental es negarles todos los derechos humanos. Desde Costa Rica te envío un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Hola Alexandra Loria, me disculpo por contestar hasta ahora, solo ayer en la noche me di cuenta de algunos comentarios fueron puestos en espera, cuando en realidad no había puesto ningún tipo de censura.

    Gracias por tus palabras y por ser defensora de la vida.

    Un abrazo desde Colombia :D

    ResponderEliminar