miércoles, 20 de enero de 2010

Los cuatro acuerdos

1. No Supongas
No des nada por sentado, si tienes dudas, acláralas. Si sospechas, pregunta… Suponer te hace inventar historias increíbles que sólo envenenan tu alma y que no tienen fundamento.

2. Honra tus Palabras Lo que sale de tu boca es lo que eres tú. Si no honras tus palabras no te estás honrando a ti mismo; y si no te honras a ti mismo no te amas.

Honrar tus palabras es ser coherente con lo que piensas y con lo que haces. Eres auténtico y te hace respetable ante los demás y ante ti mismo.

3. Has Siempre lo Mejor
Si siempre haces lo mejor que puedas, nunca podrás recriminarte ni arrepentirte de nada

4. No te Tomes nada Personal
Ni la peor ofensa, ni el pero desaire, ni la más grave herida.
En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo. Pero el problema es de él y no tuyo…

"Cuando miremos con ojos de niños, tal vez entenderemos como es este juego de vivir y evolucionar"

Agradezco a Adriana Góngora haberme enviado este e mail.

6 comentarios:

  1. hermoso mensaje. Gracias Vero por publicarlo para nosotros !
    Un beso amiga y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mabel, pero el crédito debe ser para la persona que me lo ha enviado.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es bueno leer y escuchar lo que tanto tememos oirlo por nosostros mismos, los verdaderos e importantes mensajes, los concocemos pero les obligamos el callar en la vida, pero siempre alguien existe con la insistente idea de que prestemos atencion en cada paso. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Así es Juliana. Tenemos tantas cosas al frente y no las vemos hasta que alguien nos detiene y nos abre los ojos.

    Espero que poco a poco dejemos tanta ceguedad.
    Éxitos para ti

    ResponderEliminar
  5. Sabios pensamientos Vero. Con sólo meditar un poco acerca del mensaje de estos cuatro acuerdos, nos damos cuenta de qué importancia tiene ponerlos en práctica.
    Muchas veces, por simples que sean las cosas, no las vemos hasta que no nos las marcan.
    ¡Gracias Vero!

    Un cariño inmenso...

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón. Las pequeñas cosas de la vida, los pequeños consejos, son grandes enseñanzas. No cuestan nada, pero nos exigen mucho para poder ver frutas.

    Como dicen por ahí "del dicho al hecho hay mucho trecho"

    ResponderEliminar