miércoles, 25 de noviembre de 2009

La Historia de Randolph Frederick Pausch


En varias oportunidades he visto como hay gente que para lograr algo, un favor, una ventaja que no han trabajado, se dedican a inspirar lástima. Encausan todos sus esfuerzos a romper nuestros corazones, a mover nuestras fibras más hondas y hasta pretenden que nos sintamos culpables de su situación.
Francamente esta actitud no me gusta, me refiero a que se terminan acostumbrando a vivir de la lástima y no mueven un dedo por hacer algo que este acorde con su dignidad y logre una situación mejor por mérito propio. Quiero aclarar algo, una cosa es dar la oportunidad y otra acolitar a un mantenido.
Hoy les quiero hablar de Randolph Frederick Pausch y de su impresionante testimonio de vida. A pesar de ser un enfermo terminal de cáncer, enseñó que vale la pena vivir y buscar la realización de nuestros sueños.

El testimonio que presento en el video se grabó en el 2007. Randy Pausch era Profesor de informática y de diseño en la Universidad Carnegie Mellon (CMU) en Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos. Además como autor tuvo un elevado número de ventas en sus libros, consiguiendo fama mundial por su trabajo «The Last Lecture», titulado «Really Achieving Your Childhood Dreams», discurso que dio el 18 de septiembre de 2007 en la Universidad Carnegie Mellon.

En el mes de agosto del 2006, a Randy le diagnosticó un cáncer de páncreas. Comenzó un tratamiento muy agresivo que incluía cirugía mayor y quimioterapia experimental; sin embargo, en agosto del 2007, le dijeron que el cáncer había hecho metástasis al hígado y al bazo, lo que significaba que era terminal. Entonces comenzó una quimioterapia paliativa, intentando prolongar su vida todo lo que fuese posible. El 25 de julio de 2008 fallece a la edad de 47 años.
Sus días tal vez se puedan resumir en que no importa si la vida es corta, lo que realmente vale la pena es aprender de ella, dejar huella, crecer como seres humanos, valorar los pequeños detalles que son importantes y que tal vez no apreciamos como corresponde por la cotidianidad.
Una de sus enseñanzas era que los muros que se presentan en nuestros caminos no son para bloquearnos sino para hacernos crecer y demostrarnos a nosotros mismos que no son tan duros ni tan altos como parecen.
Personas como Randolph nos enseñan que nos quejamos por pequeñeces, que la fortaleza es una virtud muy grande, es la virtud de los convencidos, de los apasionados, de los que saben amar, de los que están dispuestos a sacrificar su vida por un bien mayor, de los que saben resistir a los embates de la vida y permanecen fieles.
Es la virtud de los héroes de carne y hueso que nos enseñan que las cosas extraordinarias son hechas por hombres ordinarios. Todos podemos ser ejemplos firmes que encarnen lo mejor del ser humano, y brillar con propia luz en el declive de nuestras vidas.
Les dejo este video, espero que lo miren con atención y que sea del agrado de todos.
“Experiencia es lo que obtienes cuando no obtienes lo que quieres”

6 comentarios:

  1. Te parte el corazón saber que gente joven con toda la vida por delante, deban enfrentar semejante drama... pero el dejar algo de provecho para los que quedan, enseñanzas útiles, ejemplos y caminos a seguir, es digno de admiración. Mis respetos a su recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Vero:
    Estoy por aquí visitando tu blog. Muy interesante la historia de Randolph. Stephen Cobey afirmó que el hombre viene a este mundo con cuatro necesidades: Vivir, amar, aprender y dejar un legado. A veces pensamos que dejar un legado es muy difícil porque tal vez se requiera actitudes heroicas, pero no es así. Es tener una misión de vida y llevarla adelante. Pero como dices en tu escrito, hay muchas personas que no viven sino sobreviven, y se ven como" víctimas impotentes" de su entorno. Gracias por este aleccionador mensaje.

    ResponderEliminar
  3. Hola Vero Cohen:
    Interesante lección de vida. Lo mejor y lo más bello k tenemos es la vida misma. Aun con dolor y terapias, siempre keremos vivr "un poco más" sin k nos tengan lástima, por k somos seres dignos.

    Gracias por compartir Vero.

    Saludos dsd México!

    ResponderEliminar
  4. Mabel, José Manuel y "Premio Nobel de Química", la historia de Randy en una enseñanza de vida y entereza, una prueba clara que aún hasta el último momento de vida podemos enseñar a otros a sobreponerse y seguir adelante.
    No hay mejor testimonio que el que se vive.

    ResponderEliminar
  5. Es impresionante ver con qué fuerza enfrenta su problema, y a pesar de todo decidió dedicar sus últimos días a "enseñar a vivir" a los que tienen toda una vida por delante.
    Un verdadero ejemplo de vida.

    ResponderEliminar
  6. Así es Luna, es como los árboles, mueren de pie y con dignidad. Impresionante testimonio... ¡y yo me quejo!... Me fata mucho por aprender. :)

    ResponderEliminar