jueves, 29 de octubre de 2009

La Historia de Irena Sendler


En tiempos de crisis sale a relucir el verdadero valor de una persona. Pero ¿qué hace que se olvide de sí misma para ayudar a otros?, ¿qué hace que se enfrente a situaciones que le hagan peligrar su integridad y aún así ins
iste en arriesgarse? Solo puedo encontrar una sola respuesta, y es puro y simple amor.

No es un secreto que las tendencias actuales nos “educan” para pensar en nosotros mismos y no en los demás, para “vivir” en función de nuestras falsas necesidades. Es increíble, pero a medida que avanzamos tecnológicamente nos olvidamos más del ser humano, de su alma, de su espíritu. Tantos descubrimientos y adelantos solo han servido para encerrarnos en nosotros mismos en una cárcel que no se percibe, que no tiene olor, ni gusto;
estamos atrapados en la modernidad que nos empuja a la individualidad que busca solo lo material.

Sin embargo hay personas que hacen la diferencia, imaginemos que nos encontramos en la Segunda Guerra Mundial. Hay prisioneros en un ghetto en Varsovia y padecen una epidemia de tifus, las tropas alemanas no se atreven a e
ntrar por temor al contagio, así que permiten el acceso a unas “prescindible” enfermeras polacas que quieren atender a los prisioneros.

Al entrar al lugar, una de ellas, Irena Sendle,
ve las indignantes condiciones en que vivían los Judíos y decide arriesgarse por ellos. Busca familias dentro del ghetto para proponerles sacar a sus hijos de ese sitio. Muchos se resistieron porque no toleraban la idea de la separación, otros desconfiaron ante la propuesta de una extraña que les pedía les diera lo más valioso que tenían. Algunos, con el corazón en la mano, confiaron y entregaron a sus hijos sin tener ningún tipo de garantía de que pudieran salir vivos.

Irena organizó a más enfermeras para sacar la mayor cantidad de niños, se valían de todo: los hacían pasar por víctimas de tifus, en bolsas de basura, debajo de sus ropas, en ataúdes, ¡en lo que sea!


Ella logró ubicar a otros contactos para crear falsas identidades para cada niño y los dejó en familias que estaban dispuestas a cuidarlos. Consiente de la historia de cada pequeño, de sus raíces e identidades y con la esperanza de reunirlos algún día con sus familias verdaderas, hizo un archivo con los datos de cada uno de ellos y los escondió en varios frascos que enterró.
El 20 de octubre de 1943 Irena es capturada por la Gestapo y llevada a prisión para ser brutalmente torturada. Se negó a revelar el nombre de las personas que le ayudaron y las identidades de los niños que salvó, es sentenciada a muerte y camino a su lugar de ejecución, un soldado que había sido sobornado, la dejó escapar.

Al terminar la guerra, esta mujer desenterró el pasado de 2.500 niños y trató de ubicarlos con sus familiares pero la mayoría ya habían muerto en los campos de concentración.
Nacida en 1910, Irena pasó sus últimos años en una silla de ruedas en un ancianato y falleció en el 2008.

Les dejo para reflexionar lo que el padre de Irena le enseñó siendo una niña: “Ayuda siempre al que se está ahogando, sin tomar en cuenta su religión o nacionalidad. Ayudar cada día a alguien tiene que ser una necesidad que salga del corazón".

¿Algún día podremos ver más allá de nuestros propios intereses?

7 comentarios:

  1. Qué bueno que publiques estas cosas, en un presente donde todo es interés y política.
    Es un oasis en medio de un desierto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Caro!

    Creo que mientras mayor sea la crisis con más fuerza afloran los aspectos humanos. El detonador que nos hace olvidar que somos un único individuo y abrimos los ojos al reconocimiento de sabernos unidos. No podemos verlo, no queremos entenderlo, pero la realidad es que estamos estrechamente ligados unos a otros.
    En algún momento descubrimos que el dolor ajeno carcome nuestro interior y su felicidad se refleja en nuestros ojos.

    El relato de Irena me recuerda a "Trenes Nocturnos" de Bárbara Wood, una novela que narra una de las realidades más crueles de la historia, cómo en momentos críticos el ingenio, la lucha y la fe contra todo pronóstico logran salvar a miles de personas.

    Testimonios reales como el que nos compartes ya casi no hay quién los cuente, los protagonistas son demasiado ancianos, así que contamos con personas como tú que los rescaten y expongan una y otra vez, como ejemplo, enseñanza de lo que es la entrega hacia el pójimo y grabe en las mentes que no sea necesario llegar a tales extremos para ver las necesidades de quienes tenemos al lado.

    Felicitaciones!!
    Es un exelente rincón donde vendré a leer, meditar y formar conciencia.

    EXITOS!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Victoria. Lo que quiero es dar a conocer las historias de esos héroes anónimos, esos de carne y hueso, pero sobre todo que caigamos en cuenta de que podemos ser uno de ellos.

    EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar
  4. Hola Vero,

    me acabo de enterar que ella estaba nominada para nobel de la paz, y que prefirieron dar el reconocimiento a Al gore por su pseudo lucha por el calentamiento global! ni como comparar, que decepcionante este mundo!

    un abrazo amiga!

    ResponderEliminar
  5. ¡Imagínate semejante injusticia! ¿y a eso se le puede llamar un "acto de paz"?

    Esta mujer es un ejemplo impresionante de lo que es el verdadero amor desinteresado por el hermano.

    En cuanto a lo de Gore... tal vez necesitaba un premio de consolación por su derrota... Ya sabes como es la política.

    Otra Abrazo para ti y tu familia, en especial para tu pequeña.

    ResponderEliminar
  6. En la segunda guerra mundial Irena Sendler fue la mujer mas valiente de todas.Porque en esa guerra nadie queria ayudar a los pobres niños del gueto.Asi que Irena consiguio un pase para entrar en el gueto y con el tiempo fue sacando a niños del gueto y les daba una identidad nueva.A veces , los sacaba en cajas de herramientas , otras veces en contenedores de basura , otras en sacos de patatas y otras veces los sacaba en ambulancias diciendo que tenian una enfermedad muy contagiosa y que llevaria al niño a una casa abandonada para que no contagiara a nadie.Y asi saco a muchos niños del gueto pero al final la atraparon y la encarcelaron.Al final de dos dias , un soldado le dio la noticia de que la iban a ejecutar pero ella pensaba solo en los niños que ella salvo.Justo el dia de su ejecucion , un soldado la ayudo a escapar y asi con una nueva identidad siguio sacando a niños del gurto.Entero datos de los niños que salvo en taros de mermelada y los escondio debajo de un manzano que habia en un huerto cerca de su casa y cuando acabo la seguenda guerra mundial desenterro los botes y los entrego a algunos niños que ya eran mayores pero con familia o sin.Y la segunda guerra mundial no fue mundial sino que fue europea, sellama mundial poerque fue la guerra mas larga de todas . Y aver quien dice ahora que las mujeres no sirven para nada y que solo son unas gallinas.

    ResponderEliminar
  7. Hola Cosmin, Blogger tuvo problemas y hasta ahora puedo contestar a tu comentario. ëste me llegó al e mail pero no quedó publicado por las obras de mantenimientos desde le miércoles en la noche hasta hoy viernes 13 de mayo.

    El caso de Irena es un verdadero testimonio de lo que debe ser un héroe, ella no buscó el reconocimiento pero dejo una huella VIVA en la vida de cientos de niños que salvó. Gracias por tu visita y EXITOS PARA TI

    ResponderEliminar