domingo, 11 de octubre de 2009

No somos casualidad

¿Es el hombre un accidente de lo que llamamos evolución? ¿La vida es un fenómeno casual que ha encontrado los medios propios para darse?

Muchos desconocemos que el fenómeno de la concepción no se da tan seguido como se supone; variantes como enfermedades inmunes, alteraciones genéticas, estado físico de los padres, condiciones de alimentación, el lugar en el que se vive, el entono social, la contaminación en todos sus tipos, etc., hacen que el concebir sea un verdadero milagro y el nacimiento una auténtica victoria.

Sin embargo muchos de los “adelantos” que la humanidad ha alcanzado no sirven a la vida, sino que por el contrario, buscan controlarla o extinguirla pretendiendo poco a poco su minusvalía.
Miremos lo que refleja nuestra sociedad: despidos masivos, se toma al trabajador como una especie de “esclavo” con salario, se tiene cada vez menos en cuenta a la persona y lo único que se considera es lo que puede dar, ya no somos tratados como humanos sino como cosas o medios. Pasamos a ser un número más de las estadísticas.

Esto solo me indica que estamos entrando en un descomunal desconocimiento o falta de interés en la persona y la estamos desplazando por cosas ínfimas. Las leyes convenientes a los débiles y mezquinos intereses de unos cuantos tratan de formar una “nueva conciencia” que no reconozca los valores que todos tenemos en común por la ley natural, se quiere que se les desprecie y que se dejen amoldar a una nueva escala.

Por ley natural sabemos que “los seres humanos podemos conocer, por medio de la razón. Es lo que está al alcance de la razón sin recurso a la fe.” (Sto. Tomás de Aquino)

En otras palabras, de un modo muy íntimo, todo ser humano tiende a respetar y reconocer el origen único o sagrado de varios asuntos. Sin importar el país, la cultura o la época, hay valores comunes a todos y la vida desde el momento de la concepción es uno de ellos.

De no ser así ¿cómo se explica que muchos quieran imponer sus puntos de vista para lograr que se hagan leyes que legalicen el aborto?
Solo se ataca lo que representa un peligro a los intereses de momento, si el obstáculo no vale la pena ni siquiera merecerá nuestra atención.

Se pretende llevar a un mismo nivel la vida, la economía, la comodidad y lo material sin tener la primera ni punto de comparación con las otras. Se ha llegado al extremo de pensar que la vida del no nacido puede ser una piedra en el camino frente a estos los nuevos “valores”.

El embrión humano es, desde sus inicios, un ser complejo que se desarrolla y crece continuamente hasta que muere. Desde el principio es cuerpo y alma, es una persona única e irrepetible. Ya lo dice J.F. Poisson en su libro “¿El hombre contra el Hombre?”:
“Si se niega el derecho al embrión a ser tratado como cualquier ser humano, se pone en entredicho toda “la cadena de la vida humana”.

La vida surge, quiera o no el hombre, porque afortunadamente nunca depende de su voluntad para ser. Nadie es una casualidad y mucho menos una improvisación, y si estamos aquí es para crecer y ser mejores, no solamente nosotros, sino nuestros congéneres.

Para finalizar me llama la atención la definición de la RAE sobre el aborto: “Producir o echar de sí algo sumamente imperfecto, extraordinario, monstruoso o abominable.”
No hay creación más perfecta que la vida y esta solo se le desprecia cuando hay una ausencia total de amor y un 100% de ignorancia.

La vida humana debe ser respetada sin restricciones, sin condiciones.

5 comentarios:

  1. "Querida Vero, te felicito por tu Blog que es hermoso, me gusta tu manera de expresar lo que piensas ... y mira tú, a pesar de que diferimos en cuestiones tan importantes como Religión y Política, nuestra amistad siguió firme y sólida. Tal vez por el sentido humanitario que las dos compartimos al unísono. Lo principal en la vida es ser auténtico con uno mismo y con los demás....
    Ya te agregué a mi Blog y seré una fiel lectora del tuyo..." Mabel G.

    ResponderEliminar
  2. Hola Vero:

    Que interesante Blog, me encanta lo que has escrito, la forma en que has interpretado tus sentimientos de justicia, respeto y sobre todo Amor, son muy alentadores, conscientes de la vida misma...

    Me enorgullese haber conocido al ser extraordinario que habita en ti.

    Muchas Gracias por la invitación... seguiré visitándote para lerrete y aprenderte!

    Recibe un fuerte Abrazo,

    iLuSoFía

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Vero, que puedo decirte que no te haya dicho ya...y que no te hayan dicho...
    Haces un buen trabajo, removiendo conciencias!
    Son temas que tocan fibras muy sensibles y que todos deberíamos reflexionar..
    Seguiré con interés lo que publicas..
    Gracias por ser y estar!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Vero Cohen:

    Gracias por promover los valores morales. Por concientizarnos. Muy valiente de tu parte.

    Un abrazo fuerte y otro más desde MZT.

    Leijah. 2:35 am ( la futura premio nobel de kimica no hayaba k se puede dar el comentario anonimamente...soy grande! hasta yo me espanto)

    ResponderEliminar
  5. Hola vero, soy Roberto.

    Felicidades por el blog.

    Llevo como unos 3 ó 4 días planteándome hacer uno yo también, ¿quién sabe? a lo mejor un día de estos te doy una sorpresa y te mando un correo para que visites tú el mio.

    El problema es que todavía no sé cómo nia qué orientarlo, tengo un montón de intereses, y no voy a decir: ¡ahí va! un blog que habla de todo un poco, ¡ja, ja!

    Un saludo.

    ResponderEliminar