viernes, 20 de noviembre de 2009

El valor del primer paso

Sin duda alguna todos sabemos que es dar un primer paso, pero ¿alguna vez nos hemos puesto a pensar que hay detrás?


Los pasos que damos son fiel reflejo de nuestro interior y de nuestra historia, de nuestra personalidad y manera de pensar. Es algo tan cotidiano que nos muestra tal y como somos; por ejemplo, nos dice si una persona esta enojada, si esta despreocupada, si tiene miedo, si es evasiva, si tiene determinación, si da soluciones o problemas, etc.


Sin embargo, el primer paso es distinto y definitivo. Con él podemos cambiar el curso de nuestra historia, empezar a trazar una nueva senda en donde nadie antes había puesto un pié, de manera que no nos dejamos dominar por otros ni por las circunstancias.


El primer paso es un reto frente a las tendencias facilistas que hoy se nos enseñan, frente a la conformidad, el negativismo, el miedo y el orgullo, pero a la vez nos lleva a algo grande. Es algo así como la diminuta bola de nieve que vemos en los dibujos animados que va creciendo poco a poco, mientras rueda cuesta abajo, hasta convertirse en algo enorme que alcanza su objetivo.


Es increíble ver como a veces nos enfrascamos en un problema pequeño y no somos capaces de “atrevernos” a dar una solución porque esperamos a que venga otro con la iniciativa que no tenemos o no queremos dar. Este punto me inquieta mucho porque más que la situación en sí, lo que me enmudece es nuestra falta de capacidad en la respuesta… ¿por qué esperamos a que venga otro a salvar la situación?


Detrás de un primer paso se vive la iniciativa, la visión y la fortaleza, y como efecto secundario, una mayor autoestima porque tomamos en nuestras manos una dirección.


El primer paso es una invitación a vencernos y a tener las cosas muy claras, pero sobre todo a descubrir que si estamos en una situación determinada es para hacer algo en ese momento (aprender, ayudar a dar la solución, auxiliar a otra persona, etc.) porque no somos convidados de piedra.


El primer paso es dar más de lo que tenemos para que otros puedan recibir más de lo esperado, de ahí que necesitemos de una buena formación de conciencia y de valores para prepararnos a avanzar, porque ¿de qué otra manera sabremos objetivamente lo que debemos hacer?


El primer paso es abrir los ojos y los corazones para que otros se animen, porque a veces solo hace falta eso, una pequeña palabra de aliento para iniciar un cambio.


La importancia del primer paso radica en que detrás de él vienen otros más, es la primera piedra de nuestro edificio.


Los invito a ver este video. Me encanta porque refleja nuestras actitudes en tan solo unos segundos y muestra la diferencia que hace … el primer paso.



4 comentarios:

  1. El primer paso !!! Qué importante es darlo !
    HERMOSO VIDEO... GRANDIOSA ENSEÑANZA.
    Gracias amiga por compartirlo !
    Un beso desde Argentina.

    ResponderEliminar
  2. Mabel yo solo observo y trato de transmitir lo que siento.
    Un abrazo... :)

    ResponderEliminar
  3. Hola vero,como dice Mabel "GRANDIOSA ENSEÑANZA",que pena que no nos damos cuenta que si ayudamos a la persona que da el primer paso,nos ayudamos todos.Este video tendría que difundirse en Argentina.
    Gracias por ayudarme a reflexionar.
    Besitos y un fuerte abrazo.
    Mamina

    ResponderEliminar
  4. Mamina, este video tendría que difundirse por todo el mundo. ¡Podemos hacer tanto con tan poco!

    Espero de corazón que todos podamos dar ese primer paso.

    ResponderEliminar